Facebook CNT Pto.Real

lunes, 24 de agosto de 2015

ANTONIO MORENO RONCHAS - ANARQUISTA DE LA COLUMNA ROJA Y NEGRA

 
Antonio Moreno Ronchas – anarquista de la columna Roja y Negra
 El 24 de agosto de 2006 muere en una residencia de Morcens (Aquitania, Occitania) el militante anarcosindicalista Antonio Moreno ronchas. Había nacido el 1 de octubre de 1910 en Medina de Rioseco (Valladolid, Castilla, España) y era el tercero de 13 hermanos. Cuando tenía cuatro años toda su familia emigró a París. Su padre, Antonio Moreno Fernández, libertario y antimilitarista, se afilió a la Confederación General del Trabajo Sindicalista Revolucionaria (CGTSR). En 1925 conoció Buenaventura Durruti y Néstor Makhno en sus exilios parisinos. En 1930 volvió a Valladolid con intención de hacer el servicio militar, pero su padre lo disuadió.
 De nuevo en París, trabajó para Iparralde y por Castellón ya menudo, por su espíritu reivindicativo, fue despedido de muchos trabajos. Cuando estalló la Revolución de 1936, mientras sus hermanos Isidoro y Lázaro combatían en la Columna Durruti y en una unidad comunista, respectivamente, Antonio Moreno luchó desde el primer momento en San Sebastián en las milicias de la Confederación Nacional del Trabajo (CNT) de Guipúzcoa, primero en San Sebastián - presa de los hoteles, cementerio de Polloe, cuarteles de Loyola - y más tarde en Oiarzun, frenando el avance fascista. Cuando cayó Irún fue uno de los que pudo pasar a Hendaya y de allí a Barcelona. Se enroló en la "Columna Roja y Negra», donde se opuso a la militarización que la convertiría en la 28 División. Estuvo un tiempo en el III Batallón de la 127 Brigada Mixta y luego como chofer en el IV Batallón de la IV Compañía de Transportes.
 Al terminar la guerra, pasó a Francia. Gracias a su conocimiento del idioma, del país y de su geografía pudo huir con otros refugiados de los campos de concentración, pero pasó una temporada a los de Barcarès y Bram. Ante la amenaza nazi se enroló en el III Batallón de Extranjeros y fue destinado en Oriente Medio (Siria y Líbano). El armisticio de Petain le obligó a volver a Francia y el destinaron a Brest, donde había mano de obra para construir las bases submarinas alemanas. Allí ayudó a huir españoles condenados a trabajos forzados, lo que implicó su detención por la Gestapo, pero un juez benévolo del liberó. Después de la Liberación se dedicó principalmente a la propaganda en la Federación Local de la CNT en el exilio de Saint-Denis (París). Durante los años sesenta se relacionó con emigrantes vallisoletana llegados a Francia, intentando asociarlos en la CNT francesa.
 Durante los hechos de Mayo del 68 intentó ganarse a los jóvenes más radicales a fin de imprimir un carácter más libertario en las movilizaciones estudiantiles. En esta época participó en la formación de la Organización Revolucionaria Anarquista (ORA) y frecuentó las reuniones del grupo editor de Frente Libertario. Tras la muerte de Franco y siguiendo el ejemplo de su padre, principal impulsor de la CNT de Medina de Rioseco, intentó abrir un local cenetista en la localidad, pero entonces no encontró gente dispuesta. Durante los últimos veinte años de su vida residió en Benquet y tartas (Aquitania, Occitania), desde donde desarrolló una intensa campaña propagandística para denunciar en varios medios de comunicación y en diversas instancias oficiales la bárbara represión fascista que hubo en su pueblo natal durante la guerra: un total de 155 habitantes de Medina de Rioseco fueron fusilados y otros 37 «desaparecieron».
 Uno de los primeros asesinatos fue su padre Antonio Moreno Fernández, fundador de la CNT durante la República; otros tres familiares suyos también fueron fusilados. Se supone que los restos reposan los Montes Torozos. En 2004 murió su compañera, Lorenza ronchas Martín, también de Medina de Rioseco y con algunos familiares asesinados - sus padres y su hermana mayor, socialistas -, los compañeros vallisoletana le rindieron un homenaje en el cementerio de Medina del 1 de diciembre de 2004, cuando sus cenizas fueron depositadas en el nicho familiar. Antonio Moreno Ronchas legó, mediante testamento ológrafo ante notario, todos sus bienes a la CNT de Valladolid, con la esperanza de que, gracias a la propaganda y la acción sindical, se forme en un futuro un núcleo confederal y libertario a la su villa natal.

No hay comentarios: