Facebook CNT Pto.Real

domingo, 18 de diciembre de 2016

RECUERDOS DE FELIPE GONZALEZ


Recuerdos de Felipe González: “Gracias por lo que hicieron, gracias por España”

Artículo incluido en el dossier sobre Felipe González de #LaMarea43, que puedes adquirir en nuestra tienda

MADRID// 15 de julio de 1997. Hotel Miguel Ángel de Madrid. El salón está a rebosar. José Barrionuevo, exministro de Interior, presenta su libro 2001 días en Interior. A su izquierda está el expresidente Felipe González. Y llega su turno. Con mirada retadora y subiendo el tono de su voz se dirige a todos los presentes, pero especialmente a aquellos que estuvieron a su servicio durante la guerra sucia contra ETA, en los años del plomo, en los momentos en que los Grupos Antiterroristas de Liberación (GAL) llevaron a cabo 28 asesinatos contra algunos militantes de ETA y otros que fueron confundidos como terroristas o que pasaban por allí cuando las bombas y balas de los mercenarios buscaban víctimas.

Felipe González, que perdió las elecciones generales de marzo de 1996 a manos del popular José María Aznar por la corrupción y los GAL, sabe que es su momento. Las cámaras de televisión, muchas, y las de los fotógrafos, muchas más, buscan al dirigente socialista. Se acerca al micrófono y sin titubear lanza su proclama:

“Pepe [se refiere a Barrionuevo], Rafa [en alusión a Vera], señores generales [examina con sus ojos a Emilio Alonso Manglano, José Antonio Sáenz de Santamaría y Andrés Casinello], gracias, por lo que hicieron. Gracias, por España. Y hoy me toca decirles con claridad que hoy estoy aquí para dar la cara y querría darla por ustedes, para que ustedes no tuvieran que darla porque no lo merecen”.

A continuación se producen cinco retadores segundos de silencio, de silencio sepulcral en la sala. Barrionuevo mira a González, no sabe qué hacer, y el expresidente retoma la atención del público asistente y sentencia: “Gracias”.

El acto ha acabado. Y en las caras de Pepe, Rafa, Emilio, José Antonio y Andrés se siente, se aprecia un gesto de satisfacción y de complicidad con su exjefe, Felipe González.

Pepe era ministro de Interior cuando el 15 de octubre de 1983 los GAL secuestraron en Bayona (Francia) a los presuntos etarras José Antonio Lasa y José Ignacio Zabala, los torturaron en el cuartel de Intxaurrondo, les pegaron dos tiros y los enterraron en cal viva en Bussot (Alicante). El jefe era el coronel Rodríguez Galindo y tras esas acciones fue ascendido a general.

Rafa ejercía de secretario de Estado, controlaba los Fondos Reservados de Interior y en 1998 fue condenado a 10 años de cárcel por el secuestro del súbdito francés Segundo Marey a manos de los GAL.

Emilio Alonso Manglano, general y director del Centro Superior de Información de la Defensa (CESID, actual CNI). Bajo su mandato, y Felipe González como presidente, se puso en marcha lo que se conoció como el caso Escuchas, donde políticos, periodistas y jueces eran controlados telefónicamente por los servicios secretos. También se descubrieron los Papeles del CESID, donde se reflejaron las actuaciones de los espías españoles contra los terroristas de ETA y la puesta en marcha del GAL marrón de los militares.

José Antonio Sáenz de Santamaría, teniente general y exdirector de la Guardia Civil. Fue imputado por el juez Baltasar Garzón por su posible intervención en el asesinato de Ramón Oñaederra, que fue tiroteado el 19 de diciembre por cuatro mercenarios de los GAL en el bar Caiette de Bayona (Francia).

Y el general Andrés Casinello, más conocido en La Casa de los espías por El Gran Rubio, fue un hombre todoterreno. Sirvió a Franco, al almirante Carrero Blanco, Adolfo Suárez y Felipe González. En 1968, coincidiendo con el mayo francés, montó la Organización Nacional Contrasubversiva (ONC) para luchar contra la subversión de los estudiantes en las universidades españolas, antesala del SECED y del CESID. Casinello estuvo imputado por Garzón por haber participado, presuntamente, en la creación del GAL verde de la Guardia Civil.

En octubre de 1986 el general Casinello, que era jefe del Estado Mayor de la Guardia Civil, escribió un artículo en el diario ABC que título “A la señoría que corresponda”, en el que descalificaba a jueces, parlamentarios y periodistas.

Tuve el honor de ser uno de esos periodistas a los que se refería El Gran Rubio. Por aquellas fechas revelamos en la revista Interviú que existía un GAL verde cuya madriguera estaba en el cuartel de Intxaurrondo y que Rodríguez Galindo y el jefe de Estado Mayor sabían mucho de ese asunto. “Cada vez que sale un alumno de la Escuela de Periodismo, con el cascarón pegado a donde su señoría sabe, se le ocurre hablar del general Casinello (…) pensando que así van a echar otra vez a Nixon”, escribió. Felipe González dejó de ser presidente en marzo de 1996, unos diez años después del artículo de Casinello y de las revelaciones del GAL verde.

En aquel artículo del diario ABC, El Gran Rubio se desnudó y mostró sus convicciones: “Dicen que no soy un demócrata y lo dicen tan enfadados que a lo mejor tienen razón…¿Para qué querrán un demócrata en la Guardia Civil?”.

Once meses más tarde de haber hecho de presentador del libro 2001 días en Interior y de haber dado la cara por sus amigos, servidores y correligionarios, Felipe González vuelve a convertirse en actor principal, pero en otro escenario, el Tribunal Supremo. Declara como testigo y en el banquillo de los acusados están sentados José Barrionuevo y Rafael Vera.

El 29 de julio de 1998, la Sala Segunda del Tribunal Supremo dicta sentencia y condena a José Barrionuevo y a Rafael Vera a 10 años de cárcel por el secuestro de Segundo Marey. El 10 de septiembre, el trío formado por Barrionuevo, Vera y González se encamina hacia la puerta de la cárcel de Guadalajara, donde cumplirán condena. Unas 7.000 personas les vitorean, insultan a la prensa y Barrionuevo, con una rosa roja en la mano, se abraza a su jefe, mientras Vera hace el signo de la victoria.

El pasado 27 de julio se cumplieron 29 años del último asesinato de los GAL. Juan Carlos García Goena, un objetor de conciencia que se negó a hacer la mili, voló por los aires al poner en marcha su vehículo. Su mujer, Laura Martín, escuchó la explosión, bajó a trompicones la escalera de su casa y se encontró con su marido, muerto.

El caso García Goena, el último atentado de los GAL, todavía permanece vivo gracias a la tenacidad de esa esposa que quiere saber la verdad: “Tengo la convicción moral de que Felipe González es la X de los GAL y que él fue el principal responsable del asesinato de mi marido, Juan Carlos”.

Hoy, de nuevo, recuperamos aquellas palabras de agradecimiento del que fuera líder socialista a sus subordinados: “Pepe, Rafa, señores generales, gracias por lo que hicieron. Gracias, por España”. 

Antonio Rubio es periodista de investigación, profesor de la Universidad Rey Juan Carlos (URJC) y director del Máster El Mundo de periodismo.
Fuente: http://www.lamarea.com/2016/12/17/recuerdos-de-felipe-gonzalez-gracias-por-lo-que-hicieron-gracias-por-espana/

No hay comentarios: