Facebook CNT Pto.Real

domingo, 25 de junio de 2017

LOS SUCESOS DE ARNEDO DURANTE LA II REPUBLICA 1932


LOS SUCESOS DE ARNEDO DURANTE II LA REPUBLICA 1932

El pueblo de Arnedo (La Rioja) vivió trágicamente, con un día de adelanto, los primeros Reyes republicanos. En la tarde del día 5 de enero de 1932 quedan muertos, por balas de mauser, sobre el suelo de la Plaza de la República cuatro mujeres, un niño de cuatro años y un hombre. Días después los muertos seguirían aumentando hasta once. El balance se completa con unos 45 heridos, que aunque salvaron su vida, quedaron para siempre mutilados.

El cinco de enero se declaró la huelga general en Arnedo. Y este mismo día se anuncia la resolución del conflicto con la intervención del propio Gobernador Civil Sr. Vidal Serrano que está en Arnedo en esta misma fecha. En señal de triunfo y de festejo se realiza una manifestación obrera.

 Manifestantes y guardias (16 ó 18 hombres en el zaguán del Ayuntamiento y diez hombres en los soportales del mismo) se encuentran frentre a frente en la Plaza de la República.

 ¿Qué sucedió, quién tiró la primera bala, de quién es la responsabilidad, ...? Las versiones oculares de personas de distintos matices políticos y profesionales, se inclinan por la Guardia Civil. Un dato aparece extraordinariamente claro, no obstante, que ya puso de manifiesto el entrevistador de "El Sol" al Gobernador de la Provincia, lo desproporcionado del encono contra los manifestantes. Para anular el posible impulso y fuerza del obrero (hombres, mujeres y niños) en manifestación triunfante sobre el caciquismo "responsable moral de la tragedia", no era necesaria la auténtica refriega armada de ese número de Guardias Civiles antes mencionado.

 Estos trágicos sucesos de Arnedo planearon constantemente en el ambiente político y económico riojano durante y después de la República. Su recuerdo, siempre negro, es el tema obligado para las derechas e izquierdas en todas las propagandas, ocasiones y acciones posteriores.

Esta explosión desastrosa y trágica estaba incubada desde las Elecciones municipales que trajeron la República.

 Un "patrón orgulloso" y autoritario, Faustino Muro, que supeditaba la permanencia de los trabajadores en su fábrica a la entrega de sus votos a los monárquicos, y unos obreros que querían ejercer con sinceridad el derecho al sufragio, fueron la causa inicial de la tragedia. La pugna entre la imposición caciquil de un patrono de derechas y la sinceridad de voto de unos obreros socialistas, se inclinó hacia el más fuerte.

 El patrono despidió a un trabajador, con el que se solidarizaron una docena más de obreros. Se ocupó del asunto el Partido y Sindicato Socialista, ahora en plena expansión, con sucesivas negociaciones de tipo legal, encontrando siempre la resistencia y el incumplimiento de arbitrajes por parte del Sr. Muro, que llegó a matizar que cerraría la fábrica antes que acceder a la admisión de los despedidos.

 Ni la Alcaldía de Arnedo, ni los sucesivos Gobernadors Civiles de la provincia, habían podido llegar a solucionar el problema durante más de diez meses. Cuando parecía llegada la solución, no por la cesión del Sr. Muro, sino por el acto desinteresado de otros patronos de la localidad que admitían a los obreros despedidos de "Calzados Muro" en sus propias fábricas, se produjo la catástrofe.


 

No hay comentarios: