Facebook CNT Pto.Real

miércoles, 19 de septiembre de 2018

VICENTE BALLESTER TINOCO - ANARQUISTA DE CADIZ


Vicente Ballester Tinoco    anarquista de Cádiz

El 13 de junio de 1903 nace en Cádiz (Andalucía, España) el destacado militante anarquista y anarcosindicalista Vicente Ballester Tinoco. Hijo del obrero barnizador Rafael Ballester Ponce de León y de Mercedes Tinoco Galindo. Fue el hijo mayor de su familia y tuvo cuatro hermanas (Rafaela, Rosa, Carmela y Magdalena). Tras estudiar en el colegio de los frailes salesianos del barrio de La Viña donde vivía, empezó a trabajar aún niño como barnizador con su padre y luego como ebanista y carpintero, profesión que mantendrá el resto de su vida. Hacia 1920, influenciado por José Bonati, comenzó a militar en el movimiento anarquista y se integró en el grupo «Fermín Salvochea». 1922 intervino por primera vez en un mitin en Cádiz y representó los libertarios gaditanos en la reunión clandestina de El Arahal. El año siguiente fue nombrado vicepresidente del Ateneo Obrero y participó en el grupo editor de la revista Alba Roja. En 1924, en plena dictadura de Primo de Rivera, presidió el Sindicato de la Construcción de la Confederación Nacional del Trabajo (CNT) de Cádiz e hizo mítines en la ciudad. 1926 ingresó en la Logia Masónica Salvochea.

 En 1927 se casó con Ramona Sierra Estudillo, con quien tendrá cinco niños (Aurora, Rafael, Joaquín, José y Antonio). Ese mismo año fue uno de los reorganizadores del Comité Pro Presos y 1928 participó en el grupo anarquista "Germinal", con José Bonati, Elías García, José Lucero y Clemente de Galeno. En 1929 fue detenido por primera vez en Jerez y permaneció cerrado un mes y medio. En 1930 fue nombrado vicepresidente del Ateneo de Estudios Sociales y en junio de ese año representó la Logia Masónica Salvochea en una asamblea en Madrid, pero abandonó la francmasonería raíz de la Conferencia de Sindicatos de Sevilla de octubre de aquel año . Durante los años de la dictadura se formó culturalmente, estudiando los clásicos del anarquismo, participando en debates ideológicos - defendió la participación anarquista en los sindicatos frente del Movimiento Obrero Anarquista (MOA), de Diego Abad de Santillán, que luchaba por las esencias ácratas dentro de la CNT y se mostraba contrario al sindicalismo neutro -, e incluso entre 1928 y 1930 dio clases de esperanto en Cádiz.

Con la caída de la dictadura su figura pasó a primer plano y fue nombrado secretario del Sindicato de la Madera de Cádiz; representante gaditano en la Conferencia de Sindicatos Sevilla de 1930; miembro del Comité de Huelga gaditano en 1931, que lo llevó a la prisión en noviembre; delegado al Congreso de 1931 representa el Sindicato de la Madera de Cádiz y la Conferencia Regional Andaluza; secretario del Comité Regional de Andalucía de la CNT en 1932; miembro, con Rafael Peña García y Juan Arcas Moreda, del Comité Revolucionario andaluz de 1933 y por el que, a raíz de los hechos de Casas Viejas, fue cerrado ese año en Sevilla y Puerto Real; delegado en el Congreso andaluz de agosto de 1934 por Cádiz; secretario de la CNT de Andalucía 1934 en plena escisión treintista ; reorganizador, con Manuel Pérez, de la CNT de Cádiz en junio de 1935; representante del Comité Regional de Andalucía en el Congreso de Zaragoza de 1936 y en el que habló en el mitin de clausura; secretario de la Federación Local de Cádiz el julio de 1936; etc. Durante los años republicanos participó en numerosos mítines y conferencias (Madrid, Barcelona, ​​Zaragoza, Teruel, Santa Eulalia, Sevilla, Logroño, Paterna, Huesca, comarcas gaditanas, etc.) Y fue encarcelado numerosas veces (octubre 1931, 1933 y después de la revolución asturiana de octubre de 1934).

Fue discutido fuera de Andalucía por haber abrazado las tesis asturianas de la Alianza Obrera - en este punto cabe destacar el mitin que realiza, como secretario del Comité Regional de Andalucía de la CNT, el 24 de mayo de 1936 en la Plaza de Toros de Cádiz con el socialista Francisco Largo Caballero que fue criticado desde diversos sectores. Fue delegado por Cádiz en el Congreso de la CNT de Zaragoza de 1936, donde participó en la ponencia sobre comunismo libertario, exigió responsabilidades a Eusebio Carbó Carbó y participó en el mitin de clausura. Tan pronto se enteró del golpe de Estado de julio de 1936, fue a preparar la resistencia a Cádiz. Cuando llegaron las tropas africanas y la resistencia fue insuficiente, fue a su casa. Algunos vecinos le darán refugio, pero el 19 de septiembre fue denunciado y detenido de buena mañana en casa de un zapatero de la calle Celestino Mutis. Llevado por los falangistas en la comisaría de la calle Virgilio, fue juzgado sumariamente y condenado a muerte. Vicente Ballester Tinoco fue fusilado ese mismo día 19 de septiembre de 1936 en los fosos de las murallas de Puertas de la Tierra de Cádiz (Andalucía, España), junto con el zapatero que la había escondido.

Colaboró ​​en numerosas publicaciones libertarias, como Acción Social Obrera, CNT, ¡Despertad!, El Liberal, La Revista Blanca, Redención, Solidaridad Obrera, La Tierra, etc. Escribió novelitas, editadas en colecciones populares («La Novela Libre», «La Novela Ideal», etc.), Y reportajes de actualidad, como La tragedia vulgar de un hombre libre, Pepín (1927), El último cacique (1930), La voz de la sangre (1930 y 1998), El Asalto (1932), Escoria social (1932), Han Pasado los bárbaros. La verdad sobre Casas Viejas (1933 y 1997), etc. En 1997 se publicó en Cádiz, editada por José Luis Gutiérrez Molina, su obra completa bajo el título Se NACE hombre libre. La obra literaria de Vicente Ballester.

viernes, 14 de septiembre de 2018

HOY SE HA DECLARADO LUGAR DE MEMORIA A LA FOSA COMUN DEL CEMENTERIO DE PUERTO REAL


COMUNICADO INAUGURACION LUGAR DE MEMORIA  14 – Septiembre - 2018

Hoy con la instalación de este monolito de declaración de Lugar de Memoria conllevará el recordatorio y el reconocimiento a las personas que fueron vilmente asesinadas en 1936 por el régimen fascista, dieron su vida por un mundo mejor, hombres y mujeres que son parte fundamental en la historia de nuestro pueblo, cuyo comportamiento ejemplar, en la defensa de sus derechos les llevó a la tumba.

Voy hacer un poco de historia de lo que han sido los trabajos de indagación, localización y exhumación de la fosa:

Una vez terminado los objetivos que nos propusimos la asociación allá por el año 2003 como:

            - Difusión de los sucesos de Julio 1936

            - Manifiesto de sensibilización ciudadana

            - Punto de información

            - Jornadas Culturales con conferencias

            - Exposición

            - Monolito en memoria de los asesinados

            - Eliminación símbolos franquistas

            - Retirada medalla de oro e hijo adoptivo al cerdo del pardo

            - Nombramientos de nuevas calles relacionado con la memoria histórica

            - Homenajes anuales desde el año 2005 hasta la fecha

Todo lo anteriormente dicho, cumplimentado y terminado en el año 2008, procedimos a investigar y localizar lo que para nosotros era lo más importante desde la creación de nuestra asociación, la fosa donde se hallaban los cuerpos de los compañeros asesinados.

El equipo de investigación de la asociación encabezada por el compañero de la CNT Antonio Molins, y después de muchas consultas y entrevistas con personas mayores, llega por fin a tener información de una persona que había trabajado en la hormigonada de las calles del cementerio en el año 1999, donde posiblemente se encontraba la fosa, donde se suponía que estaban los cuerpos, pero esa localización había que certificarla y nos pusimos manos a la obra.

Solicitamos a la Diputación una subvención económica para la contratación de un georadar de la Universidad de Málaga, efectivamente estuvieron dos fines de semana a todo tren pasando la maquina por todas las calles del cementerio en Marzo del 2009 y se localizó alteraciones en la zona señalada por la persona que nos había marcado el lugar exacto.

Una vez que tuvimos las radiografías de las alteraciones, la Delegación de Provincial de Cultura de la Junta de Andalucía, nos envía un arqueólogo para realizar los sondeos de certificación de la fosa, eso sucedía en Junio del 2010, se certificó y empezamos a realizar los trámites y los proyectos necesarios para empezar los trabajos de exhumación en su primera fase.

Cuando tuvimos el proyecto realizado por el arqueólogo Jesús Román Román, el antropólogo forense Juan Manuel Guijo Mauri, y el antropólogo físico Juan Carlos Pecero Espín, en Junio de 2013, solicitamos los correspondientes permisos para empezar los trabajos.

El día 18 de junio 2014 procedimos a reactivar uno de los sondeos, concretamente el denominado entonces Sondeo 3, realizados en 2010 cuando se localizó la fosa. La Dirección General de Memoria Democrática, en nombre de la Junta de Andalucía, procedió a dar conocimiento del hallazgo a la Policía Nacional y ésta al Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de Puerto Real, personándose la Policía Científica y el médico forense que levantaron acta. Se nos comunica que la zona donde se han localizado los restos cadavéricos queda clausurada hasta que se tomen las decisiones pertinentes.

Tras la paralización judicial, reanudamos la intervención el 11 de agosto de 2014, finalizando la primera fase el 26 de diciembre del mismo año.

La intervención arqueológica de la segunda fase en campo comenzó el 25 de Noviembre de 2015 y finalizó el 22 de Julio de 2016 que familiares, equipo técnico y asociación procedieron a cerrar la fosa con arena a la espera de su hormigonada que se realizó con el costo económico a cargo de la gerencia de Cemabasa el día 3 de Abril de 2017.

A continuación voy a daros información de los resultados arqueológicos y antropológicos:

Se han abierto los 31 metros de  longitud total que mide la fosa, de 2,50 de ancho y por 1,60 de profundidad.

•Total individuos exhumados: 185

◦141 inhumaciones primarias

◦44 inhumaciones alteradas (estaban al final de la fosa por las obras de hormigonado, sabemos que fue en 1999 y que su costo fue de 125 millones de pesetas, estamos investigando quienes eran los responsables en los distintos cargos políticos y el silencio de éstos ante tal aparición, la investigación está muy avanzada y cuando tengamos datos fidedignos lo denunciaremos con nombres y apellidos).

El 1º cuerpo se exhumó el 21-Octubre-2014 y el último el 22-Julio-2016

•Demografía (inhumaciones primarias)

◦139 sujetos masculinos

◦2 femeninos (uno dudoso)

◦Predomina el sector por debajo de 30 años y destacan 9 sujetos en torno a 17 años

•Episodios violentos: 152

◦78,72 % de individuos con episodios violentos detectados

◦58,15 % con orificios

◦39,72 % con fracturas perimortem

◦10 % con balística

Para finalizar este apartado de información vamos a dar a conocer el resultado final económico de todo el proceso de la exhumación de la fosa:

Coste total – 53000 euros  desglosados de la siguiente manera:

            1ª fase - subvención de la Junta de Andalucía de 15000 euros -  (excavación y exhumación)  2014-2015 

2ª fase  -subvención de la Junta de Andalucía de 18000 euros   - (excavación y exhumación)  2015-2016 

3ª fase - subvención de la Diputación de Cádiz de 10000 euros  - estudio antropológico en laboratorio y estudio de materiales asociados en la exhumación de 90 cuerpos - 2016-2017

4ª fase- subvención de la Diputación de Cádiz de 10000 euros   - estudio antropológico en laboratorio y estudio de materiales asociados en la exhumación de 95 cuerpos y recogida de muestras óseas 2016-2017.

 

Las muestras de ADN de los restos óseos se recogieron el 23 de Marzo de 2017 y de los familiares el 6 de Mayo de 2017.

El 6 de Octubre del mismo año la Asociación y el Director General de Memoria Democrática, Francisco Javier Giraldez nos desplazamos a Granada para la entrega de las pruebas al laboratorio Genyos para sus correspondientes análisis, creemos que pronto tendremos noticias de los resultados.

 

Hemos querido dar una información que sea precisa, detallada y por supuesto transparente para conocimiento de todos y con la idea de no olvidar lo que pasó en nuestro pueblo, aquí no hubo guerra, solo represión, represión por parte de esta jauría de criminales fascistas.

Queremos recuperar sus vidas, sus nombres, que Puerto Real y el mundo entero sepan que existieron, que tenían familia, que tenían sus sueños y sus esperanzas, que fueron cercenadas de golpe y que murieron injustamente, les arrebataron sus vidas pero no pudieron eliminar sus ideas.

Desde luego también, a quienes perdieron su libertad, al padecer prisión, trabajos forzosos ó internamientos en campos de concentración dentro ó fuera de nuestras fronteras. También a quienes perdieron su tierra de nacimiento al ser empujados a un largo, desgarrador e irreversible exilio. Y a todos los que sufrieron represión durante la Dictadura Franquista.

A continuación voy a leer una poesía de Marisa Peña de Madrid y nieta de fusilado:

Mientras me quede voz

 hablaré de los muertos

 tan quietos, tan callados,

 tan molestos.

 Mientras me quede voz

 hablaré de sus sueños,

 de todas las traiciones,

 de todos los silencios,

 de los huesos sin nombre

 esperando el regreso,

 de su entrega absoluta

 de su dolor de invierno.

 Mientras me quede voz

 no han de callar mis muertos.

 

Para terminar darle las gracias a todos los que han colaborado en llevar a buen término la exhumación de esta fosa.

Esperemos que esta señaletica perdure durante muchísimos años para que quede constancia del genocidio que este pueblo padeció.

NI OLVIDO NI PERDON

Puerto Real 14 de Septiembre de 2018

martes, 11 de septiembre de 2018

BILLY EL NIÑO NO ACTUABA SOLO

 
 
BILLY EL NIÑO NO ACTUABA SOLO
Se calcula que España contaba con 22.000 policías de la Brigada Político Social en el año 1968. La policía política de Franco vigilaba a la oposición del régimen a través de detenciones, chivatazos… Y tenía como trabajo vocacional la tortura. Métodos represivos por los que conseguían controlar todo foco contra el régimen. Los boletines de la Dirección General de Seguridad, hacían un análisis de los diferentes partidos políticos, sindicatos y agrupaciones clandestinas. Comenzaban entonces las detenciones y sacas en comisarías que duraron “legalmente” hasta diciembre de 1975. Sadismo e impunidad sin ninguna base legal.
En pleno siglo XXI, muchos miembros de la BPS siguen campando a sus anchas. Nacieron a finales de la posguerra y sus víctimas siguen vivas. Rondas los 70 u 80 años pero en su juventud fueron verdugos en su máxima expresión. “Estas víctimas no pueden recordar bien quién realizaba los interrogatorios, cuántos participaban en las palizas y solo personajes muy destacados como el caso de Billy el Niño han arrojado datos para sacar conclusiones de cómo actuaban”, aclara el investigador Pablo Alcántara Pérez a Público. La amnesia provocada por el dolor no ha permitido hacer un balance global de la lista completa de miembros de la Brigada Político Social de finales del franquismo. “Es demasiado difícil poner caras y recordar las horas de aquellos interrogatorios a pesar de que hablamos de una etapa muy reciente como fue la Transición”, sentencia Alcántara.
Nueve de estos policías tienen ya abierta una causa por parte de la jueza María Servini dentro de la Querella Argentina: Antonio González Pacheco alias ‘Billy el Niño’, Jesús González Reglero, Atilano del Valle, Ricardo Algar Barrón, Pascual Honrado, Jesús Martínez, Benjamín Solsona, Félix Criado y Celso Galván Abascal.
Cumpliendo estrictamente el código militar
El magistrado Juanjo del Águila aclara en su estudio `Consideraciones sobre la Brigada Político Social del Franquismo’ el estrecho vínculo de la BPS con el ejército sublevado, que “persistió durante todo el régimen hasta diciembre de 1975”. Del Águila argumenta que “es público y notorio que entre ambas fechas la policía política actúo con detenciones y posteriores atestados de cientos de miles de detenidos que pasaban luego a disposición de los Jueces Instructores, nombrados por la Autoridad Militar de Mando- Capitanes Generales y Ministros del Ejército”.
La mitad de estos nombres tiene causas pendientes como ha sido el caso de uno de sus torturadores más destacados, Antonio González Pacheco alias ‘Billy el Niño’. La lista suma nombres y torturas por todo el país, aunque las zonas de mayor represión se concentraron en Asturias, País Vasco, Barcelona y Madrid.
-Asturias:
Claudio Ramos Tejedor y su títere Pascual Honrado de la Fuente
Asturias contó con protagonista principal en la Transición, el famoso comisario Claudio Ramos Tejedor. Los que lo conocieron en plena actividad, lo describen como un hombre inteligente que no se manchaba las manos ni de sangre ni empuñando una pistola ni para dar un golpe. Entre sus secuaces bien dirigidos se encontraba el policía Pascual Honrado de las Fuente.
El investigador Alcántara relata a Público que “De la Fuente fue uno de los principales torturadores franquistas en Asturias. En el BOE del 31 de julio de 1967 figura entre los inspectores a los que se otorga la Cruz del Mérito Policial con distintivo Blanco. Ya en 1977 es admitido en el Cuerpo General de Policía”.
Poco a poco, Honrado de la Fuente se convirtió en cómplice de Ramos, el único con el que compartió́ nombres y secretos. El éxito de Ramos se basó en la aplicación de un método de terror contra todo elemento antifranquista en Asturias. Sin embargo, su fallecimiento no permitió enjuiciarlo dentro de la Querella. Pascual Honrado sí que está la causa. La jueza Servini lo acusa “torturar a Gerardo Iglesias, exsecretario del PCE y ex Presidente de IU, que fue detenido por incitar a la huelga”.
-Valencia:
Benjamín Solsona, alias ‘el Galleta’
Solsona fue destinado a Valencia tras entrar en el cuerpo. En la ciudad todos le conocían con el seudónimo de “El Galleta”. Alcántara señala que fue “denunciado en varias ocasiones como torturador de trabajadores y estudiantes detenidos. Fue uno de los que destacó en los interrogatorios y torturas contra casi una veintena de universitario perteneciente al Partit Comunista del País Valencià, en 1971”. Su crudeza no tenía límites, teniendo a los jóvenes durante 18 días y 18 noches detenidos, sin  contacto con algún familiar en las instalaciones dela Jefatura Superior de Policía. Ni defensa.  Ya en democracia fue nombrado Jefe Superior de Policía de Bilbao en 1980. Servini lo acusa de haber participado en las torturas infligidas contra Juan José López Hernando y a Francisco Camarasa Yáñez en 1971 en Valencia.
-Barcelona:
Atilano del Valle
Atilano llega a Barcelona al inicio de la década de los setenta como inspector de la BPS. Alcántara apunta que la mayoría de los ex miembros de la BPS no fueron depurados al inicio de la dictadura, como ocurriría también en este caso. “El 3 de diciembre de 1975 se le concedió la Cruz al Mérito Policial con distintivo rojo”. Actualmente se encuentra fichado en la Querella. La juez le imputa el haber disparado y arrojado por la ventana a Miguel Jiménez Hinojosa tras su detención en Barcelona el 24 de abril de 1971. Con 23 años a Miguel le dispararían a bocajarro. Luego sería arrojado por la ventana. En aquella operación a Atilano lo acompañarían funcionarios como Francisco Rodríguez Álvarez.
Los hermanos Creix. Antonio Juan y Vicente Juan Creix
Los hermanos Creix también sembraron de pánico en Cataluña contra la clandestinidad. Su sadismo no tenía barreras en los interrogatorios de los sótanos de la Dirección General de Seguridad. Tanto Antonio Juan como Vicente se empleaban a fondo con golpes, puñetazos y cualquier arma punzante que le permitiera ejercer torturas, según se desprende de los testimonios de sus víctimas. Ambos sufrieron la represión republicana y se convirtiendo en espías del ejército de Franco en Cataluña.
Antonio Juan Creix estuvo destinado en los años 70 a Sevilla donde se conoce que no solo desmontó grupos clandestinos, también buscó a personajes de la talla del Lute. Fue Jefe Superior de Policía hasta 1974 en la capital andaluza hasta la apertura de un expediente que lo obligó a dejar el cargo.
Madrid
Antonio González Pacheco, alias Billy el niño
El magistrado del Águila destaca que “era el pupilo del Comisario Roberto Conesa”, siendo ya miembro del Cuerpo General de Policía.
Aún durante la dictadura, en 1974, un juzgado lo condenó a una multa por las coacciones y malos tratos infligidos al periodista Francisco Lobatón. A partir de 1977, pasó a ser integrado en la nueva Brigada Central de Información. En esta época se destacó en la lucha antiterrorista contra el GRAPO, en especial por la liberación del Presidente del Consejo de Estado, Antonio María de Oriol, que había estado secuestrado por el GRAPO. En julio de ese año el ministro de la gobernación, Rodolfo Martín Villa, le concedió la Medalla de plata al Mérito policial. En septiembre de 2013 la jueza argentina María Servini dictó orden internacional de búsqueda y captura contra él. La justicia argentina le reclama por un supuesto delito de torturas cometido contra trece personas entre 1971 y 1975
Roberto Conesa
Roberto Conesa Escudero, destacado funcionario de policía español, estuvo implicado en la represión política desde 1939 y en la detención de grupos como Mikel Azkue las Trece Rosas.
Alcántara señala que este policía fue mano derecha de Billy el niño. “Desde el principio hasta el final de la dictadura franquista, se dedicó a perseguir a toda la oposición al régimen. En sus inicios a las JSU, al PSOE y al PCE, después al movimiento estudiantil y el movimiento obrero y en los últimos años del franquismo, a la extrema izquierda y a grupos de lucha armada, como el FRAP”. Manuel Blanco Chivite, militante del FRAP, destacaría “la saña de su actuación y la evidente excitación que le producía llamaba la atención de los que sufrían”.
El investigador sentencia que ya en democracia “fue utilizado para resolver el secuestro de Oriol y Villaescusa por los Grapo en 1977”. Martín Villa, Ministro de Gobernación, le otorgaría la Medalla de Oro al Mérito Policial por el Ministro de la Gobernación.
Jesús González Reglero
Reglero ingresó en el Cuerpo en 1967. Formaría parte del grupo ‘Anti Grapo’' dirigido por Billy el Niño. La prensa lo calificaría como "uno de los más duros durante la época de la represión franquista". En 1979 pasa a la 'Brigada Antigolpista'. Servini lo acusa de “torturas contra los militantes antifranquistas Rodríguez Bonilla y Francisca Villar en febrero de 1975 en la sede de la DGS”. Bonilla lo cita en su querella. Cómo durante largas horas Reglero y su grupo lo golpearon por la espalda a Bonilla con cadenas y graves patadas en la entrepierna.
Ricardo Algar Barrón y Celso Galván Abascal
Algar entra en la Escuela General de Policía en 1969 y continúa con esta labor ya en democracia hasta el año 1988. Procesado en 1974 por un delito de lesiones durante el interrogatorio de Andrés González Somolinos, su caso también se encuentra en la Querella Argentina.
José María Galante Serrano declararía en su declaración como “Algar Barrón y Celso Galván Abascal participaron con malos tratos en su tercera detención, sufriendo además graves amenazas.
Celso Galván estuvo implicado, como miembro de la BPS, en la muerte del estudiante Enrique Ruano. En 1996, se sentaría en el banquillo por el caso Ruano. Francisco Colino y Jesús Simón, también estaban entre los policías implicados en el asesinato. Fueron absueltos por falta de pruebas. En democracia llegó a ser escolta de Franco y el rey Juan Carlos I.
Jesús Martínez Torres
Jesús Martínez Torres ha sido acusado por muchas de sus víctimas por aplicación de tortura y vejaciones a jóvenes luchadores antifranquistas. Muchos lo recuerdan como un “sádico” de largas patillas y “zapatos de tacón ancho" a causa de un grave complejo, tal y como señalaría el militante Mikel Azkue. Fue también acusado de torturador contra el militante antifranquista José Aznar Cortijo.
El triunfo del PSOE en las elecciones de 1982 le permitió ascender a Comisario General de Información responsable de la lucha "antiterrorista", siendo posteriormente imputado por los crímenes de los GAL.
-País Vasco:
Félix Criado Sanz
Criado Sanz fue uno de los primeros en pasar a la Escala Ejecutiva del Cuerpo Superior de Policía en los años de la posguerra. Inspector Jefe de la Brigada de Investigación Social de Bilbao. Recibió la Cruz del Mérito Policial en 1967.
Denunciado por "curas de Zamora" y por Jon Etxabe Garitacelaya, a quien tuvo en 1969 durante siete días, "salvajemente torturado junto con otros militantes y afectado por fuertes golpes…”.
Jesús Quintana Saracibar
Saracibar era capitán de la Policía Armada, al mando de las fuerzas que asaltaron la iglesia de San Francisco de Asís del barrio de Zaramaga en Vitoria en marzo del 76. Causaron la muerte por disparos de bala a cinco civiles e hirieron a otros 50. Está imputado por la Asociación 3 de Marzo Vitoria, Andoni Txasco y José Luis Martínez Ocio.
Manuel Ballesteros
Ballesteros comenzó su carrera en Valencia, al frente de la BPS.  En la madrugada del 11 de noviembre de 1968 participó en la detención y grave tortura de 36 militantes antifranquistas  En Valencia son muchos los que recuerdan el sadismo de este torturador.
A finales del régimen es trasladado a San Sebastián como uno de los “agentes más despiadados de la BPS”. Ballesteros había sido comisario jefe de San Sebastián en 1974. Más tarde pasaría a ser Jefe superior de Policía en A Coruña en 1976. Dos años más tarde ocupa el mismo puesto en Bilbao. Sin sufrir depuración llega de la mano de José Barrionuevo y Rafael Vera, a ser director del Gabinete de Información del Ministerio del Interior.
MARIA SERRANO
 

lunes, 10 de septiembre de 2018

DOÑA CLOTILDE LA EXGUERRILLERA QUE COMBATIÓ A FRANCO


Doña Clotilde, la ex guerrillera que combatió a Franco

Angelines Fernández, la intérprete del personaje “Doña Clotilde”, era una española nacida el 9 de julio de 1922 y que se fue a México en 1947, tierra en que falleció, víctima de un cáncer, el 25 de marzo de 1994.

La salida de María de los Ángeles Fernández Abad desde su tierra tuvo una razón muy lógica.

Los esbirros de Francisco Franco Bahamonde, el asesino que gobernó décadas a España, se habían informado -después de años- que Fernández trabajaba para la guerrilla española.

Fernández era una combatiente revolucionaria, una mujer tan valiente que se jugó su vida durante años por la noble causa en ayudar a expulsar al tirano del gobierno.

Roberto Gómez Bolaños fue quien, por mediación de Valdés, le abrió las puertas para que Fernández alcanzara la fama a nivel mundial personificando a doña Cleotilde, LA BRUJA DEL 71. El de 71 se debe, precisamente, a que la serie empezó a transmitirse en 1971.

María de los Ángeles Fernández Abad trabajó 23 años en EL CHAVO DEL 8, para dedicarse enteramente a tal personaje, dejó todos sus otros trabajos de actriz.

Trabajó en películas junto con Cantinflas y Arturo de Córdova durante la Época de Oro del Cine Mexicano.

Es difícil imaginarse a Angelines Fernández en su lucha contra una dictadura tan espantosa como la de Franco, pero allí estuvo. Reconocerla como una combatiente revolucionaria, además de una interesante actriz, es hacerle justicia.

Los revolucionarios del mundo -y en especial los de la Guerra Civil Española y de América- le deben recordar.

María de los Ángeles Fernández Abad, reiteramos, fue una gran combatiente guerrillera durante años contra el asesino Francisco Franco Bahamonde…qué valor tenía ella siendo una niña primero y una jovencita luego.

Una merecida inmortalidad acompaña a Fernández. Su vida actoral y su paso como combatiente de una causa muy noble le dan ese espacio.

Talento, conciencia revolucionaria y valentía, al fin de cuentas. Eso era ella.

Jose Martinez Fernandez

 


 

sábado, 8 de septiembre de 2018

RECORDATORIO DE 1999 - JORNADAS CULTURALES SOBRE LOS ASESINATOS DE LA GUERRA CIVIL EN PUERTO REAL


RECORDATORIO DE 1999: Jornadas Culturales sobre los asesinatos de la guerra civil  en Puerto Real.

Con motivo del 63º aniversario de los fusilamientos en Puerto Real, el Sindicato Oficios Varios después de una larga investigación casi de dos años en los archivos municipales y provinciales, decidió recordar dichos hechos con dos actos que se desarrollaron los días 7 y 8 de septiembre de 1999.

Estos consistieron en una charla debate el día 7 sobre la “Guerra Civil y represión 1936-1939”, a cargo de José Luís García Rúa que diserto sobre el tema a nivel nacional y Pepe Gómez que lo hizo local, el acto se desarrollo con un salón repleto de público más de 200 personas, luego se paso al coloquio en el que intervinieron muchos de los asistentes.

El día 8 a las 18 horas convocamos una rueda de prensa para explicar los pormenores del acto y un análisis de los hechos, asistieron todos los medios de comunicación locales, prensa, radio, etc..

Más tarde a las 20 horas se descubrió una placa de mármol en recuerdo a todos los hombres y mujeres que fueron fusilados en este pueblo, la placa está inscrita con el siguiente texto:

“ En memoria de todas aquellas personas que fueron vilmente fusiladas en 1936 por el régimen fascista. Hombres y mujeres que son parte fundamental de la historia de nuestro pueblo, cuyo comportamiento ejemplar en la defensa de sus derechos les llevo a la tumba. Para ellos nuestra gratitud y homenaje. Que la tierra les sea leve. Puerto Real 8 de Septiembre de 1999”.

Antes de descubrir la placa intervino José Luís García Rua como secretario general de la A.I.T., expresando un saludo a los asistentes y terminando su intervención leyendo una carta escrita por Francisco Ascaso, recogida del libro “La C.N.T. en la revolución española”, de José Peirats.

Luego Juan Alarcón recordó y analizo todo lo sucedido en el pueblo, denunciando a los fusiladores y la masacre que hicieron con todas las personas honestas y trabajadoras que solo por defender sus derechos los llevaron al paredón.

A continuación se descubrió la placa por parte de Juan Alarcón y su hermana Isabel, como hijos de padre fusilado ante más de 200 personas, que aplaudieron fuerte y con rabia por lo que aquello representaba, el acto fue muy emotivo, bastantes personas derramaron lagrimas y otras muchas con caras de emoción.

Todos los presentes agradecieron el recordar y homenajear a esas personas que fueron parte fundamental de la historia del pueblo que tan olvidados han estado.

El acto se cerró agradeciendo la asistencia al mismo y reforzar así el sentir de la C.N.T. de repudiar estos fusilamientos y contra el fascismo.

Puerto Real a 14 de Septiembre de 1999.

IGUALDAD OCAÑA SANCHEZ - MAESTRA RACIONALISTA


Igualdad Ocaña Sánchez – maestra racionalista
 El 7 de septiembre de 1912 nace en Almería (Andalucía, España) la maestra racionalista anarquista Concepción Ocaña Sánchez, más conocida como Igualdad Ocaña Sánchez. Era hija y hermana de pedagogos anarquistas de Almería exiliados en Francia huyendo de la represión.
Su numerosa familia estaba formada por los padres (Antonio Ocaña y Carmen Sánchez), ocho hermanos (Salvador, Fraterna, Igualdad, Alba, Naturaleza, Libertad, Floreal y Armonía), los abuelos y algunos tíos. A partir de 1924 vivió primero con su familia a Mazamet (Languedoc, Occitania) y poco después en París (Francia), donde permanecieron unos años, fue a la escuela y aprendió el francés.
En 1931, después de ocho años de exilio, con la proclamación de la II República española, después de un tiempo en Cartagena (Murcia, España), la familia se trasladó al barrio de la Torrassa de Hospitalet de Llobregat (Barcelonès , Cataluña), donde su padre, constructor de pozos, había encontrado trabajo. Ella se incorporó con su hermana Naturaleza en la Escuela Moderna de la Torrassa, donde introdujo enseñanzas pedagógicos (música, literatura, artes plásticas, etc.) aprendidos en Francia, y también trabajó de costurera en casa.
 Ese mismo año de 1931 fue nombrada vocal del Sindicato de Artes Gráficas de Barcelona de la Confederación Nacional del Trabajo (CNT) y en julio hizo mítines en varias poblaciones maresmenses (Arenys de Munt, Malgrat de Mar, Sant Pol de Mar y Tordera). A finales de 1931 participó en una comisión creada para fundar un grupo de mujeres de apoyo a los presos.
En estos años formó parte del grupo anarquista "Amor y Voluntad". Tuvo como compañero el destacado militante anarquista Severino Campos Campos, que durante un tiempo ejerció de maestro en la escuela racionalista de la Torrassa. En 1939, con el triunfo franquista, pasó con su familia en Francia. Después de un tiempo de penalidades, en 1940 con su compañero emigró a Ciudad Trujillo (actual Santo Domingo, República Dominicana) y Pedro Sánchez (El Seibo, República Dominicana), luego a Panamá y, finalmente, con su hijo Helenio Campos Ocaña, en México.
En 1975, tras la muerte del dictador Francisco Franco, la pareja regresó a Cataluña, donde continuó militando en el movimiento libertario, residiendo a partir de esta fecha intermitentemente entre Barcelona y México. Colaboró ​​en diferentes publicaciones periódicas libertarias, como Solidaridad Obrera. Igualdad Ocaña Sánchez murió el 4 de octubre de 1990 en Cuernavaca (Morelos, México). El archivo personal de la familia Campos-Ocaña fue depositado en la Fundación Anselmo Lorenzo de Madrid.

jueves, 6 de septiembre de 2018

JORNADAS CULTURALES DE MEMORIA HISTORICA EN PUERTO REAL


XIII HOMENAJE A LOS ASESINADOS DE LA GUERRA CIVIL EN PUERTO REAL
 
Estimado/a:
 
Por la presente te informo que con motivo del XII Aniversario en homenaje a las personas que fueron asesinadas por el régimen franquista, nuestra Asociación ha organizado este año unas Jornadas de Memoria Histórica con el siguiente contenido:
 
Día 13 de Septiembre: Conferencia sobre los trabajos en la fosa común que informaran el arqueólogo y el antropólogo responsables de la exhumación.
Lugar:  Centro Cultural San José, calle Real nº 96 Puerto Real
Hora:  7 de la tarde
 
Día 14 de Septiembre: Inauguración por parte de la Junta de Andalucia del monolito en la fosa común como Lugar de Memoria
Lugar:  Fosa común del Cementerio
Hora:  11 de la mañana
 
Día 16 de Septiembre:  XIII Homenaje a los asesinados de la guerra civil por la Asociacion de Puerto Real
Lugar:  Monumento del Cementerio
Hora:  11 de la mañana
 
 
Esperando vuestra asistencia a estos actos que se presentan interesantes tanto para los familiares, Asociación, ciudadanos y amigos, entre todos conseguiremos que estos no sigan en el olvido, que recuperemos sus vidas, sus nombres, que Puerto Real y el mundo entero sepa que existieron, que tenían familia, que tenían sus sueños y sus esperanzas, que lucharon y dieron su vida por un mundo mejor, que se entierren dignamente como ellos se merecen y que son parte de la historia de nuestro pueblo.
 
También decirte que si quiere y puede, comuniques estos actos a demás asociaciones, organizaciones, familiares, amigos, compañeros, vecinos, etc., para que asistan y engrandezcan el homenaje que a ellos le dedicamos.
 
UN FUERTE ABRAZO
 
Asociación por la Recuperación de la Memoria Histórica Social y Política de Puerto Real
 
Puerto Real  Septiembre 2018
 

miércoles, 5 de septiembre de 2018

LA FOSA COMÚN DEL CEMENTERIO DE PUERTO REAL DECLARADA LUGAR DE MEMORIA


LA FOSA COMÚN DEL CEMENTERIO DE PUERTO REAL DECLARADA LUGAR DE MEMORIA
El Consejo de Gobierno ha aprobado incluir en el Inventario de Lugares de Memoria Democrática de Andalucía las fosas comunes de los cementerios de Puerto Real (Cádiz) y Baena (Córdoba), así como la Plaza de la Constitución de esta última localidad.
La decisión se adopta de acuerdo la ley autonómica de 2017 que reconoce el carácter emblemático de los emplazamientos de la represión franquista en la Guerra Civil y la Dictadura hasta la consecución del Estatuto de Autonomía. Con los declarados hoy, son ya 54 los espacios de este tipo reconocidos en la comunidad autónoma.
La fosa común del cementerio de San Roque en Puerto Real representa uno de los máximos exponentes del trabajo desarrollado por equipos técnicos andaluces a partir de la colaboración entre administraciones y entidades memorialistas, que en 2016 permitió la recuperación de 185 cuerpos. Después de las del cementerio de San Rafael de Málaga, es la segunda mayor exhumada en la comunidad con metodología científica.
Los dos lugares declarados en Baena fueron los escenarios claves de los crímenes cometidos desde el 28 de julio de 1936 por las fuerzas sublevadas al mando del coronel Eduardo Sáenz de Buruaga. En el primero de ellos, la actual Plaza de la Constitución, tuvieron lugar los asesinatos de más de un centenar de personas entre ese día y el 30 del mismo mes. Las ejecuciones posteriores, hasta un mínimo total documentado de 365 personas, se sucedieron incluso durante la postguerra en el cementerio de Nuestra Señora del Buen Suceso, donde se ubicaría un enterramiento colectivo ilegal.
A la declaración de estos tres lugares seguirán próximamente las de otros diez en seis provincias andaluzas, cuya fase de valoración ya ha finalizado. Se trata de la fortificación del Estrecho, que atraviesa varios municipios del Campo de Gibraltar, en la provincia de Cádiz; el refugio antiaéreo de la Plaza de España de Villanueva de Córdoba, en Córdoba; la colonia de Víznar, en Granada; el convento de Santa Úrsula de Jaén, el campo de concentración de Santiago e Higuera de Calatrava, y la cárcel vieja de Úbeda, en la provincia de Jaén; el Palacio de la Aduana, en Málaga, y la Jefatura Superior de Policía y la sede de la Capitanía General de la Gavidia, así como el lugar donde el trabajador Francisco Rodríguez Ledesma fue herido de muerte en Sevilla, en 1978.
Conforme a la legislación autonómica sobre la materia, el procedimiento de declaración conlleva un informe exhaustivo sobre el enclave, su evolución histórica y la narración de los hechos que motivan su reconocimiento, con los datos sobre las personas e instituciones que se vieron involucradas. Si se trata de un emplazamiento público, la Administración pública titular está obligada a garantizar su identificación, señalización, preservación y, en el caso de que experimente alguna transformación de importancia, a mantener una huella o registro permanente que sirva para recordar los hechos relacionados con el sitio.
Los Lugares de Memoria Democrática se inscriben en un inventario específico de carácter público que contiene la documentación de cada emplazamiento y la adicional que se pueda generar y sea de utilidad para estudios e investigación.
Fuente: Junta de Andalucia

martes, 4 de septiembre de 2018

LOS ESPAÑOLES EN LA LIBERACION DE PARIS 1944: TESTIMONIO DE UN ANARQUISTA ESPAÑOL


LOS ESPAÑOLES EN LA LIBERACION DE PARIS 1944 – TESTIMONIO DE UN ANARQUISTA ESPAÑOL

En el cuarto piso de un viejo caserón del XIX distrito de París es donde reside Manuel Lozano. Uno de esos viejo caserones achaparrados y centenarios, como todavía se hallan en ciertos distritos de París, y que evocan irresistiblemente el universo dostoïevskiano o el de Eugenio Sue. En cada rellano de escalera, se espera uno a ver aparecer a Raskolnikov, despavorido y sanguinolento, terminado de cometer su  crimen.

En el piso de Manuel, son radicalmente diferentes las imágenes que se fijan al espíritu. Apenas atravesado el umbral, el mundo del gran escritor ruso deja la plaza libre al de Cervantes. Es que el parecido entre el dueño del sitio y el inmortal “Caballero de la triste figura” es sorprendente: la misma delgadez de cuerpo, la misma altura soberana un poco encorvada; el mismo idealismo también, intransigente y utópico.

Sobre las paredes cubiertas de innumerables dibujitos, abstractos sobresalen los recuerdos, testimonios de un pasado poco común: fotografías, claro, pero también condecoraciones militares y citaciones diversas. Una de ellas llama particularmente la atención, la que atribuye al “soldado Manuel Lozano” la cruz de guerra. Lleva en la cabecera el membrete de la segunda división blindada, está fechada el 31 de octubre de 1944, y firmada por el general Leclerc.

Manuel recuerda. Hace cuarenta y un años, el 24 de agosto de 1944, un destacamento de la segunda división blindada, mandada por el capitán Dronne, marchaba en silencio hacia París. Manuel iba a la cabeza del convoy, en el coche de mando, justo delante del jeep del capitán. Hacia las nueve menos cuarto de la tarde, se franquea la Puerta de Italia. El vehículo en el cual van Manuel, cuatro soldados más, españoles también, y un subteniente francés, es el primero de las fuerzas aliadas en entrar en la capital ocupada.

SU PAIS QUE YA NO RECONOCE

Todo empieza en julio de 1936, cuando los ejércitos españoles de Africa, rápidamente puestos a disposición del general Franco, deciden sublevarse contra el gobierno leal de la República. En ese mes de julio tórrido, Manuel trabaja en los vastos viñedos alrededor de Jerez de la Frontera, su ciudad natal. A los 19 años, ya es miembro, desde 1932, del sindicato de arrumbadores, y frecuenta las Juventudes Libertarias. Por eso, nada de asombroso si Manuel, cuando Jerez cae bajo el dominio de los rebeldes, se escapa para juntarse con las fuerzas del ejército republicano.

Las vicisitudes de la guerra van entonces a conducirlo a muchos frentes, de Málaga a Murcia, pasando por Granada, Marbella, Almería y Alicante. En marzo de 1939, es la derrota de los republicanos. Manuel, como millares de sus compañeros de infortunio, decide irse de España, su país que ya no reconoce. El 28 de marzo, se embarca entonces a bordo de la “Joven María”, y el primero de abril, la silueta tranquila del puerto de Orán, territorio francés en aquella época, se perfila en fin al horizonte. La esperanza es inmensa: después del infierno de los combates y la amargura de la derrota, la libertad sólo está a unas leguas de distancia. La realidad, desgraciadamente, será diferente.

“Había un montón de barcos cargados de refugiados. Las autoridades no les permitían bajar, ni les suministraban. Había muchas enfermedades…”

No obstante, Manuel y sus compañeros consiguen desembarcar y perderse entre la muchedumbre abigarrada que transitaba por Orán en los años cuarenta. Enseguida se dan cuenta de la extrema precariedad de su situación. Refugiados clandestinos, sin hablar ni una palabra de francés, y sobre todo, sin un céntimo en el bolsillo, ¿qué podían hacer?, ¿adónde podían ir?

“En el puerto, cuenta Manuel, un viejo pescador nos había indicado la dirección de un hotel donde, si teníamos dinero, aceptarían alojarnos y darnos de comer. Pero no teníamos otra cosa que una vieja cartera llena de documentos inútiles. Sin embargo, fuimos a ver al propietario a quien yo le dije (hablaba español) que la cartera tenía dinero con el cual podríamos pagarle. El me creyó, sin ninguna sospecha, nos ofreció  de comer, y luego, nos condujo a nuestra habitación”.

¡ESTO NO ES UN HOTEL!  ¡ES UN CAMPO DE CONCENTRACION!

La aventura, empezada bajo los menores auspicios, se terminaría rápidamente tomando otro cariz. Al día siguiente de su llegada, mientras se está paseando por las calles animadas de Orán, Manuel es detenido por la policía e inmediatamente encerrado en un campo reservado a los refugiados españoles clandestinos. El refiere:

“En los muelles de Orán, había unos hangares donde metían unas mercancías. Allí habían instalado un campo, rodeado de alambre de púas y vigilado la noche y el día  por la guardia móvil y por Senegaleses. Las condiciones de vida eran terribles. El segunda día de mi detención, pedí hablarle al director del campo. Era de origen árabe, pequeñito, bien vestido de blanco, pero muy cínico. Yo le dije que quería jabón y una toalla para lavarme. Y el tío, con las manos en los bolsillos, empezó a dar vueltas y se echó a reír: ¿Tú te crees en un hotel? ¡Esto es un campo de concentración!

No hay que imaginarse que Manuel vivió allí una experiencia única. A partir de 1939, son centenares de millares de refugiados españoles huyendo del terror franquista que las autoridades francesas encierran sistemáticamente en lo que no se puede llamar sino campos de concentración.

Había muchos de esos campos en Africa del Norte. Había muchos más todavía en el mediodía de Francia, en particular en el departamento de los Pirineos Orientales, y los nombres de Barcarés, Saint-Cyprien o Argelès siguen resonando en la memoria de los antiguos refugiados españoles tan siniestramente como Drancy o Struthof en la de otras víctimas de los campos de concentración. Pues teniendo en cuenta los testimonios de estos refugiados y los trabajos de los historiadores (1), las condiciones de vida y los tratamientos en esos campos eran realmente inhumanos, en todo caso indignos de las tradiciones democráticas y liberales de Francia.

Por su parte, Manuel conocería cinco campos diferentes, en Argelia y en Marruecos. El régimen es parecido al de los trabajos forzados: todos los días, hay que manejar el pico y la pala, en las minas y en las canteras.

“LES DABAMOS MIEDO A LOS OFICIALES…”

La liberación llega en noviembre del 42. Cuando los Angloamericanos desembarcan en Africa del Norte, firman un pacto con Darlan (próximo colaborador de Pétain que se hallaba aquí por casualidad), suprimen los campos, y ponen en libertad a los prisioneros. Se crean entonces los Cuerpos Francos de Africa, siendo todos sus miembros voluntarios antifascistas de diferentes horizontes. Italianos, Españoles, etc. Manuel es uno de ellos. Comienza entonces la larga y difícil campaña de Africa durante la cual los Cuerpos Francos de Africa, incorporados a la segunda división blindada, se distinguirían tomando Bizerta en abril del 43.

En la división Leclerc, Manuel formaba parte de la novena compañía del Tercer Regimiento de Infantería del Tchad, una compañía bastante diferente de las demás en la medida en que era compuesta casi exclusivamente por Españoles. En ella estaban representadas todas las familias políticas de este amplio Frente Republicano que, durante tres años, había combatido desesperadamente la rebelión franquista: republicanos moderados, socialistas, comunistas, y desde luego, anarquistas, los más numerosos.

En su libro de Recuerdos publicado el año pasado (2), el capitán Dronne, a quien  Leclerc le atribuyó, en el mes de agosto del 43, el mando de “la nueve”, dice de los voluntarios    españoles    que    “eran    magníficos    soldados,    guerreros    valientes y experimentados…” (P.262). También cita una frase de Leclerc referente a ellos: “Todo el mundo les tiene miedo…”

Esta afirmación de Leclerc choca a Manuel. El exclama: “Nosotros les dábamos miedo a los oficiales porque los poníamos a prueba antes de darles la confianza. Si ellos chaqueteaban, nos negábamos a obedecerles. Por eso nos tenían miedo todos los oficiales franceses”.

“LOS ALEMANES PAGABAN LA MANTEQUILLA BIEN CARO…”

En el mes de mayo de 1944, es el embarco para Inglaterra, con vistas a la  vasta ofensiva aliada que, a esas fechas, aún no está prevista para el 6 de junio. Manuel pondrá sus pies por primera vez sobre el territorio francés el 4 de agosto, en compañía de todas las tropas de la segunda división blindada.

En su libro de Recuerdos, el capitán Dronne cuenta algunas anécdotas sorprendentes que sitúan los acontecimientos en un contexto al cual la imaginería un poco idílica de esa época, llena de alborozo y de efervescencia populares, no nos tenía acostumbrados.

Así, por ejemplo, es encuentro, el 5 de agosto, con una vieja campesina normanda (P.274-275):

“… El acento español debe sorprenderla a nuestra interlocutora. Hay que arrancarle las respuestas (…)

-              ¿Usted debe estar contenta de hallarse liberada? Silencio. Insisten:

¡Usted estará contenta por lo menos de haber sido desembarazada de los alemanes!

Ella levanta la cabeza y contesta lentamente:

Los señores alemanes eran bien amables, pagaban la mantequilla bien caro”. Más adelante, página 292:

“… He enviado a Baños y a algunos hombres con bidones para comprar gasolina. Ellos entraron en una casa de campo. Un viejo labrador fue a llenar los bidones y se los trajo.

¿Cuánto?, preguntó Baños.

Los alemanes pagaban 250 franco Baños.

Pero no van ustedes a cambiar los precios, exclamó el tío enfadado?

En fin, página 296:

“Los soldados me han señalado que algunos civiles han emprendido la visita sistemática de los vehículos alemanes abandonados, para hacer “recuperación”, en particular para recoger las baterías”.

Cuando a Manuel se le recuerda estas anécdotas, él asienta con fuerza: “¡Eso es cierto! En Ecouché, yo vi a un tío que entraba en todas las casas con un saco, para robar”.

¿Y los aplausos, el recibimiento caluroso y entusiasta de la población, el alborozo? “Eso era en las grandes ciudades, pero no en las zonas rurales”.

EL ENCUENTRO CON LECLERC

Del 4 al 19 de agosto, la segunda división blindada libra su batalla en Normandía: Alençon es liberada, y luego, después de siete días de violentos combates, Ecouché. El 19 de agosto estalla la insurrección de París. El 22, el general Leclerc recibe del general Bradley, su superior jerárquico, la autorización de ir a París. El 23, la división se pone  en movimiento y se dirige hacia la capital.

Pero los alemanes resisten. Las escaramuzas son frecuentes, en Longjumeau, Antony, Fresnes. Retardan el avance del convoy. El 24, los combates continúan. Son particularmente difíciles en la Croix-de-Berny, a una docena de kilómetros de París. El capitán Dronne consigue no obstante romper el cerco con su compañía y, al ver que ante él es libre el camino, decide lanzarse para llegar a la capital lo más pronto posible.

Pero súbitamente, Dronne recibe la orden, por radio, de parar su avance y replegarse sobre el eje, a unos seiscientos metros al sur de la Croix-de-Berny. Juzgando absurda esta decisión. Dronne se niega a obedecer y continúa su camino. Pero la orden es repetida dos veces, con vigor, y el capitán Dronne obedece finalmente.

Ocurre entonces el célebre episodio del encuentro con Leclerc, que califica la orden de “estúpida” y le ordena a Dronne lanzarse sobre París, con las tropas que pueda reunir, y sin preocuparse de nada sino de llegar cuanto antes al corazón de la capital.

UNA SORPRENDENTE IMPRECISION

Aquí se presentan dos cuestiones que las diversas fuentes consultadas no permiten claramente dilucidar.

La primera consiste en saber quien dio la orden al capitán Dronne de replegarse hacia la Croix-de-Berny, y por qué razón. Los historiadores y los actores de esos acontecimientos dan prueba de una sorprendente imprecisión sobre este mundo. Manuel tiene la convicción de que fue del estado mayor del general Leclerc de donde vino la orden. Mas entonces, ¿quién tenía interés, dentro del estado mayor, en dar una orden que el propio general Leclerc iba a anular unos minutos después y que, sin esa intervención, hubiese probablemente impedido al capitán Dronne y a la nueve que llegaran los primeros a París? Y sobre todo, ¿por qué?

Se pueden avanzar dos hipótesis, entre las más probables.

La primera es que la orden de replegarse sobre la Croix-de-Berny correspondía a preocupaciones estrictamente militares, al estimar el estado mayor que la dificultad de los combates alrededor de Croix-de-Berny justificaba que el destacamento de Dronne volviese hacia atrás y viniese a prestar su ayuda. Para Manuel, quien, recordémoslo, se hallaba en las primeras filas de la nueve, esta explicación es altamente improbable:

“No había ningún peligro en la Croix-de-Berny. No existía ninguna resistencia. No había nada, nada, nada. El camino estaba libre”

De hecho, en su libro de Recuerdos, el capitán Dronne no precisa en absoluto que tuvo que combatir, una vez llegado al punto de destino fijado, cerca de la Croix-de-Berny.

No es menos incierta la segunda hipótesis, pero es más subversiva. Puede ser que la orden fuese dada por uno varios miembros del estado mayor del general Leclerc, inquietos por ver una compañía constituida casi exclusivamente de Españoles, anarquistas en su mayoría, entrar la primera en la capital. En suma, esta explicación no es la más extravagante. La reciente polémica suscitada en Francia por la película de Mosco sobre el asunto del grupo Manouchian (3) recuerda bien que las consideraciones nacionalistas no estuvieron ausentes, ni mucho menos, en los combates de la resistencia y de la liberación.

Una segunda cuestión, de menor importancia, consiste en saber por qué razón el general Leclerc designó a Dronne, luego la nueve, para que entraran los primeros en París. Manuel no vacila un segundo: “Como Leclerc era un hombre experimentado, sabía que con una compañía de Españoles, podía estar tranquilo, por si acaso hubiese jaleo. Entre los soldados, y aparte de los oficiales franceses que habían tomado parte en la campaña de Africa, los Españoles solos conocían bien la guerra”.

En realidad, los hechos históricos obligan a reconocer que al escoger la nueve fue probablemente una consecuencia indirecta de la iniciativa del capitán Dronne, más  que el resultado de una confianza particular de Leclerc en la competencia militar de los Españoles. Iniciativa de Dronne, recordémoslo, que había consistido en sobrepasar la Croix-de-Berny, de modo que su compañía era la mejor emplazada para lanzarse la primera hacia París. No cabe duda que Leclerc hubiese dado la misma orden a  cualquier destacamento que se hubiese hallado en ese mismo sitio en esos momentos precisos.

El capitán Dronne y su compañía de Españoles, por lo tanto, fueron los que la suerte, en la persona del general Leclerc, escogió para que fuesen los primeros en entrar en la capital.

70% DE ESPAÑOLES EN LA TROPA QUE ENTRO LA PRIMERA EN PARIS

Curiosamente, es muy difícil determinar con precisión cuales fueron las tropas que acompañaron a la nueve y al capitán Dronne en su misión. Las diferentes fuentes consultadas, cuando no son contradictorias, son incompletas o excesivamente vagas. Es tanto más curioso cuanto que muchos actores de aquella época siguen viviendo, en particular el capitán Dronne, y que, por consiguiente, las informaciones no deberían faltar.

Sea lo que fuere, pienso que se puede, sin gran riesgo de errores, detallar como sigue la composición del destacamento que, ese 24 de agosto de 1944 hacia las nueve  menos cuarto, entraba en París, varias horas antes que el grueso de las tropas de la segunda división blindada:

Dos de las tres secciones que componían la novena compañía del Tercer R.M.T., la nueve, acompañadas del vehículo de mando en el cual iba Manuel, es decir once vehículos blindados en total.

Una sección de tres tanques Sherman que provenían de las primera y segunda compañías del Regimiento 501.

Una sección del cuerpo de ingenieros compuesta de dos vehículos blindados y dos camiones G.M.C.

Un jeep en el cual iba el capitán Dronne y su conductor.

En fin, ciertas fuentes informativas indican también la presencia de un vehículo blindado de reparaciones, incluso de una o dos ambulancias.

Procedamos ahora a una evaluación del destacamento con arreglo a las diferentes nacionalidades representadas. La sección de tanques y la del cuerpo de ingenieros las componían franceses, unos cuarenta hombres en total. (Manuel precisa que la mayor parte de los hombres del cuerpo de ingenieros, que él calcula en 25 más o menos, eran argelinos). Las dos secciones de la nueve la componían unos noventa hombres, todos españoles. El coche de mando iba ocupado por cinco soldados españoles, entre ellos Manuel, y un subteniente francés.

En resumen, el 70% por lo menos de los hombres que componían la tropa de Dronne eran españoles. Esto merece ya que lo señalemos. Digna de atención también es la elección de Dronne en lo que se refiere al emplazamiento de los diferentes elementos de su destacamento antes de la entrada a París: en cabeza, el coche de mando seguido por el jeep del capitán y de las dos secciones de la nueve. En la cola del convoy, los tres tanques y la sección de ingenieros.

Todo ello, en resumidas cuentas, no tendría mucha importancia si la mayor parte de  los historiadores y los escritores franceses de la liberación no se hubiesen ingeniado para ignorar, deliberadamente o no, no sólo el predominio, sino también la simple existencia de los españoles en el destacamento que, está bien comprobado, fue el primero que entró en la capital.

Entre las obras más conocidas, citemos la de Dominique Lapierre y Larry Collins (4) y la de Henri Michel (5). Ni una ni otra hacer la menor alusión a una cualquier presencia de españoles en el destacamento de Dronne. Mejor todavía, Henri Michel escribe página 131: “Sí, verdaderamente, Americanos, Franceses libres y F.F.I. (Fuerzas francesas del interior, la resistencia –NDLR-) son indisociables en esta victoria aliada que fue la liberación de París…” Hay en esta afirmación una preocupación por restringir el campo de los vencedores que es bien dudosa.

UNA VOLUNTAD DE OMITIR LA PRESENCIA DE LOS ESPAÑOLES

Admitamos sin embargo que a los autores de esas dos obras les hayan podido inducir en error fuentes de información comunes, falsas y incompletas.

La primera obra importante que se escribió sobre la liberación de París fue la Adrien Dansette, publicada en 1946 (6). En ella, Dansette no indica ninguna presencia de españoles al lado del capitán Dronne. Ahora bien, lo que se podía atribuir a una falta  de informaciones precisas y exactas en el caso de Lapierre y Collins y Henri Michel no puede serlo, en lo que se refiere a Dansette, sino a una voluntad de omitir, de pasar por alto una verdad histórica indiscutible. Por qué motivo: sin duda por oscuras preocupaciones nacionalistas., frecuentes en aquella época.

Sea lo que fuere, la omisión voluntaria de Dansette no da lugar a dudas. Ante las muchas partes que hacían constar la presencia activa de los españoles a la vanguardia de los combates, ¡el pretende que se trataba de marroquíes! Asimismo, Dansette afirma que fueron los tres tanques Sherman –cuyos nombres elocuentemente galos (Montmirall, Romilly y Champaubert) él cita con un placer evidente- los que llegaron primero al ayuntamiento de París, a la vanguardia del destacamento del capitán Dronne. Y ello a pesar de las numerosas declaraciones del propio capitán Dronne  según las cuales eran bien unos vehículos blindados repletos de combatientes españoles, y que llevaban nombres tan poco equívocos como “Madrid”, “Teruel”, “Ebro” o “Guadalajara”, los que iban en cabeza del convoy.

Es posible que el ostracismo que, en Francia, desde hace cuarenta años, afecta a los combatientes españoles de la liberación lo haya originado una información errónea al principio. Es posible, pero no es probable. Primero porque muchos testigos y actores  de aquellos acontecimientos viven todavía, y que la obra de Dansette no es la única fuente de documentación existente. Luego porque los escritores e historiadores franceses de la liberación más conocido han manifiestamente descuidados, cuando no la ignoraban, la participación decisiva de los españoles, mientras exaltaban de modo a menudo excesivo la de los combatientes franceses.

EL MITO DE LOS FRANCESES LIBERADOS POR ELLOS MISMOS

Al respecto, el “mito de los tres tanques”, lanzado por Dansette, ha sido un gran éxito. En la página 316 de su célebre obra, Dominique Lapierre y Larry Collins escriben: “En unos minutos, Dronne había constituido su pequeño destacamento. Este se componía de tres Sherman que llevan nombres de victorias napoleónicas, “Romilly”, “Montmirall”, y “Champaubert”, y media docena de vehículos blindados…”

Asimismo, es siempre chocante constatar a qué punto las fotografías que ilustran los libros sobre la liberación de París son minuciosamente escogidas de tal modo que se ponga en relieve tal acción de los F.F.I., tal hecho de armas de las Fuerzas Francesas Libres, etc. Y sin embargo, no faltan las fotografías de combatientes españoles, identificables por los nombres que llevan sus vehículos.

Así es como, progresivamente, se ha constituido el mito de “los franceses liberados por ellos mismos”. Mito inaugurado por de Gaulle con su célebre discurso del 25 de agosto en   el   ayuntamiento   de   París,   recogido   por   generaciones   de   escritores   y    de historiadores, luego asimilados por una comunidad nacional, frustrada de una victoria a la cual había participado sólo con circunspección.

En este consenso nacional alrededor de una tranquilizadora mistificación histórica al que ha venido a quebrantar, algunas semanas ha, la película de Mosco, cuyo interés reside menos en la acusación de Partido Comunista Francés respecto al grupo Manouchian, que en el recuerdo de los combates históricos que los trabajadores inmigrados llevaron a cabo en Francia contra el invasor nazi.

Sin duda, muchos franceses participaron valiente y activamente en los combates de la resistencia, interna y externa, contra el fascismo y el nazismo. Pero, seamos honrados, los franceses, en su mayoría, nuca abandonaron, durante esas horas decisivas, su inquebrantable pasividad.

“IR A BUSCAR A LOS COLABORADORES FRANCESES…”

Manuel tiene cabalmente conciencia de todos estos problemas que se presentaron inmediatamente después de la liberación. Pero afirma con energía que en aquella época, lo que más importaba era la lucha de todos contra los nazis: “No había problema de nacionalidades o de ideologías”.

No obstante, pequeños incidentes opusieron los combatientes españoles y sus camaradas de combate de las Fuerzas Francesas del Interior (F.F.I.). Incidentes que traducen, parece ser, dos concepciones divergentes de la guerra de liberación.

“En Ecouché, los F.F.I. cogieron prisioneros y los encerraron en un hangar, no dándoles nada de comer. Fuimos nosotros, los españoles, quienes les dimos pan y agua”.

Otro incidente, de la misma índole, ocurrió en el Bosque de Bolonia (cerca de París), donde se había instalado la nueve, tras el desfile del 26 de agosto en los Campos Elíseos:

“Vinieron muchas chicas, que decían que habían tenido relaciones con soldados alemanes. Y los F.F.I. venían a buscarlas para cortarles el pelo. Nosotros les dijimos a los F.F.I.: aquí no hay quien toque a una de estas mujeres. ¿Han salido con alemanes? Mientras no hayan delatado a nadie, no tiene importancia. Ir a buscar a los colaboradores franceses, no a estas pobres desgraciadas”.

“HUBIERAMOS LLEGADO HASTA BARCELONA”

Después de los violentos combates del 25 de agosto en París, luego el célebre desfile del 26 en los Campos Elíseos, el cual participó Manuel a bordo del coche de mando de la nueve, vendrá la liberación de Estrasburgo el 23 de septiembre, el paso por el  campo de Dachau, recientemente liberado por los americanos, luego la última etapa, Berchtesgaden, la más célebre guarida de Hitler. Anécdota divertida, fue un soldado de la nueve, Fernández, quien condujo hasta París el coche de Hitler, una mercedes blindada.

En el ánimo de los españoles sin embargo, no se había terminado la misión de la segunda división blindada.

“Habíamos entrado en la división Leclerc pensando que después de Francia, iríamos a liberar España”.

Primera desilusión, primer engaño. Más tarde, iban a desdeñar, incluso a negar el papel capital que habían desempeñado los españoles en la liberación de París y de Francia. Por el momento, les quitaban lo que, ante todo, había motivado su lucha: la esperanza de liberar España de un régimen que, con el de Salazar en Portugal, iba a ser el único fascismo histórico que no se hundió en el torbellino liberador desencadenado a raíz del derrumbamiento del III Reich.

Manuel recuerda: “Antes de Estrasburgo, comprendimos que no íbamos a liberar España. En mi compañía, la nueve, todo el mundo estaba dispuesto a desertar con  todo el material. Campos, el jefe de la tercera sección, tomó contacto con los guerrilleros de la Unión Nacional que combatían en los Pirineos. Paro la Unión Nacional estaba manejada por los comunistas, y tuvimos que renunciar”.

¿Pero si el caso no hubiese sido así, si los comunistas no hubiesen predominado en la Unión Nacional?

“Entonces hubiésemos embarcado la compañía, y no sólo la compañía, sino todos los otros batallones donde había españoles. Lo teníamos estudiado todo. Con los  camiones cargados de material, de gasolina, hubiéramos llegado hasta Barcelona. En tal caso, quién sabe si no se hubiese podido cambiar el curso de la historia…”

Laurent Giménez

NOTAS:

 

(1)          Vean en particular “Par-delà l’exil et la mort, les républicains espagnols en France”

(2)          “Carnets de route d’un croisé de la France Libre” por Raymond Dronne, 1984. Editions France-Empire.

(3)          En esta película recientemente difundida por la televisión francesa, se acusaba a la dirección clandestina del Partido Comunista Francés de haber denunciado su principal grupo de combatientes armados en París, el grupo Manouchian, exclusivamente compuesto de trabajadores inmigrados y de extranjeros, entre los cuales había algunos españoles, a los alemanes en 1943.

(4)          “Paris brûle-t.il? por Dominique Lapierre y Larry Collins, 1964. Robert Laffont.

(5)          “La libération de Paris” por Henri Michel, 1980. Editions Complexe.

(6)          “Histoire de la libération de Paris” por Adrien Dansette, 1946. Fayard. (Extraído de Evocación nº 13 -suplemento extraordinario- septiembre 1985)

 

(Extraído de Evocación nº 13 -suplemento extraordinario- septiembre 1985)