Facebook CNT Pto.Real

lunes, 10 de agosto de 2015

TIZON SE GASTÓ MEDIO MILLON DE EUROS EN UNA GANADERIA BRAVA, MIENTRAS RECHAZABA BECAS DE COMEDOR


Tizón se gastó medio millón de euros en una ganadería brava, mientras rechazaba becas de comedor

Conocida es la afición de la derecha española por el mundo de los toros. Allí donde gobierna, el llamado “arte de Cuchares” recibe todo tipo de ayudas y subvenciones, además de un apoyo explícito de los líderes del PP, que no ahorran tiempo y dinero para aupar todas las iniciativas cornúpetas. Pero una cosa es la España del “mantón de Manila, la peineta y el olé” y otra muy distinta que con dinero público se paguen las obras en espacios naturales para reconvertirlos en entornos aptos para la cría y desarrollo de una ganadería brava, que muchas instalaciones privadas quisieran para sí. Este es el caso del acondicionamiento de la finca de El Borril, propiedad de la Diputación de Toledo, que bajo la presidencia del polémico Arturo García-Tizón recibió ingentes cantidades de dinero dirigidas a la construcción de una decena de chiqueros, corrales, vallados y otras instalaciones propias de los hierros que abastecen de reses bravas a la “fiesta nacional”, más que de una institución cuyos fines pasan necesariamente por el servicio a los ciudadanos, sobre todo a aquellos que más lo necesitan.

Vacas bravas, sementales y calesas

 Y la pregunta, todavía sin responder, es obligada: ¿Para qué quiere una Diputación una ganadería de reses bravas y sementales? En algún documento se habla de la adquisición de estos animales para “el fomento y conservación de la raza avileña”. Sin embargo, en el casi centenar de reses adquiridas por la Diputación bajo presidencia del PP, sólo una veintena de vacas eran de esta raza, según trabajadores de El Borril, finca en la que ELPLURAL.COM pudo comprobar en persona las grandes inversiones realizadas por orden del expresidente “popular”, Arturo García-Tizón, amante de los carruajes de época a cuya adquisición también destinó decenas de miles de euros, además de otras cantidades aún por determinar para la restauración de las mismas, y que tenían como destino este hermoso recinto enclavado en los Montes de Toledo, aunque a día de hoy todavía no han llegado al lugar, ideado exclusivamente como aula e interpretación de la naturaleza para dar a conocer el bosque mediterráneo y sus problemas de conservación.

Todo lujo de detalles

 El caso es que un día a Arturo García-Tizón, apartado por su propio partido de toda responsabilidad en la Diputación, cuya corporación presidió (2011-2015) y de la que todavía hoy forma parte, ahora en la oposición por deseo expreso de Ciudadanos que prefirieron votar la investidura del candidato socialista antes que al PP de García-Tizón, a pesar de ser el partido más votado, decidió llevar a cabo un descabellado proyecto sin reparar en gastos y acondicionando decenas de hectáreas, valladas y previstas de riego aéreo y por aspersión, y no contento con esto construyó hasta diez chiqueros, corrales y cerramientos metálicos de estas infraestructuras que se acercaron al medio millón de euros de inversión, según recoge el cuadro de gatos elaborado por este periódico a raíz de las facturas oficiales a las que hemos tenido acceso.

Un pantano para las vacas

 Pero no solo eso, los delirios de grandeza de García-Tizón llevaron al equipo de Gobierno que presidía el también diputado nacional de Toledo por el PP a aprobar obras para aumentar la capacidad del embalse existente en el lugar, alimentado por dos pequeños riachuelos (Alpuébrega y Pedro Luco o de Las Lanchas), al objeto de regar los pastos creados para las vacas bravas. Para ello se soterró una gran tubería de cientos metros de longitud que condujera el agua desde el pantano hasta el recinto vallado donde hoy pastan las vacas.

Los albañiles estuvieron hasta el último momento

 Y es que tan seguro estaba Arturo García-Tizón de que Ciudadanos apoyaría su investidura, que los albañiles y pintores estuvieron hasta el último día de mandato del “popular” trabajando en el acondicionamiento de los chiqueros, junto a los que se preveía la construcción de un tentadero, según trabajadores en declaraciones a ELPLURAL.COM: “Los albañiles recogieron sus trastos el mismo día en el que el socialista tomaba posesión de la presidencia de la Diputación”. Este periódico pudo comprobar in situ cómo dichas instalaciones todavía no habían sido estrenadas, habiendo en el lugar material de pintores, herreros y albañiles pendiente de su retirada.

Rechazo visceral a becas para comedor

 Pero lo más innoble de este asunto es que mientras Arturo García-Tizón ejecutaba estas instalaciones, “propias de un capricho faraónico y del despilfarro”, dicen los socialistas, negaba a este partido la petición de una dotación de 500.000 euros (la misma cantidad que la invertida en la ganadería brava) para becas de comedor, o la negativa a invertir ni un euro en la rehabilitación de la bella plaza de Tembleque, o el rechazo a un plan de empleo, entre otras peticiones del PSOE recogidas en las enmiendas que el grupo de García-Tizón tiraba un año sí y otro también, ya que para el presidente era más urgente acondicionar un espacio en El Borril para albergar a una familia de lobos esterilizados comprada a un zoo de Córdoba, que mantener el centro de Alzheimer de Toledo abierto. Durante cuatro años intentó cerrarlo, pero la Justicia y el PSOE se lo impidieron.

“Pisitos para el presi” y barco para los turistas

 No a las becas de comedor, no a planes de empleo, no a las ayudas a los enfermos de Alzheimer…pero sí a la rehabilitación con dinero público de unos pisos propiedad de la Diputación para uso y disfrute del presidente, “de forma ocasional”, reconoció Tizón. Pero para los socialistas “fundieron” 400.000 euros en su restauración, “el equivalente a 200 contratos de trabajo, o a 700 becas de comedor”, denunció el PSOE, que desde que ha llegado a la presidencia de la Diputación no sabe qué hacer con el barquito (otros 400.000 euros) que mandó construir García-Tizón para que los turistas surcaran las aguas de un pantano para contemplar los restos arqueológicos de Ciudad de Vascos, como ya informó ELPLURAL.COM en ambos casos.

Uno de los políticos más antisociales

 Con estos antecedentes es difícil encontrar en el mapa político español a un líder más antisocial que Arturo García-Tizón, al que los socialistas bautizaron con el sobrenombre de “El Baltar de La Mancha” por su política de “enchufismo y amiguismo” para beneficiar a los allegados al PP. Un rostro antisocial que dio la vuelta a España cuando obligó al PP en el Ayuntamiento de Toledo a abandonar el pleno municipal en el momento que iban a tomar la palabra los padres de niños con cáncer, a los que espetó la famosa y triste frase: “ni me interesa ni mi importa” la situación de estos pequeños con enfermedades oncológicas. Así es el taurómaco Arturo García-Tizón, un amante del mundo de los toros y…de poco más.


No hay comentarios: