Facebook CNT Pto.Real

martes, 17 de julio de 2018

EL AMIANTO EN LA MARINA DE GUERRA ESPAÑOLA


El amianto en la marina de guerra española

Ricardo Torregrosa Marín

Rebelión

 

En la década de los 70, España estaba a la cabeza del mundo en construcción naval.

Fueron decenas de miles los trabajadores empleados en Astilleros. Los más grandes se situaban estratégicamente en Ferrol, Cádiz y Cartagena; los dos primeros, eran de construcción civil y militar, y el de Cartagena, casi exclusivamente militar.

En Cartagena, como industrias contaminantes de amianto, hay que sumar el importante sector petroquímico. 

 Años de exposición: una magnitud equivocada

Entré a trabajar en el astillero de la empresa Bazán, como electricista, en el año 1970, con 18 años.

En la década de los 70, la carga de trabajo en Cartagena, era enorme. Corbetas para Portugal, Marruecos, y Egipto, remodelación de la 21 escuadrilla, submarinos del tipo Daphne Series 60 y 70, corbetas del tipo Descubierta, reparaciones de la 31 escuadrilla, y de submarinos cedidos por EEUU.

La mayoría de trabajadores hacían jornadas de 12 horas diarias, de lunes a viernes, y los sábados, 4 horas. Se hacían al menos 2 noches al mes.

Entrabas a las 7 de la mañana, un lunes, y salías el martes a las 7 de la tarde; esto hacían 36 horas seguidas respirando amianto.

En ese mismo año, a La Manga (Murcia) llegaban los viernes por la noche, vuelos chárter desde Inglaterra, y regresaban el domingo por la tarde. La jornada de estos trabajadores británicos era de 40 horas semanales; esto se conocía como la “semana inglesa”. Una aspiración, que tardaríamos años en alcanzar.

Así que cuando los expertos hablan de una de las variables para el desarrollo de las patologías por asbesto, como son los “años de exposición”, tendrían que tener en cuenta que en el sector naval, “un año de exposición” de un español, equivaldría, en “horas respirando amianto”, a dos años de un británico.

Realmente no se “trabajaban” las 12 horas diarias, ni toda la noche completa, era de trabajo “efectivo”, pero durante todas esas horas, de día y de noche, despiertos o durmiendo, estaban continuamente respirando amianto, porque no salían del barco.

Era una forma de alineación y de dominación, muy estudiada por el franquismo. Fútbol, toros, y horas extra. 

Amianto nuevo y amianto viejo, doble contaminación

En los años 70, Reino Unido, Francia, etc., ya tenían su propia industria naval; nosotros la combinábamos con los barcos cedidos por los EEUU.

Trabajar en la construcción de un buque nuevo, supone trabajar con amianto nuevo, menos friable.

En cambio, en la modernización de la 21 escuadrilla, destructores clase Lepanto, y otros, construidos en plena Segunda Guerra Mundial, obligaba a trabajar con amianto viejo, de más de 30 años, requemado, que era arrancado de cualquier manera, con sierras, cuchillos, y picoletas, que se desmenuzaba y disgregaba, hasta parecer que estaba nevando.

Las maquinas, y las calderas, convertidas en un infierno de amianto, eran ratoneras de muerte. Ese polvo pasaba a herramientas y a cualquier pieza que lleváramos a los talleres.

La ropa de trabajo, llena de polvo de amianto, la sacudíamos en los vestuarios, contaminando todo el local. También hemos llevado la muerte a nuestras casas. Este amianto ya instalado en buques de EEUU, no consta como amianto importado, pero cada buque llevaba entre 15 y 25 toneladas de amianto, tipo amosita. Hemos respirado el amianto viejo, y luego el nuevo. El doble en exposición y el doble en fibras de amianto. 

¿Ha fumado? ¿Dónde hizo la mili?

Durante décadas, miles de jóvenes han hecho "la mili" en barcos repletos de amianto; el peligro aumentaba, cuando, en esa época de "mili", ha coincidido con reparaciones o grandes carenas.

Ellos estaban con nosotros, respirando el mismo aire mortal. Eran principalmente catalanes y valencianos. Cuando, en estas regiones, vean a un hombre de más de 60 años, con mesotelioma, o con cáncer pulmonar, al que no se le conozca trabajo de exposición, o que nunca ha fumado, y no encuentren explicación a su etiología, pregunten donde hizo "la mili". 

No solo amianto, pulmones atacados por múltiples agentes, en los astilleros

En construcción naval, no solamente hemos estado expuestos al amianto, sino que también a otros cancerígenos: Humos de soldadura de hierro, de aluminio, oxicorte, galvanizados, niquelados, vapores de pintura, colas y pegamentos, tetracloruro, tricloroetileno, ácidos nítrico, sulfúrico, amoniaco, saf sol (limpiador y desengrasante), etc.

La continua agresión a los pulmones, de estos carcinógenos, es una de las causas, de más canceres pulmonares, en astilleros, que en fibrocemento.

Por ejemplo, en Cerdanyola, con exposición exclusiva al amianto, la ratio es 1 meso /1ca, mientras que en astilleros es de 1meso/4-7 cánceres pulmonares. Como hay aproximadamente los mismos fumadores en fibrocemento, que en astilleros, esto demuestra la mayor sinergia de gases tóxicos, desencadenantes de canceres pulmonares en esta última actividad laboral.

Cartagena supera, en muertes de hombres por mesoteliomas, a Cádiz y a Ferrol, y en mujeres, supera a la suma de ambas.

Esto nunca ha preocupado al equipo de neumología, que no encuentran relación de los mesoteliomas femeninos con el amianto. Ningún caso ha llegado a los Tribunales.

La empresa jamás nos dio equipos de protección, ni nos avisó del peligro.

Cartagena tiene hoy día el mayor número de muertes por mesoteliomas de España, con relación a su población.

Curiosamente, somos donde menos muertes por amianto se reconocen judicialmente.

Los culpables de esta situación, viven en Cartagena, como gente honorable. Espero que algún día, más pronto que tarde, se llegue a desentrañar la conspiración de silencio de nuestra torturada ciudad. Nadie comprenderá cómo se ha llegado a soportar tanta infamia.

Ricardo Torregrosa Marín es presidente de APENA


 

domingo, 15 de julio de 2018

SEBASTIAN FAURE - PEDAGOGO Y MILITANTE ANARQUISTA


Sebastian Faure    librepensador, pedagogo y militante anarquista

El 14 de julio de 1942 muere en Royan (Poitou-Charentes, Francia) el intelectual, librepensador, masón, pedagogo, propagandista y militante anarquista Auguste Louis Faure, más conocido como Sébastien Faure o, familiarmente, Sebastián. Había nacido el 6 de enero de 1858 en San Etiève (arpitan). Fue hijo de una familia tradicionalista y conservador; su padre, Auguste Faure, negociando de sedas, burgués acaudalado, católico practicante, partidario del Imperio, fue condecorado con la Legión de Honor, y su deseo era destinar su hijo a la Compañía de Jesús. La muerte de su padre en 1875 le sacó del seminario de Clermont-Ferrand para consagrarse a su familia. La observación de la vida real y la lectura libre, lo llevaron a la pérdida de la fe ya romper con el medio burgués donde se había criado. En noviembre de 1878 se alistó en la Infantería para cambiar de aires, pero la clase militar le decepcionó enseguida y salió de la vida castrense como simple soldado.

Después de un año en el Reino Unido, se convirtió en inspector de una compañía de seguros y se casó, a pesar de la oposición de su madre, con la joven de familia protestante Blanche Faure - homónima, pero no familia, ya partir de 1885 la pareja se instaló en Burdeos. En esa época, ya sin la rémora religiosa, empezó a interesarse por las cuestiones sociales, por el libre pensamiento y por la militancia. Por lo pronto formó parte de las filas socialistas de Jules Guesde y fue candidato por el Partido Obrero Francés (POF) en las elecciones legislativas de octubre de 1885, recogiendo 600 votos. En esta campaña descubrió las enormes dotes de oratoria que poseía. Sus actividades militantes provocaron la separación los esposos. Tras divorciado, en 1888 se instaló en París, donde se colocó en la «Sociedad de Viajes y Vacaciones en Crédito» y donde poco a poco se alejará del guesdisme, gracias a las lecturas de Piotr Kropotkin y de 'Élisée Reclus ya su participación en el grupo «Las insurgente du XVIII», que agrupaba militantes de todas las escuelas socialistas. Entre octubre y noviembre de 1888 fue delegado al III Congreso de la Federación Nacional de Sindicatos (FNS) que tuvo lugar en Burdeos-Le Bouscat.

Se dice que su "conversión" definitiva a las ideas anarquistas surgió a raíz de una reunión electoral en Bordeux 1888 cuando un oponente libertario le determinadas preguntas comprometidas (delegación del poder, democracia directa, vías para llegar al socialismo, etc.) ; cogido de sorpresa, reconoció honestamente que no podía responder inmediatamente a sus preguntas, pero que en la próxima reunión de la próxima semana daría respuestas satisfactorias. Ocho días después, reconoció a su opositor ya toda la sala que las respuestas de su partido no le habían convencido de que eran intelectualmente inferiores a las aportadas por los libertarios y que, desde entonces, había decidido abandonar el POF y unirse al movimiento anarquista. En 1891 fue uno de los creadores del periódico Almanach Anarchiste pour 1892. Entre febrero y noviembre de 1892 vivió en Marsella, donde las ganancias de sus conferencias antirreligiosas permitieron la fundación del periódico El Agitateur. Ese mismo año fue gerente y principal redactor de La Vérité. En 1894, aprovechando la conmoción causada por los atentados de Émile Henry, Auguste Vaillant y Sante Caserio, el Estado francés puso en marcha una enorme represión hacia el movimiento anarquista que desembocó en un gran proceso judicial iniciado el 06 de agosto de ese año, conocido como a «Proceso de los Treinta». La flor y nata del movimiento libertario de entonces (Jean Grave, Charles Chatel, Matha, Félix Fénéon, etc.), Acusada de crear una «asociación de Malefactor», acabó en la barra o huyendo hacia Bruselas. Uno de los momentos claves de este proceso fue su alegato de defensa.

El resultado fue clarificador: 27 absoluciones, Faure incluido, y sólo tres condenas por delitos comunes. Tras la ejecución de Vaillant en 1894, se convirtió tutor de su hija Sinonie. Su anarquismo intelectual opuso tanto al anarcosindicalismo como el anarcoterrorisme de la «propaganda por el hecho», haciendo hincapié en el papel que debe jugar el apoyo mutuo y la educación. Como talentoso orador, hizo numerosas giras propagandísticas toda Francia. En noviembre de 1895 fue uno de los fundadores, con Louise Michel y Constant Martin, del semanario Le Libertaire, que fue financiado en gran parte gracias a sus conferencias - unas 150 al año -, y donde defendió un antisindicalisme furibundo. 1897 fue el redactor principal del periódico Las Crimes de Dieu, donde reproducía sus conferencias anticlericales. A partir de febrero de 1898 se entregó a la defensa del capitán Alfred Dreyfus. Escribió una carta bastante más violenta que el J'acusse de Zola, publicó un panfleto (Las anarchistes te el affaire Dreyfus), multiplicó las conferencias y luchó para que el libertarios implicaran en un debate que en principio rechazaban. A partir del 6 de febrero de 1899, con financiación judío, empezó a publicar el diario Le Journal du Peuple.

Después, con Eugène Humbert, se embarcó en la propaganda neomaltusiana. 1900 redactó y publicó el semanario Las Plébeiennes. Pro de un solitario, donde quería demostrar que no es necesario pertenecer a ningún grupo para hacer propaganda; esta actitud fue severamente criticada por numerosos militantes ácratas e incluso se publicó una «Protesta de un Grupo de Libertarios parisinos» en el periódico Le Flambeau. En 1901 fundó en Lyon Le Quotidien. Organe de revedication ouvrière. En enero de 1904 alquiló en Le patio, a tres kilómetros de Rambouillet (Isla de Francia), una propiedad de 25 hectáreas donde fundó - con el apoyo de muchos compañeros (Stephen Mac Say, la familia Casteu, Casimir Albenque, Delaunay, Guentcho , Maxime Olivier, Pierre y Ana Narcisse, Georges Houllé, Julia Bertrand, Tibaldi, Marcel Voisin Mazurka, Lucien Brandt, Rose Herse, Henri Einfalt, Jeanne Lebesne, Colombo, Pietro Morbo, Jean Marquet, etc.) - una escuela libertaria, bajo los principios anarquistas de Paul Robin, que bautiza «La Ruche" (La Colmena) y que tuvo que cerrar en febrero de 1917 a causa del conflicto bélico. Miembro de la mampostería, 1906 intentó crear con otros compañeros de esta organización un falansterio. La Gran Guerra provocó grandes divergencias dentro del movimiento anarquista, ya que grandes pensadores libertarios, como Piotr Kropotkin o Jean Grave, se alinearon con la «Unión Sagrada» aliada, mientras otros, como Errico Malatesta, declararon decididamente antimilitaristas .

Faure fue uno de los primeros en tomar abierta oposición a la guerra, publicando un manifiesto (Hacia la paix) para el que fue demandado por el Ministerio del Interior. En 1914 dimitió de la francmasonería. A partir de abril de 1916 publicó el periódico antimilitarista Ce qu'il faut dire (CQFD), que fue distribuido a las tropas francesas y por eso censurado por las autoridades en numerosas ocasiones. Louis-Jean Malvy, ministro del Interior, le obligó, bajo amenaza de un consejo de guerra, a interrumpir su campaña antimilitarista, lo que haga después de publicar Pourquoi je cese mano campagne contre le guerre, pero esta campaña fue retomada por otros militantes anarquistas (Louis Leco, Pierre Ruff, Pierre Chardon, Émile Armand, etc.). En 1918 fue encarcelado por haber organizado un mitin prohibido. En esa época sufrió una campaña de calumnias y rumores maliciosos que, unido a una fuerte neumonía, el deprimieron física, moral y políticamente. Sin embargo, creó la imprenta «La Fraternelle», donde hizo aparecer a partir de 1922 el periódico La Revue Anarchiste. En 1919 fue uno de los fundadores de la Unión Anarquista (UA). A partir de 1925 empezó a escribir la Enciclopedia Anarchiste, magna obra en cuatro volúmenes, formada por miles de artículos (2.893 páginas) y en la que colaboraron 106 prestigiosos intelectuales libertarios de todas las tendencias. 1928 agrupó alrededor del manifiesto La Synthèse Anarchiste los militantes que se oponían a la transformación de la Unión Anarquista Comunista (UAC) en una organización centralizada («Plataforma Arshinov») y donde se defendía una estructura de tipo federal, que dio lugar la creación de la Asociación de las Federaciones Anarquistas (AFA), opuesta a la nueva Unión Anarquista Comunista Revolucionaria (UACR). Sin embargo, en 1934 volvió a la Unión Anarquista.

Ese mismo año publicó la primera edición de la Enciclopedia gracias al apoyo económico de Buenaventura Durruti, Francisco Ascaso y Gregorio Jover. Paralelamente continuó con su actividad editorial desde la imprenta «La Laborieuse», de donde surgió la colección «Propos subversifs». A partir de 1936 se entregó a una burda campaña de apoyo a las víctimas de la guerra civil española: colaboró ​​en L'Espagne Antifasciste (1936-1937), fue miembro de Solidaridad Internacional Antifascista (SIA) y viajó en diferentes ocasiones a Barcelona y el frente de Aragón en gira propagandística, pero la táctica de participar en las instituciones del Estado de la Confederación Nacional del Trabajo (CNT) y de la Federación Anarquista Ibérica (FAI) le hicieron distanciarse y finalmente hacer un balance negativo de la Revolución española - antes ya había publicado el crítico artículo «Le pente fatale», en Le Libertaire en julio de 1937. Durante la II Guerra Mundial, aturdido por los acontecimientos, se refugió a partir de abril de 1940 en Royan con su antigua esposa con quien se había vuelto a unir después de cuarenta años de separación.

Fue autor de La Anarchie en cour de Assises (1891), La famille (1893), La douleur universelle (1895), Le problème de la population (ca. 1908), Las crimes de Dieu, Réponses aux paroles d'une croyante (1909), 12 preuves del inexistence de Dieu, Mon communisme (1921), Propos subversifs (12 fascículos que reprodueixien 12 conferencias realizadas en París entre noviembre de 1920 y febrero de 1921), Mon opinion sur la Dictatus (1921) , Las anarchistes: quien nuevos sommes, ce que nuevos voulons, la révolution (ca. 1924), La Ruche (1927), La Synthese Anarchiste (1928), La véritable révolution sociale (1933, con L. Barbedette, V. Méric y Voline), La naissance et la muerte desde dieux (1934), Le Dieu que je nie te combates (1946, póstumo), entre otras obras. Sébastien Faure murió el 14 de julio de 1942 en Royan (Poitou-Charentes, Francia) y fue enterrado en el Cementerio de los Tells de la localidad. Con la Liberación, en 1944, se constituyó en Lyon, por un grupo de compañeros (Valentin Buatois, Benoît Perrier, Claude Badin), la «Sociedad de Amigos de Sébastien Faure»; también surgió otro grupo en París, que acabó fusionándose con el primero el 24 de junio de 1945.

 

sábado, 14 de julio de 2018

122 ANIVERSARIO DEL NACIMIENTO DE BUENAVENTURA DURRUTI


 122 aniversario del nacimiento de Buenaventura Durruti
El 14 de julio de 1896 nace en León (Castilla, España) el revolucionario anarquista y militante anarcosindicalista Buenaventura Durruti Domínguez. Hijo de una familia de ferroviarios de ideas socialistas, sus padres fueron Santiago Durruti Malgor y Anastasia Dumange Soler - el segundo apellido de Buenaventura Durruti, Domínguez, es el resultado de la castellanización del primer apellido catalán de su madre, Dumange. Tuvo seis hermanos (Santiago, Vicente, Plate, Benedicto, Pedro y Manuel) y una hermana (Rosa), y él fue el segundo hijo nacido - sólo tres sobrevivieron al finalizar la guerra. Entre los cinco y los 14 años fue la escuela leonesa de Ricardo Fanjul, que abandonó en esta edad para entrar a trabajar como aprendiz en el taller mecánico de Melchor Mártinez, un socialista destacado de León.
 En 1912 empezó a trabajar como ajustador mecánico en los talleres del ferrocarril e inicia su actividad sindical en la Unión de Metalúrgicos de la Unión General de Trabajadores (UGT). Tras abandonar el taller, trabajó como montador de lavaderos de carbón y pronto se vio envuelto en la lucha de unos mineros de Matallana, a 30 kilómetros de León, que pugnaban por expulsar a un ingeniero antiobrero; entre todos consiguió que fondos despedido. En 1917, trabajando como ajustador mecánico en la Compañía de Ferrocarriles del Norte, participó activamente en la huelga organizada por ferroviarios ugetistas y secundada por los anarcosindicalistas - especialmente en actos de sabotaje dirigidos a impedir el funcionamiento de los trenes (quema de locomotoras, levantamiento de vías, etc.) -, huelga que fue duramente reprimida por el ejército: 17 trabajadores muertos, 500 heridos y 2.000 encarcelados sin juicio.
A resultas de ello, buscado por la Guardia Civil, despedido del trabajo y expulsado por su radicalismo de la UGT, y de declararse desertor del ejército, tuvo que exiliarse en Francia. Entre diciembre de 1917 y enero de 1919 trabajó de mecánico en París, donde entró en relación con militantes anarquistas catalanes y empezó a asimilar los planteamientos libertarios. Tras una breve estancia en la Península, donde después de descubrirse su condición de desertor es detenido y encarcelado, y, posteriormente, liberado por sus compañeros, se exilió de nuevo en Francia, en julio de 1919 y trabajó como mecánico en la fábrica Renault de París. En la primavera de 1920 volvió a cruzar los Pirineos, trabajó primero en el País Vasco y luego recorrió gran parte de la Península. Junto con otros compañeros crean el grupo anarquista «Los Justicieros» para hacer frente a la represión institucionalizada y para obtener armas y dinero para el mantenimiento de las luchas y los detenidos.
 El campo de su acción se repartía entre Aragón y Guipúzcoa y una de las misiones que se plantearon fue la ejecución del rey Alfonso XIII que había de asistir a la inauguración del Gran Kursaal de San Sebastián; el intento fracasó por una denuncia. En 1920 se trasladó a Barcelona, ​​aconsejado por la anarcosindicalista Manuel Buenacasa, donde se afilió a la anarcosindicalista Confederación Nacional del Trabajo (CNT). En 1921 se encontraba en Andalucía trabajando en una campaña de afiliación anarquista, cuando el 9 de marzo de ese año, un día después del asesinato de Eduardo Dato, fue detenido en Madrid, pero engañó a la policía y escapó en Barcelona ; se ignora su grado de participación en este atentado.
En la capital catalana hizo amistad con Francisco Ascaso, con quien constituyó en 1922 la agrupación anarquista "Los Solidarios» - «grupo específico o de afinidad», encargado de realizar acciones de represalia contra el pistolerismo patronal y de recaudar fondos mediante golpes de mano, además de desarrollar las estructuras de la CNT y de crear una federación anarquista de ámbito peninsular -, de la que formaron parte García Oliver, Liberto Callejas, Aurelio Fernández y Ricardo Sanz. En 1923 este grupo se le imputó la muerte del cardenal Juan Soldevila y Romero, producido como represalia del asesinato de Salvador Seguí. Ese mismo año, con la instauración de la dictadura de Primo de Rivera, se decide que Ascaso y Durruti se trasladen a Francia para organizar un comité revolucionario para ayudar a las actividades subversivas de los catalanes y fundar en París una editorial anarquista («Librairie Internationale») . En esta estancia, Durruti trabajó en la Renault y Ascaso en una fábrica de tubos de plomo. Cabe destacar que ambos siempre que la situación lo permitía trabajaban para mantenerse con sus salarios. A finales de 1924, Ascaso y Durruti, por indicación del Comité de Barcelona, ​​se embarcaron hacia América Latina (Cuba, México, Perú, Uruguay, Chile y Argentina) para llevar a cabo una campaña de propaganda y agitación y recaudar fondos con la expropiación a los bancos.
Trabajaron como descargadores portuarios y en otros oficios y crean el grupo "Los Errantes". En abril de 1926 vuelven a Francia y después de un tiempo, donde conocieron Néstor Makhno, fueron encarcelados por un intento de atentado contra Alfonso XIII. Una multitud de gobiernos, empezando naturalmente por el de Primo de Rivera, exigieron sus extradiciones, sin embargo, una importante campaña de solidaridad lo impidió, y en 1927 consiguen un indulto. Una vez liberados, recorrieron varios países de Europa (Bélgica, Luxemburgo, Suiza, Alemania). En esta época tiene una compañera fija, Émilienne Morin, que no le abandonará nunca y con la que tendrá una hija, Colette. En 1931, con el establecimiento de la II República, volvió a la Península y se integró en la Federación Anarquista Ibérica (FAI). En junio de 1931, como representante del Sindicato Fabril y Textil de Barcelona, ​​asistió, con García Oliver, en el congreso de la CNT, donde se manifestó contrario a las federaciones de industria.
Después de la excisión treintista y de la separación de Peiró y de Pestaña, se convirtió gradualmente en una de las figuras más representativas y de mayor autoridad moral en la CNT y en la FAI. Opuesto por sistema a la consolidación de la república parlamentaria, en 1932 participó activamente en la insurrección anarquista del Alto Llobregat (Fígols, Sallent, Súria, Berga y Cardona), por lo que fue deportado, con más de un centenar de compañeros, primero en Bata (Guinea) y luego en Puerto Cabras (Fuerteventura, Islas Canarias), de donde volvió ocho meses después. Formó parte del Comité Revolucionario de la fracasada insurrección de enero de 1933 (Casas Viejas, etc.), Y fue nuevamente encarcelado cinco meses en El Puerto de Santa María (Cádiz).
En el Pleno de la Confederación Regional del Trabajo de Cataluña triunfó su postura, partidaria de la línea insurreccional (la «gimnasia revolucionaria» del grupo «Nosotros»), y formó parte, con Isaac Puente y Cipriano Mera, del Comité Insurreccional de diciembre de 1933, tras dirigir la abstención electoral de la CNT-FAI. Fracasada la insurrección, fue encarcelado en Burgos. Liberado en mayo de 1934, fue detenido la víspera del levantamiento del 6 de octubre de 1934 y confinado en Valencia; salió de la cárcel a finales de 1935.
Tras comprobar el fracaso de la revolución de octubre de 1934 y la represión sufrida por la clase obrera, contribuyó a que la CNT no boicoteara las elecciones de febrero de 1936, lo que favoreció el triunfo del Frente Popular. El 17 de julio de 1936 organizó la defensa confederal en los barrios barceloneses de Sant Martí de Provençals, Sant Andreu de Palomar, Pueblo Nuevo y en la plaza de Cataluña. Muerte Ascaso, asaltó las Atarazanas barcelonesas. El 20 de julio, ya derrotado el levantamiento en Barcelona y controlando la CNT la situación, sobre todo después de apoderarse del parque de artillería de San Andrés, sus principales dirigentes tuvieron una entrevista con el presidente de la Generalitat catalana , Lluís Companys. En una segunda entrevista al día siguiente, después del Pleno de Federaciones Locales de la CNT, Durruti junto con otros principales dirigentes de la CNT, propusieron nombrar un Comité Central de Milicias Antifascistas de Cataluña, lo que fue aceptada por el resto de organizaciones. Este comité - formado por libertarios, republicanos, nacionalistas y marxistas - se convirtió en el verdadero poder en Cataluña, ratificando la Generalitat posteriormente lo que se decidía.
Cansado de las disputas internas y el desgaste debido al hecho de encontrarse en una guerra civil, del Comité de Milicias Antifascistas - del que era jefe del Departamento de Transportes - decidió pasar al frente bélico, empezando por liberar los fascistas Zaragoza, que, como Barcelona, ​​era otro gran núcleo urbano anarquista de la península. El 23 de julio creó, a instancias del Comité Central de Milicias Antifascistas, la «Columna Durruti», que tomó rumbo hacia Zaragoza. En la columna se le negó por parte de las instituciones el suministro de armas, de artillería y de infraestructura. A medida que iban toman pueblos aragoneses, desde Caspe a Pina, a las tropas fascistas, los campesinos se veían libres para hacer la revolución: los terratenientes eran expropiados de sus tierras, las cuales eran colectivizadas, se abolía la propiedad privada y se instauraba el comunismo libertario.
 En esta coyuntura favoreció la creación del Consejo de Defensa de Aragón. Zaragoza no pudo ser tomada por falta de armamento. Llamado por García Oliver y Abad de Santillán volvió a Barcelona, ​​donde se mostró contrario a la organización militar clásica ya la participación de la CNT-FAI en los gobiernos republicanos catalán y español, manteniendo una militarización de las fuerzas. El 13 de noviembre de 1936 marchó al frente de Madrid con su columna de 3.500 milicianos para ayudar a contener la ofensiva de las tropas franquistas (batalla de Madrid). El 19 de noviembre de 1936, cuando se encontraba en las inmediaciones del Hospital Clínico de la Ciudad Universitaria de Madrid, ocupado por los sublevados, fue herido mortalmente por un disparo en el pulmón cuya procedencia no está muy clara, existiendo diversas hipótesis sobre el origen de la bala que le hirió.
Mientras algunas versiones afirman que fue disparada accidentalmente por su propio naranjero - versión hispana del subfusil Schmeisser MP28 II -, otras apuntan a que pudo ser asesinado por agentes estalinistas. La versión del accidente es bastante verosímil, por cuanto el citado modelo de subfusil carecía de seguro y podía dispararse por un simple golpe de la culata contra el suelo. El hecho, sin embargo, es que Durruti nunca usó naranjero. Buenaventura Durruti murió a las 4 horas del 20 de noviembre de 1936 en la habitación número 15 del Hotel Ritz (Hospital de la «Columna Durruti») de Madrid (España).
Su entierro el 22 de noviembre de 1936 en Barcelona, ​​al que asistieron unas 200.000 personas, tuvo un enorme eco popular. Al morir, surgió en Cataluña el grupo «Los Amigos de Durruti», creado para defender sus ideas, eran partidarios del insurreccionalismo revolucionario y contrarios a la colaboración con la burguesía y con los sectores reformistas, que García Oliver y de otros dirigentes anarquistas aceptaron, al tiempo que criticaban la burocratización de la CNT y las maniobras contrarrevolucionarias del comunismo marxista. Durruti es una de las grandes referencias del movimiento libertario hispano y prototipo del revolucionario anarquista.
Existe abundante literatura sobre su figura, siendo el estudio más significativo la obra del militante y estudioso del anarquismo Abel Paz Durruti en la Revolución española, publicado en numerosas ediciones, y sobre el cual, en 1998, el realizador Paco Ríos realizó un documental con el mismo título. En 1999, la compañía teatral Els Joglars participó y coproduce el filme francés llamado Buenaventura Durruti, anarquista, dirigido por Jean-Louis Comolli y Ginette Lavigne. Buenaventura Durruti Domínguez (1896-1936).
 
CNT- AIT  PUERTO REAL

viernes, 13 de julio de 2018

JOSE BONAT ORTEGA - ASESINADO EN LA GUERRA CIVIL EN CADIZ


José Bonat Ortega, asesinado en la Guerra Civil en Cádiz
 Junto a otro gaditano y amigo como Vicente Ballester, José Bonat es sin duda uno de los principales anarquistas de Andalucía en la primera mitad del siglo XX. Hijo de Antonio Bonat Noguera y Ambrosia Ortega Gómez. A la edad de 25 años se casó con Concepción Santander Torres. De dicha unión nacieron Carmen, Germinal (La Rubia), Salud, Aurora, Anselmo, Libertad y Flora.
Carpintero-tallista, trabajó en los talleres de José Vera, situados en la calle Canovas del Castillo 40, donde también trabajaba Ballester Tinoco. Se sabe que antes de morir tuvo que trabajar como vendedor de pescado en un puesto del Mercado. Se cree que se afilió a la CNT entre 1916 y 1919. Dio numerosos mítines en la Casa del Pueblo de CNT, de los cuales según su hija Aurora Bonat, sus hermanos repartían propaganda anunciándolos.
Su vida literaria comienza relativamente pronto y siempre relacionado con el comienzo de su vida política. Así sabemos que en 1919 es uno de los responsables directos del semanario Rebelión. Poco después se cree que participó en la revista Páginas Libres del legendario Pedro Vallina. También, y posiblemente con anterioridad a 1921, Bonat ejercía de redactor para La Bandera Libre, cuyo director era el chiclanero Diego Rodríguez Barbosa. Germinal sería otra revista más de vida efímera que intentó llevar a cabo. Pero sería unos años después cuando destacaría en la prensa ácrata del momento.
En la primera mitad de los años 30 participó en los periódicos: El Libertario, La Voz del Campesino o CNT de Madrid.
Como hemos visto, compaginó vida laboral con sus inquietudes políticas y periodísticas. En más de una ocasión fue detenido, e incluso “alejado” de la ciudad por motivos de la visita de Alfonso XIII, en 1930. Tampoco se debe olvidar que durante la II República presidió la Comisión de Defensa Económica, la cual solicitó la rebaja de alimentos de primera necesidad. Aunque finalmente no lo consiguieran, bien es cierto que actividades como ésta, nos hablan de una persona con profundas preocupaciones sociales.
La tarde del 17 de julio de 1936 ya se podía escuchar en Cádiz el rumor de que el ejército estaba a punto de sublevarse. El Gobernador Militar, López Pinto tranquiliza a los principales representantes políticos de la ciudad, “cambiando de opinión” poco después. Durante el intranquilo 18 de Julio, José Bonat fue a recoger a una de sus hijas a la guardería “La Colonia”, y tras dejarla en casa se despidió de su mujer con un “ahora vengo”. Cuando iba por la calle Libertad recibió un tiro en la cabeza, cayendo en la acera del café Moderno. A día de hoy no se sabe si la muerte de José Bonat fue producto de un disparo perdido o intencionado. El hecho es que el gaditano ni siquiera llegó a formar parte de los que plantaron cara a los militares rebeldes, murió cuando posiblemente iba en busca de sus compañeros. Su mujer Concepción y su hija mayor Carmen fueron las que tuvieron que limpiar al día siguiente en la calle la sangre de su marido y padre. José Bonat Ortega fue, aunque no siempre se nos contó así, el primer asesinado de la Guerra Civil en Cádiz. Tras su muerte su familia por temor a represalias quemó gran parte de la documentación que Bonat Ortega tenía en su poder.
Algunos de los supervivientes del exterminio del 36 recuerdan al destacado anarquista como un “hombre cabal, compañero abnegado, amigo de todos […] forma parte de esos hombres del pueblo andaluz, por el que lucharon y murieron en busca de un mundo mejor… la Historia y los hombres de mente y corazón limpio los tendrá siempre en su memoria.
CNT-AIT  Puerto Real

miércoles, 11 de julio de 2018

RECORDANDO: ENCIMERAS MANCHADAS DE SANGRE


RECORDANDO: Encimeras manchadas de sangre

"Habría que recorrer las tiendas de cocina una a una para concienciarles de que esta encimera que venden está manchada de sangre. Hay gente que ha muerto por trabajarla y deben saber que cada encimera que monten lleva un poco de vida de cada persona". Son palabras de Ismael Aragón, presidente de ANAES (Asociación Nacional de Afectados y Enfermos de Silicosis) que tiene su sede en Chiclana. Y es que la localidad gaditana es la zona cero de intoxicación por una enfermedad que, hasta ese momento, sólo se había dado entre los mineros. A finales de 2008 se empezaron a detectar los primeros casos entre trabajadores del sector de la marmolería y, en especial, los que se dedicaban a la fabricación de encimeras de cocina.

En la actualidad son más de cien los afectados en la provincia, cobrándose tres víctimas mortales. Se trata de una enfermedad pulmonar de carácter irreversible que no tiene tratamiento específico, aunque se antoja fundamental dejar de estar en contacto con la fuente de exposición al sílice para evitar empeorar. Existen tres tipos de silicosis en función de su gravedad. En la primera fase padecen dificultad para respirar, en la siguiente se inflaman los pulmones, agravando los síntomas, y en última instancia se necesita realizar el trasplante y hasta puede causar la muerte. Además, conlleva enfermedades asociadas como tuberculosis y artritis reumatoide.

Uno de esos fallecidos es José María Gamero. Con sólo 30 años contrajo la enfermedad tras una década trabajando en la industria del marmol en Chiclana y, pese a su enorme lucha hasta el final, no pudo evitar el fatal desenlace. Su hermana es Lorena Gamero, quien denuncia las carencias en la prevención de riesgos laborales. "Se encontraba mal, pero iba a la mutua, le daban el alta y lo enviaban de nuevo a trabajar. Es injusto que se coja una enfermedad por trabajar e incluso se pierda la vida por eso. El trabajador no puede der culpable en la vida por eso. Nadie quiere estar enfermo. A mí me han llegado a decir que sucedió porque no se ponía la mascarilla cuando es falso. Habia días que ni se la daban y se la tenía que traer mi padre de los Astilleros". En ese sentido, Ismael Aragón agrega que "hubo gente que nuncó se quitó la mascarilla y también enfermó". Algunos tardaron menos de dos años en contraer la enfermedad desde que empezaron a tener contacto con el polvo de sílice al manipular la marmolería durante su jornada laboral.

Lorena realiza un esfuerzo para describir cómo fue el desarrollo de la enfermedad en su hermano. "Le decían que volviese a trabajar, que no tenía nada, hasta que empeoró y muy rápidamente se quedó bastante delgado. Recuerdo que el pecho se le hundía y no podía respirar. Por las noches le daba un ataque de tos tan fuerte que nos decía que se iba a morir. A los tres años de enfermedad le pusieron un aparato con oxígeno porque apenas podía respirar ni hacer nada. Ni siquiera subir las escaleras". Mientras tanto, los pronósticos médicos eran inciertos. "La enfermedad estaba muy avanzada y los médicos estaban perdidos, había un amplio desconocimiento por todos lados. El 10 enero de 2015 le llamaron para realizarle el transplante, pero falleció en el quirófano", dejando este mundo con 35 años y dos hijos pequeños.

Espera que su testimonio anime a muchos de los afectados a salir del anonimato para reinvindicar sus derechos. "Tienen bastante miedo a hablar por posibles represalias. Les hacen ver que ellos son culpables y no tienen que callarse porque no lo son". Otro de los afectados es Raúl Herrero, también decidido a exponer sus vivencias públicamente. "Yo no tengo miedo a hablar", afirma ante sus compañeros. "Llevaba trabajando en esto 18 años y siempre escuchas rumores e historias de gente que estaba con la enfermedad, pero piensas que estás bien porque pasas los reconocimientos médicos y la prevención te dicen que estás apto". Sin embargo, esas pruebas jamás detectaron su enfermedad. "Siempre te dicen que estás bien. Nunca he escuchado a alguien que le dijesen que no está apto. En el último reconocimiento que me hicieron ya tenía silicosis y me seguían dando apto", denuncia este trabajador chiclanero del marmol.

Con 38 años le diagnosticaron la enfermedad a José Antonio Rodríguez. Fue de los últimos de su empresa en contraerla. "Eramos 34 empleados y 31 ya tenemos silicosis. Yo sospechaba que podía tenerla porque la mayoría de mis compañeros la tenían, pero la mutua me decía que por que la tuviesen los demás, no iba a tenerla yo. Cerró la empresa y yo seguí trabajando en otra, hasta que en 2015 me diagnosticaron la enfermedad". Intenta sobrellevarlo de la mejor manera posible: "Fue un palo muy gordo cuando murieron dos compañeros, siempre tenemos el temor de que la enfermedad siga avanzando. No sabemos qué va a pasar. Ni los médicos saben el final que vamos a tener cada uno, así que ahora intento mirar la parte positiva".

Todos ellos intentan dar visibilidad al asunto con el objetivo de que se ponga remedio por parte de las autoridades competentes y no aumenten los casos de silicosis de la industria del marmol. "Los que trabajan de esto, que dejen de hacerlo inmediatamente. Y si se ven muy desesperados, que vengan aquí, a la asociación", señalan al unísono. "Para erradicar la silicosis lo mejor es la prevención. Una vez que se diagnostica, no tiene cura. Si se sigue trabajando, sólo hace empeorar".

El presidente de ANAES lo tiene claro: "Nos han estado envenenando mientras trabajábamos. En Chiclana nos encontramos con más de un centenar de afectados. Lo mejor es retirar el material. El problema es el veneno que suelta esto, pero es una empresa de las más potentes de España, que exporta internacionalmente y eso repercute". En esa misma línea, cuestiona los efectos nocivos que podrían padecer las personas que posean este tipo de encimeras en sus viviendas. "No se sabe si hace daño. Estuve en un grupo de investigación y nos preguntamos: ¿quién ha hecho los estudios necesarios para saber si una vez montada la encimera hace daño? Ni se sabe por qué es tan agresiva esta silicosis. Aparte hay piedras que contienen radiaciones y otras que sueltan gases. ¿Realmente se sabe lo qué hay montado en las casas?", destaca Ismael Aragón, quien considera que se prohibirá su uso con el paso del tiempo. "Al igual que ocurrió con la uralita. Sucederá con el tiempo, pero hasta que no lo vea todo el mundo, pasarán muchos años y van a caer muchos más por el camino", como un familiar suyo, que también falleció por esta causa. La tercera víctima mortal fue un empresario chiclanero: "Se quitó la vida porque además de tener silicosis él y algunos de sus familiares, tenía denuncias de trabajadores", indica.

Desde la asociación reciben llamadas casi a diario de varios puntos distintos del panorama nacional. "Ahora nos contactan mucho de Almería, Macael y Córdoba. Pero también nos han llamado de Alicante, Baleares... Es un problema a nivel nacional y no se hace nada", comenta Mari Carmen Macías. Ella es integradora social y colabora con ANAES desde que a su marido le detectaron la enfermedad. "Luchamos para hacer campaña dirigida a los trabajadores activos que aún siguen trabajando ese material. No estamos en contra de los empresarios ni de nadie, pero deben saber que ese material es tóxico, enferma y mata", señala.

Con dicha finalidad se presentó en Cádiz un Programa Integral de Silicosis de Andalucía (PISA), aunque desde su asociación se solicita más colaboración: "Queremos un consenso y desde aquí pedimos reunirnos con los fabricantes. Tenemos la colaboración de los médicos, empresarios y mutuas, pero nos falta la del fabricante", destaca Mari Carmen Macías, quien realiza una labor de integración de sus asociados en el mercado laboral. "El perfil existente es de personas que empezaron jóvenes a trabajar y no tienen otros estudios porque se dedicaron siempre a esto. El objetivo es que intenten normalizar sus vidas mediante cursos de reciclaje para acceder al mercado laboral. También hacemos campañas de sensibilización para que no siga ocurriendo y una vez al año hacemos convivencias con familiares para que se sientan apoyados". El trabajo realizado empieza a dar sus frutos: "Gracias a la asociación he encontrado trabajo en un hotel. Esto es una terapia, aquí nos ayudamos mucho entre nosotros", comenta José Antonio Rodríguez. Hacen piña para tratar de sobrellevar el drama que supone su enfermedad.


 

martes, 10 de julio de 2018

PRIMER CASO DE CANCER POR EXPOSICON AL AMIANTO DE UN MAQUINISTA DE METRO DE MADRID


Primer caso de cáncer por exposición al amianto de un maquinista de Metro de Madrid
Un antiguo maquinista de Metro de Madrid, ya jubilado, diagnosticado de cáncer (asbestosis) por exposición a amianto durante su etapa en el suburbano. El sindicato de Maquinistas ha informado de este caso. Es el quinto trabajador del suburbano afectado por esta enfermedad, pero el primero que no es técnico de mantenimiento.
Dicho sindicato informa que el exempleado ya ha dado positivo a finales de mayo en el diagnóstico del mesotelioma pleural maligno, un tumor canceroso poco común que afecta, principalmente, al revestimiento del pulmón y de la cavidad torácica (pleura) debido a la exposición al asbestos (amianto). El informe procede de un facultativo del Hospital Gregorio Marañón.
El afectado fue trabajador del suburbano durante más de 35 años y jubilado ya desde el 2008. La organización ha contactado con la Inspección de Trabajo y la Seguridad Social para informar de este caso.
El sindicato de Maquinistas de Metro de Madrid, al que perteneció la persona afectada, advierte a Metro de Madrid que tomará medidas y pedirá a la Seguridad Social que se reconozca la asbestosis del maquinista afectado como enfermedad profesional, una patología por la que ya está recibiendo tratamiento.
La organización insiste, en declaraciones a Europa Press, en que, aunque Metro de Madrid ha empezado ahora a tomar algunas medidas para el desamiantado, "estas vienen con al menos 15 años de retraso, ya que desde el año 2003 conocían la presencia de amianto en las instalaciones y trenes".
Además, expone que estas iniciativas se han desplegado tras requerimientos de Inspección de Trabajo después de conocerse el primer caso de un trabajador con enfermedad profesional reconocida por exposición a este mineral, potencialmente cancerígeno.
El sindicato de Maquinistas cree que los casos de trabajadores con enfermedad relacionado con el amianto irán en aumento en próximos años y que ahora solo se ve "la punta del iceberg" sobre este problema.
Por ello, exige vigilancia de la salud "específica" para la prevención del amianto para "todos los trabajadores del suburbano madrileño y para quienes ya están jubilados y se expusieron al amianto en su puesto de trabajo".
Finalmente, el colectivo de Maquinistas reclama a Metro el reconocimiento de la categoría profesional como 'Maquinistas de Tracción Eléctrica' y que la Seguridad Social reconozca patologías como la asbestosis como enfermedad profesional.
Hasta la fecha, con este caso, hay un total de cinco trabajadores,  uno de ellos ya fallecido, que han pasado por el suburbano afectados por amianto y existen otros dos casos más catalogados como sospechosos.
Este maquinista ya jubilado trabajó en "bastantes" líneas del suburbano durante su actividad profesional, según señalan a Europa Press fuentes del sindicato.
Metro insiste en la seguridad en las instalaciones
Por su parte, fuentes del suburbano han explicado a Europa Press que se ha recibido una comunicación desde la unidad técnica de salud laboral que informa de un "posible caso" de asbestosis, pero no se aportan datos concretos del empleado.
En consecuencia, Metro ha solicitado información específica para conocer qué persona es y qué puestos ocupó durante su etapa en la compañía para poder "actuar en consecuencia".
Por otro lado, desde el suburbano detallan que se han realizado mediciones ambientales sobre partículas en suspensión de amianto en los vehículos y "todas han dado negativa". Por tanto, recalcan que la seguridad ahora en las instalaciones "está garantizada" tanto para los trabajadores como los usuarios.
A su vez, la compañía está impulsando un plan de desamiantado valorado en 140 millones de euros a desplegar hasta el año 2025 y que se informa de todas las medidas que se adoptan a los sindicatos. En el marco de este plan, se estima que los trenes estén libres de materiales con amianto antes de que finalice el año 2019.
La compañía también ofrece a los trabajadores un TAC gratuito y voluntario para descartar cualquier afección relacionada con el amianto. Esta prueba médica va "más allá" de lo que establece la normativa de Riesgos Laborales para estos casos, que indica la práctica de espectometrías y radiografías.

CNT-AIT CHICLANA: PROYECCION EL CINE LIBERTARIO


CNT-AIT, Chiclana: Proyección: “El cine libertario: Cuando las películas hacen historia”

Fecha: 20 julio 2018 Hora: 20.30h. Lugar: Local CNT-AIT de Chiclana. Cuesta del Matadero, 32

“El cine libertario: Cuando las películas hacen historia”, candidato al Mejor Cortometraje Documental Español en la pasada edición de los Premios Goya. El trabajo muestra cómo entre 1936 y 1938, y a pesar de la guerra, se rodaron películas de muy variada temática, dando lugar a uno de los momentos más insólitos y originales de la cinematografía española Al estallar la Revolución española en julio de 1936, el sindicato anarquista CNT, socializó la industria del cine en España.

En Madrid y Barcelona los trabajadores del cine asumieron a través del sindicato los bienes de producción y se produjeron numerosas películas. Esto dio lugar a un período único que no se ha vuelto a producir en ninguna otra cinematografía mundial. Pese a que el país estaba sumido en una cruenta guerra, entre 1936 y 1938 se rodaron y estrenaron películas de muy variada temática: dramas sociales como "Aurora de esperanza", comedias musicales como "Nuestro culpable", filmes de denuncia como "Barrios bajos", documentales bélicos que marcaron el inicio del reporterismo moderno.... componen un variado mosaico que da lugar a uno de los momentos más insólitos y originales de la cinematografía española.

 A través de las voces de distintos expertos, así como del testimonio en primera persona del director de fotografía y restaurador español Juan Mariné, que inició su carrera en el cine trabajando en estas películas, el documental recorre cada una de estas producciones que constituyen un legado excepcional de la cinematografía española.


viernes, 6 de julio de 2018

DEMANDA CONTRA EL AMIANTO DESDE ALTSASU


Demanda contra el amianto desde Altsasu
altsasu- “Joseba es la primera persona en Navarra, y probablemente también en España e incluso en Europa, que ha conseguido una indemnización de fondos estadounidenses de empresas relacionadas con el amianto”, asegura Mª Asun Fernández, presidenta de Ananar (Asociación Navarra de Amianto Nuevo Amanecer Respirando), constituida en 2016 para acompañar a otras víctimas del amianto y recabar fondos para la investigación de las enfermedades derivadas por este mineral, primera causa de mortalidad en el trabajo.
Y es que un bufete de abogados de Houston (Texas) se puso en contacto con esta asociación para gestionar reclamaciones ante estos fondos creados por empresas relacionadas con la fabricación y exportación del amianto. “Cuando Mª Asun me propuso realizar la demanda dije que para adelante mientras no tuviera que pagar”, recuerda Joseba Azpiroz, afectado de mesotelioma pleural, cáncer de pleura producido por la exposición al amianto. Si bien este bufete cobra entre el 33% y el 40% de la indemnización, en su caso ha sido el 25%. “No sé por qué. Solo sé que el otro día me ingresaron el dinero”, señala Joseba Azpiroz, contento. La cantidad prefiere no decirla. “Lo importante es haber conseguido la primera indemnización, no cuánto”, apunta Mª Asun Fernández.
Aunque la demanda se interpuso hace año y medio ante una treintena de fondos, después de mucho papeleo y de videoconferencias, ha prosperado en dos. Asimismo, esta asociación tiene interpuestas otras dos demandas, aún sin resolver.
 Hace 4 meses decidimos cambiar la compañía con la que tenemos asegurado nuestro coche porque estábamos cansados de pagar 480 € al año con Mapfre. Cada vez que veíamos en el buzón la carta de Mapfre nos poníamos de mal humor, pero esto dejó de ser un problema cuando descubrimos la nueva compañía a través de la cual hemos asegurado nuestro coche. Os contamos cómo hemos conseguido pagar un 60% menos
Por desgracia, Joseba Azpiroz era el candidato ideal, ya que puede demostrar con informes médicos que padece mesotelioma, a lo que hay que añadir que no ha sido fumador. Asimismo, debió presentar su vida laboral, con 30 años trabajados en Sunsundegui, una de las empresas a las que firmas norteamericanas suministraron este mineral fibroso durante décadas, sobre todo para carrozar vagones.
“Había amianto en todos los sitios, en los laterales, en el techo, debajo de los asientos. Trabajábamos a pelo. A veces nos daban unos guantes que eran muy zakarros (bastos) y no se podía hacer nada”, recuerda. Su contacto con el asbesto, otro nombre con el que también es conocido el amianto, fue de 1965 a 1975. “Después me fui de Sunsundegui para formar una cooperativa, pero salió mal”. Volvió en 1993 y en esta empresa estuvo hasta 2012, cuando se jubiló.
Poco después le diagnosticaron cáncer de pleura. “Está ahí pero parece que no va a más”, confiesa. Lo cierto es que esta enfermedad, que suele tener un diagnóstico de meses, en su caso lleva cuatro años, con sesiones de quimioterapia y también terapias naturales. “Me encuentro bien”, asegura este luchador que no pierde la sonrisa. “Soy de naturaleza optimista, pero te da rabia que ha habido mucha gente, como empresarios, la Administración, médicos de empresa y técnicos, entre otros, que han mirado para otro lado”.
INFORMES MÉDICOS “Es fundamental contar con informes médicos en los que se vincule la enfermedad con el amianto. Y a menudo, es difícil”, lamenta Mª Asun Fernández. Al tiempo, destaca que recientemente se han ampliado los requisitos y se exige que los trabajadores hayan utilizado mascarillas de la marca 3M. “Se trata de un fondo compensatorio que pusieron las empresas que producían amianto”, explica. Con apenas extracción del mineral, durante el siglo pasado se importaron más de dos millones y medio de toneladas, con los niveles máximos de consumo en los años sesenta y setenta. Se prohibió en 2002. No obstante, ya en los años 40 había evidencias científicas de que el amianto podría ser perjudicial para la salud. Se trata de una fibra de origen mineral que ha sido usada en un amplia variedad de productos, incluyendo a los aislamientos de las viviendas y oficinas, dada su resistencia térmica y propiedades ignífugas.
Joseba Azpiroz anima a otras víctimas del amianto a interponer demandas para acceder a una compensación desde Estados Unidos por el daño causado. “No tienen nada que perder”, apunta.
INVESTIGACIÓN La presidenta de Ananar señala que esta asociación contribuye en la investigación que realizará el CIMA de la Universidad de Navarra con unos 20.000 medicamentos. “Además de investigar en el tratamiento de enfermedades relacionadas con el amianto, se están descubriendo efectos secundarios de algunos que sirven para tratar otras enfermedades”. Asimismo, Ananar ha iniciado una campaña de recogida de firmas mediante papel y la plataforma change.org en la que solicitan presentar un proyecto de ley en el Congreso para que se pueda aprobar un fondo para la investigación del cáncer de pleura producido por amianto.
 

CONTRA TODA FORMA DE ESTADO, TANTO ACONFESIONAL COMO LAICO


Contra toda forma de Estado, tanto aconfesional como laico

La historia de las religiones ha estado siempre vinculada a la sumisión del ser humano a la idea de un ente superior. En las primeras sociedades humanas, apoyándose en la ignorancia de estas primeras comunidades se erigieron unas figuras que estimularon sus miedos hacia lo desconocido, y que en base a un supuesto conocimiento dirigieron la vida del resto de la población. Por tanto podemos establecer una clara y directa vinculación entre el principio de autoridad (esto es, la falsa creencia que dice ser necesaria la existencia de jerarquías y figuras que dirijan al resto de las personas en base a su superioridad física o intelectual) y la religión. Este es el origen de la alienación política-religiosa que junto a la alienación cultural y económica resultan las principales ramas del actual régimen de explotación. -- En el devenir histórico de las sociedades humanas las clases sociales que ostentaban el poder siempre han utilizado la Religión para fortalecer su imagen aportando así grandes cotas de poder político y económico a las distintas religiones existentes.

Podemos citar algunos ejemplos, como el caso del Imperio Romano donde se rendía culto religioso al Emperador, pasando por las monarquías europeas autoritarias que vincularon el poder real a la providencia divina o las distintas guerras de religión europeas de los siglos XVI y XVII que ocultaban intereses económicos de los Estados y de la naciente burguesía mercantil.

La Iglesia Católica en particular representa una de las religiones más despiadadas de la historia. No desarrollaremos todos los hechos históricos que le otorgan esta negra reputación, debido a la falta de espacio y por ser ya de sobra conocidos (la Inquisición y su despiadada represión, la persecución de todo conocimiento científico que desmintiera las supersticiones de la Biblia…)

El caso de España es un caso muy especial puesto que la Iglesia Católica siempre ha manejado altos niveles de poder político e influencia en la sociedad española. Mediante la Compañía de Jesús (los Jesuitas) la Iglesia Católica se perpetró de grandes centros de adoctrinamiento donde envenenar a la infancia y así asegurarse de que las futuras generaciones aceptarían sin rechistar el dogma católico.

Hoy aún los centros educativos religiosos vinculados a la Iglesia Católica reprimen y manipulan a decenas de miles de jóvenes estudiantes. Hemos de hacer mención al obstáculo que el Movimiento Obrero encontró siempre en la Iglesia a la hora de propagar entre la Clase Trabajadora las nuevas ideas del Socialismo, en pro de la justicia social. La Iglesia, siempre de la mano de las clases dirigentes, resultó ser una fuente de propaganda para la burguesía, que mediante el adoctrinamiento moral se servía de la falta de formación de las clases bajas para inculcarles sus mentiras. Esta alianza entre burguesía e Iglesia, quedó patente en muchas ocasiones en España, tal y como demostró el asesinato del pedagogo anarquista Ferrer i Guardia donde la Iglesia presionó a las autoridades para que se sentenciase a muerte al maestro o el descarado apoyo al régimen fascista de General Franco.

Hoy en día, la Iglesia Católica representa un colosal imperio económico, que sigue ejerciendo una nefasta influencia sobre millones de personas en todo el mundo. Muchos escándalos rodean actualmente a la Iglesia Católica, tales como los abusos sexuales contra niños por parte de miembros eclesiásticos, episodios de corrupción vinculados al Banco Vaticano…

En la actualidad, la Iglesia Católica desempeña en España un importante papel en la vida política y ejerce una fuerte influencia en las decisiones que desde el poder político se toman. Por no decir las privilegios fiscales con lo que cuenta esta Institución.

Ahora bien, nuestra lucha contra la alienación religiosa, ha de ir directamente vinculada al rechazo de toda autoridad que pretenda imponerse en nuestras vidas. Por eso rechazamos de pleno la idea de un “Estado laico”. El Estado mediante el uso de la violencia directa o indirecta, protege los intereses de la Clase Dirigente y mantiene sus privilegios. Así se dota de todo un aparato judicial y burocrático destinado al control de los individuos, legisla siempre a favor de mantener el orden establecido y otorga más beneficios económicos a la Clase Empresaria mediante la explotación de la Clase Trabajadora.

Hemos demostrado anteriormente como históricamente el Estado se ha apoyado en la Religión para legitimarse pero eso no hace imposible la existencia de un Estado “laico” igual de tiránico que un Estado teocrático o un Estado aconfesional. La esencia del Estado será siempre el control de la población mediante diversos métodos, sutiles como la educación y/o si se diera la necesidad, mediante la represión y las guerras. ¿No ha habido ya Estados donde el poder religioso ha sido muy limitado? ¿Acaso no siguen siendo lugares con desigualdad social y explotación donde hay todavía prejuicios y tabúes mediante los cuales condicionar las vidas de las personas?

La lucha por una sociedad atea, libre de todo dogma religioso que anteponga a un Ser Supremo al ser humano ha de ir directamente vinculada a la superación del actual sistema capitalista, donde las personas quedan relegadas a mercancía a la que se puede explotar, y la desigualdad social y la explotación del ser humano por el ser humano rigen nuestras vidas. Solo mediante la sustitución de ideas como la caridad cristiana (destinada a parchear las desigualdades sociales), por la solidaridad y el apoyo mutuo entre las personas se asegurará una auténtica sociedad de hombres y mujeres libres. Forjar una nueva sociedad, sin líderes ni autoridad, donde las decisiones emanen de la base y se fomenten el conocimiento y las artes, garantizará el fin de todo tipo de dominación, ya sea religiosa, política o económica.

¡HAREMOS ESTALLAR SUS RELIGIONES!

¡CONTRA TODOS LOS ESTADOS!

¡CONTRA TODA AUTORIDAD!

¡POR LA ANARQUÍA!

GRUPO BANDERA NEGRA, ADHERIDO A LA FEDERACIÓN IBÉRICA DE JUVENTUDES  ANARQUISTAS (F.I.J.A)


 

jueves, 5 de julio de 2018

VERDADES VIEJAS Y TRAICIONES NO TAN NUEVAS

 
Verdades viejas y traiciones no tan nuevas
Rafael Sánchez García
Son muchos los años que continuamente se viene diciendo, dentro y fuera, que la CNT va a la baja por culpa de no haber sabido adaptar y actualizar sus ideas al momento presente. Siempre se nos acusa de no saber adaptarnos y actualizar nuestro discurso a la realidad actual. Y este discurso siempre viene de aquell@s que siempre se han acabado marchando porque no han podido manipularla o por l@s que siguen dentro con la intención de manipularla o destruirla. Y esa es la verdadera piedra de toque del tema que nos ocupa.
En los casi 42 años que llevo en la CNT las he visto y oído de todos los colores y formas, pero, eso sí, el fondo de todas siempre ha sido el mismo, la misma cantinela repetida hasta el aburrimiento. La tan manida puesta a punto del discurso de la CNT no tiene ningún sentido en boca de aquell@s que entraron en la CNT pero que la CNT no entró dentro de ell@s. Y esa es la verdad.
Las ideas anarquistas, en tanto la sociedad siga siendo la de siempre, es decir, que sigan habiendo ric@s y pobres, explotación de un@s seres human@s sobre otr@s, injusticia social, falta de libertad, represión, y todos los males implícitos a la misma, no necesita cambiar su discurso, porque éste es universal, atemporal y siempre es actual como consecuencia de la propia dinámica del Capitalismo. Y es atemporal porque los males e injusticias contra los que luchamos son los mismos desde la noche de los tiempos, y por tanto a la necesidad de libertad, de justicia, de igualdad, de solidaridad y apoyo mutuo seguiremos llamándola siempre así. Lo mismo que la crítica al Sistema, y a tod@s sus sostenedores/as y vividoras/es, la seguiremos haciendo de la misma forma porque no es necesario inventar un nuevo lenguaje para hacerlo. Como dice el refrán “al pan, pan, y al vino, vino”. Si acaso si que hemos de aprovechar y utilizar, que se intenta y se hace, las nuevas tecnologías para la difusión de nuestro pensamiento.
Lo cierto es que a la CNT no se le ha dejado ir hacia adelante porque desde su propia reconstrucción, a partir de 1976, sólo se ha encontrado con palos en las ruedas. Palos que le han ido poniendo desde todos los ámbitos: desde el Estado (con la intervención del Ministerio del Interior, siendo responsable el fatídico Martín Villa, en la preparación, con la intervención del infiltrado Gambín, del incendio de la sala de fiestas Scala de Barcelona, en el que hubo 2 trabajadores muertos de la CNT y dos de la UGT); desde los sindicatos vendidos al Estado CCOO y UGT, que mantuvieron un silencio cómplice con el Estado tras el incendio de la sala de fiestas Scala; y desde el propio interior de la CNT, que es desde donde realmente se le puede hacer daño, con los diferentes grupos que siempre han intentado, e intentan hoy día, cambiarla o destruirla. Llevamos cuarenta y dos años, y seguimos a día de hoy, en los que no hemos podido trabajar seriamente para ir hacia adelante, pues cada poco tiempo ha salido una nueva camarilla a la que, ideológicamente, se ha tenido que parar y que siempre sustentan el mismo, o parecido, discurso. Tod@s han querido, y quieren, una CNT con Sindicatos muy grandes, en los que haya muchos trabajadores, que éstos sólo les sirvan para hacer número y no participen en el desarrollo de la Organización, aunque no adquieran un compromiso ideológico. Y yo les digo a tod@s ell@s: ¿Para qué queremos una Organización así si en el fondo no va a servir para nada? ¿Acaso no tenemos ya modelos como todos los sindicatos que reciben subvenciones y viven del Estado? Pues parece que tod@s est@s que quieren una CNT descafeinada están ciegos o se han puesto la venda delante de los ojos, que es lo cierto. A tod@s est@s que no quieren irse, a organizaciones que funcionan como a ell@s les gusta, sólo les mueve el tener una Organización propia desde la que manipular y vivir, y para eso necesitan las siglas CNT porque detrás de ellas hay una historia muy importante y, además, todo un Patrimonio, construido con sangre, sudor y lágrimas, que quieren, y necesitan, como trampolín para esa aventura que les permita ser protagonistas de algo y así crecerse en importancia.
Hoy, 12 y 13 de mayo de 2018, acaban de darle una importante puntilla a la CNT con la creación de la Confederación Internacional del Trabajo, esa nueva internacional que desde hace muchos años se ha venido buscando para cargarse a la Asociación Internacional de los Trabajadores (AIT), la internacional del Anarcosindicalismo, a la que la CNT ha estado adherida desde su refundación entre diciembre de 1922 y enero de 1923. Por fin han conseguido una internacional a la medida de sus necesidades, que, todo hay que decirlo, no son las de la CNT, la de siempre, ni la de muchos sindicatos ni militantes de la misma. Ahora podrán controlar, como no le permitieron en la AIT, todas las decisiones de su nueva internacional ya que tendrán mayoría de votos. Desde estas cuatro letras os digo como le dijo Unamuno al fascista asesino de Millán Astray: “Venceréis, porque tenéis sobrada fuerza bruta. Pero no convenceréis, porque para convencer hay que persuadir. Y para persuadir necesitaréis algo que os falta: razón y derecho en la lucha”. Y yo añado algo todavía más importante: os falta la ética anarquista que no tenéis ni tendréis nunca. Esa es vuestra realidad actual, sólo habéis convencido a aquell@s compañer@s que nos os conocen desde hace años, a aquell@s a los que el mensaje del derrotismo, porque la CNT no es la que fue (principalmente producto de la desideologización de la clase trabajadora actual), les cala a diario. Para aquell@s que no lo sepan, o no quieran saberlo, la CNT sólo puede volver a ser lo que fue cuando, de nuevo, l@s trabajadoras/es recuperen la conciencia de clase que han ido dejando en el camino a causa de los cantos de sirena del Sistema Capitalista, cuando recuperen esa conciencia crítica dejada, paulatinamente, ante las pantallas y los slogans del Sistema. Sólo entonces, la CNT volverá a ser lo que fue en tiempos de nuestros abuel@s y bisabuel@s. Esta CNT que nos quieren imponer sólo será un esperpento de aquella si en la misma se crece por crecer, aunque sea sin conciencia, y ya no son los sindicatos los que llevan el protagonismo y la voz cantante. Esa es la CNT que nos quieren vender, la de comités cada vez con más potestades o de gabinetes técnicos. Pero se equivocan, no estamos dispuest@s a comulgar con ruedas de molino.
Sabemos que a vosotr@s, l@s nuev@s gestoras/es de los comités actuales, sólo os interesa el control del patrimonio, tanto inmobiliario como económico. ¿Acaso os creéis qué nos chupamos el dedo? No lo penséis ni por un segundo. Debemos l@s mujeres y los hombres de la CNT, l@s que realmente lo sientan y lo sean, reaccionar de una vez y volver al camino de siempre, el del Anarcosindicalismo, aquel inspirado en el anarquismo que le dio forma, aquel en el que los Sindicatos son los protagonistas y sus comités auténticos y verdaderos órganos de gestión, sin más prerrogativa que la de llevar a la práctica los acuerdos tomados por los Sindicatos en sus Asambleas; aquel que no recibe subvenciones del Estado, ni paga salarios.
No es la primera vez que situaciones como las que se están dando en la CNT desde el Congreso de Córdoba hasta hoy. En su historia la CNT, en momentos débiles por causa de la represión y la cárcel contra sus militantes, cayó en manos de elementos ajenos al Anarcosindicalismo y el Anarquismo y cercanos al marxismo. Pero las mujeres y hombres de la CNT supieron ponerse manos a la obra para que esta volviera al camino y la práctica que le correspondía. Ahora estamos en un momento crucial como aquellos que anteriormente se dieron. Es el momento de hacer piña y trabajar por recuperar nuestra Organización, la que nos dejaron tod@s aquell@s compañer@s que se dejaron la piel luchando contra todos los poderes del Sistema y que fueron capaces de llevar a la práctica la única Revolución Social hecha desde el pueblo a la par que luchaban contra el fascismo levantado en armas y apoyado por la Iglesia Católica española. Esa es nuestra tarea, la de volver a hacer de la CNT la Organización que siempre fue y dejar muy claro a tod@s los que la quieren descafeinada que se vayan a los sindicatos vividores del Sistema, que hay unos cuantos donde elegir, o que se creen una nueva organización a la medida de sus intereses personales y de sus pretensiones. Que se vayan, que ya estamos hart@s de aguantar a tant@ vividor/a y reformista a favor del Sistema.