Facebook CNT Pto.Real

martes, 6 de diciembre de 2016

MIGUEL GARCIA GARCIA - LUCHADOR CONTRA EL PISTOLERISMO EMPRESARIAL


Miguel García García – luchador contra el pistolerismo empresarial

 El 4 de diciembre de 1981 muere en Londres (Inglaterra) el militante anarcosindicalista y guerrillero antifranquista Miguel García García, también conocido como Miguel Ferrer. Había nacido el 3 de febrero de 1908 en Archena (Murcia, España). Fue hijo de un militante de la Confederación Nacional del Trabajo (CNT) incondicional de Salvador Seguí y que luchó contra el pistolerismo de la patronal en Barcelona. Huérfano a los 11 años, empezó a trabajar en un taller de vidrio y más tarde se dedicó a la venta de periódicos en la calle, participando en la huelga de vendedores, por lo que tuvo que huir a Perpiñán. En la capital de la Cataluña Norte trabajó en unas caballerizas, al tiempo que ampliaba su cultura. Al volver a la península en 1921 aprendió tipografía e hizo trabajos clandestinas de publicación para el sindicato anarcosindicalista. En 1922 ingresó en el movimiento libertario.

 Más tarde trabajó en la hostelería y fue uno de los fundadores del Sindicato Gastronómico de la CNT. En estos años formó parte de los grupos de acción contra la dictadura de Primo de Rivera. En 1926 se exilió en Francia (Trouville y París). Con la República se mantuvo al margen de los grupos de acción, pero con el levantamiento militar de julio de 1936 fue uno de los primeros en hacer frente a los fascistas, participando en el asalto de armerías y el asedio de los cuarteles. Marchó y luchar en el frente de Aragón (Tàrrega, Caspe, Belchite). En noviembre de 1936 se marchó al frente de Madrid donde permaneció 32 meses y fue herido. Después sería destinado a preparar militarmente dos batallones de estudiantes con los que luego combatió en Guadalajara, ocupando Brihuega tras la derrota mussoliniana. Al terminar la guerra se escondió en Valencia y Barcelona, ​​donde fue detenido el 9 de mayo de 1939 e internado en Poble Nou con Josep Sabaté Llopart.

 Después pasó 30 meses en el campo de concentración «Unamuno", cerca de Madrid. Condenado a seis meses, pena que había completo con la prisión preventiva, fue liberado en marzo de 1941 y se integró inmediatamente en la resistencia libertaria antifranquista con Josep Sabaté. En este año entró en contacto con los servicios secretos británicos que el enseñaron a falsificar documentos. A raíz del robo de una prensa pudo realizar numerosos documentos falsos para los compañeros. También participó con Francisco Sabaté Llopart (Quico) en el paso a la Península y en las cadenas de evasión de numerosos judíos y aviadores aliados. Ligado a la Federación Anarquista Ibérica (FAI), hacia el 1945, con Juan Pena, participó en la edición clandestina de su órgano de expresión, Tierra y Libertad, distribuyéndolo especialmente por Barcelona. Firme opositor a la línea colaboracionista, su grupo participó en numerosos golpes de mano (atracos de bancos, cobros de impuestos revolucionarios a industriales, etc.).

En septiembre de 1949 regresó a la Península enrolado en el "Grupo Talión» de Julio Rodríguez Fernández (El Cubano). El 9 de octubre de 1949 participó en el famoso robo del meublé «La Casita Blanca" de Barcelona, ​​con Pere Adrover Font, Josep Corral Martí, Manuel Fornés Marín, Francisco Martínez Márquez y Julio Rodríguez, y en el que se apropiaron de 37.000 pesetas. El 21 de octubre de 1949 fue detenido y el 6 de febrero de 1952 se condenado a muerte en Barcelona, ​​con Antonio Moreno Alarcón, Domingo Ibars Juanías, Josep Corral Martí, Ginés Urrea Piña, Pedro Adrover Font, José Pérez Pedrero, Santiago Amir Gruañas y Jordi Pons Argilés. Pero, después de pasar 38 días en la celda desde condenados a muerte, el 13 de marzo se le conmutó la pena por 30 años de cárcel. En un registro se le encontró una pistola y se le añadieron 20 años más a la pena, conociendo las mazmorras de varias prisiones (Alicante, Teruel, Carabanchel, San Miguel de los Reyes) y siempre intentando huir.

 En Carabanchel hizo amistad con el militante anarquista escocés James Stuart Christie. A partir de octubre de 1967, en el penal de Soria, guardó clandestinamente, hasta 1968, el manuscrito del futuro libro de Luis Andrés Edo La corriente, que este iba escribiendo en la cárcel. Liberado en 1969, se instaló en Londres, donde llevó una intensísima labor de propaganda antifranquista toda Europa, además de colaborar en la Cruz Negra Anarquista, de la que fue cofundador con Stuart Christie y Albert Meltzer, y de mantener el «Centro Ibérico» de Londres. También ayudó la revista libertaria Black Flag. Cuando murió Franco abrió una fonda en Barcelona en 1976 («La Fragua») que se convirtió en un foco del anarquismo barcelonés. Es autor de diversas obras, como Spanish Political Prisoners (1970 y 1975), Looking back after 20 years in jail (1970, 1974 y 2002, y también traducido al francés), Franco s Prisoner (1972), Spanien-Kampf und Gefangenschaft ( 1939-1969) (1975), Miguel García s Story (1982), entre otros.

No hay comentarios: