Facebook CNT Pto.Real

domingo, 26 de mayo de 2013

MILADA HOROKOVA TORTURADA POR LOS NAZIS Y EJECUTADA POR LOS COMUNISTAS


Milada Horáková torturada por los nazis y ejecutada por los comunistas

Milada Horáková nació el 25 de diciembre 1901 en el barrio de Královské Vinohrady en Praga. El padre de Milada era un entusiasta partidario del Partido Popular de la República Checa. Milada comenzó a estudiar en la escuela secundaria pero el 1 de mayo de 1918, participó en una marcha ilegal contra la guerra, y fue expulsada de la escuela. Consiguió graduarse en otra escuela en 1921.

 Milada se unió a la Cruz Roja Checoslovaca y continuó sus estudios graduándose en derecho el 22 de octubre 1926. Se casó el 15 de febrero 1927 con Bohuslav Horák. Milada consiguió su primer trabajo como abogada en los Servicios Sociales de Praga. Era una mujer de fuertes convicciones sociales y su paso por la Cruz Roja le llevó a implicarse en la situación de las mujeres checoslovacas.

En 1923 Milada Horáková se reunió con la fundadora del movimiento de la mujer checa, la senadora Františka Plamínková con la que asistió a una conferencia en La Haya en 1930 donde la joven abogada cautivó a expertos extranjeros por su su excelente argumentación y el conocimiento de las cuestiones jurídicas y políticas. También redactó proyectos de ley para mejorar la situación de la mujer en el derecho familiar.

 La sombra de la ideología nazi y el movimiento de los alemanes en los Sudetes sacudía la escena política checa. En el 10º Congreso General del movimiento juvenil Sokol en 1938, Milada Horáková se postuló en contra del Tratado de Munich. La anexión de los Sudetes por Hitler, así como la posterior renuncia del presidente Eduard Benes y su partida a Inglaterra fueron un gran golpe para la sociedad checa.

 Milada Horáková, se preocupaba por las necesidades de los expulsados ​​de los Sudetes. Luego se unió a la Dirección Central de Resistencia. Al mismo tiempo, organizó la asistencia a las familias de los checos que luchaban en el extranjero o estaban encarcelados.

El 2 de julio de 1940, Horáková fue detenida junto a su marido y pasó dos años interrogada y torturada sin piedad por la Gestapo en Pankrác. Pasó otros dos años en el campo de concentración de Terezín, donde también fue encarcelado su marido. El 22 de junio de 1944, fueron condenados a ocho años de trabajos forzados. Ella fue enviada a una prisión en Aichach, Baviera para cumplir su sentencia y ahí fue donde fue liberada por el Ejército de EE.UU. Horáková regresó a su tierra natal el 20 de mayo de 1945.

 A pesar de que Milada Horáková prometió dedicarse exclusivamente a su familia después de reunirse con su marido y su hija, los acontecimientos después de la guerra nunca le dieron la oportunidad de hacerlo. Según su propia declaración, que más tarde fue grabado en los registros de interrogatorios de la policía secreta, fue una conversación con el presidente Eduard Benes la que le llevó a convertirse en miembro activo del Partido Nacionalista Socialista Checo (CSNS).

Otra de las actividades importantes de Horáková fue su participación en la Unión de Presos Políticos Liberados donde fue vicepresidenta. Ella también hizo esfuerzos para revivir el Consejo Nacional de la Mujer, pero el Ministerio controlado por los comunistas de Václav Nosek no tenía ningún interés en la renovación de esta organización.

Milada Horáková insistió en la plena observancia del estado de derecho en los juicios. En ese momento, Antonín Zapotocky ya estaba afirmando los principios de la justicia pseudo-comunista, que Horáková más tarde soportaría trágicamente. Apoyó la idea de que Checoslovaquia no debía aislarse del mundo. Era una fuente constante de irritación para los diputados comunistas. Tras el golpe de estado comunista en febrero de 1948, los comités de acción controlados por los comunistas realizaron las primeras detenciones. Horáková fue expulsada del Consejo de la Mujer de Checoslovaquia.

 Ella se enfrentó con la realidad de que algunos ex-compañeros se habían pasado al nuevo Partido Socialista Reformado (Comunistas). A pesar de que sus amigos le instaron a abandonar el país, decidió seguir luchando. Ayudaba a las familias de los detenidos. Comenzó a trabajar con los llamados "seis político" los líderes nacionalistas socialistas que estaban al margen de la ley, Josef Nestával, František Račanský, Josef Čupera, Karel Sobr y František Dlouhý.

La detención de Milada Horáková se produjo el 27 de septiembre 1947. El interés de la dirección del Partido Comunista de Checoslovaquia era desacreditar a los partidarios de los antiguos partidos democráticos. El juicio contra Milada Horáková se inició ante el Tribunal del Estado el 31 de mayo de 1950. Había acusados de distintas tendencias políticas socialistas-nacionalistas, socialdemócratas, trotskitas. Milada Horáková testificó en el primer día del juicio. El testimonio de los otros acusados ​​y testigos continuó durante ocho días más. Hubo cuatro condenas a muerte una de ellas a Milada Horáková. Es famoso su alegato al final del juicio, lleno de fuerza y pasión.

Milada Horáková renunció a la apelación, pero la solicitud fue presentada por su padre y su hermana. No sirvió para nada a Milada sólo se le dio permiso para despedirse de sus familiares más cercanos. Ella dijo: "Me puedo ir con la cabeza bien alta. También hay que saber perder." En la mañana del 27 de junio de 1950, Milada Horáková fue la última de los cuatros presos condenados en ser ejecutada. En 1991, el presidente Václav Havel le otorgó la Orden de TG Masaryk. La fecha en que Milada Horáková murió se ha convertido en el día oficial de la conmemoración de las víctimas del régimen comunista.

No hay comentarios: