Facebook CNT Pto.Real

lunes, 3 de julio de 2017

SEGUNDO Y TERCER FUSILAMIENTO DEL LIBRO TRIGO TRONZADO


LIBRO TRIGO TRONZADO (La represión franquista 1936 en San Fernando – Cádiz)

Autor: JOSE CASADO MONTADO

SEGUNDO  Y TERCER FUSILAMIENTO

 

En el carro de los muertos ha pasado por aquí; Llevaba la mano fuera, por ella lo conocí.

BÉCQUER

Fue el día veintiuno de julio, tres después del golpe, cuando oímos el primer fusilamiento desde el cuarto alto de mi casa, donde dormíamos los cuatro hermanos mayores y  nos quedamos de piedra. Empezaban los fusilamientos en La Isla, era el comienzo de la mancha que nunca se lavó sobre el pueblo que había empezado a sacudirse las cadenas de la explotación y la miseria. Fue el primer crimen colectivo en nuestro pueblo y los arrastraron al inicio de aquella trágica fosa de nuestro cementerio, que en poco tiempo llegaría a ser tremenda. El barrio entero, el de la Plaza, se estremeció, por su proximidad al cementerio, y quedó sumido en el terror. Cuando horas después salíamos de nuestras casas y nos encontrábamos en la calle con los vecinos, no había cambio de impresiones, sólo unas miradas, las gentes no comentaban nada, había mucho miedo, que  duraría muchos años…

Detuvieron y llevaron a prisiones a cientos de isleños inocentes. La mayoría para el Penal de Cuatro Torres en La Carraca, otros al de La Casería y otros al Penal del Puerto de Santa María, lo que significaba un desplazamiento de familias hacia esos lugares, para llevarles aliento, mantas, ropa y comidas… cuando se dignaban autorizarlo.

De este segundo fusilamiento, primero en La Isla, no tengo ni la menor información, fueron de los que no dejaron rastro en ninguna parte, o más tarde fueron destruidos adrede. Lo que es cierto es que fueron fusilados y que nosotros escuchamos, como digo, las descargas y los tiros de gracia.

 

 

TERCER FUSILAMIENTO

 

No es un hombre, ni puede ser humano quien trata a otro injustamente.

Quien ante el pobre y el humilde es insolente, y del rico y el potente es cortesano.

Cerón

 

El día diecisiete de agosto, después de que  algunos creyeran que esos días de calma eran suficientes para apagar la sed de sangre de aquella jauría, hubo una sonada “saca”,  también seleccionados por el ignominiosos Don Juan Prieto, Capitán de Infantería de Marina y responsable de la prisión de la Casería, el maldito Penal, dirigidos hacia Puerto Real.

Fueron los siguientes:

   Francisco Rodríguez Lobato.

   José González Pallarés.

   José Moreno Cabeza. Jubilado de la Guardia Civil.

 

Protagonizaron una gesta valiente, exteriorizando sus ideas antes de morir, porque, aún con las esposas puestas, consiguieron luchar contra los cuatro falangistas armados que los conducían a Puerto Real para ser fusilados. La Isla entera supo que allí mismo, cerca del barrio de Jarana, fueron rematados, porque, como he dicho antes, los necios asesinos lo comentaban en el café de Pomar, del barrio de la Plaza. Entre ellos estaba el pésimo banderillero Collantes, así como Juanillo el de “La Nona”, también del barrio, joven desequilibrado y sádico que meses más tarde y después de ayudar a la “sagrada” tarea de fusilar, se alistó en La Legión y murió en el frente de combate,  seguramente no como un héroe…

 

CONTINUARÁ

 

 

 

No hay comentarios: