Facebook CNT Pto.Real

miércoles, 5 de octubre de 2016

TOLEDO CLAMA CONTRA UN VERTEDERO DE AMIANTO A 300 METROS DE LAS CASAS


Toledo clama contra un vertedero de amianto a 300 metros de las casas

Hace 70 años llegaba a España el amianto, un producto económico y multiusos, del que años más tarde se descubrieron sus efectos nocivos para la salud. Fue prohibido en toda Europa, aunque en España fue legal hasta 2002, y todavía hoy los vecinos de muchos municipios reclaman su retirada. Es el caso de los residentes en Santa María de Benquerencia, un barrio de Toledo que denuncia sufrir las consecuencias de tener un vertedero de amianto a apenas 300 metros de sus casas ante "la pasividad de las administraciones".

Una de las fábricas que utilizaba este mineral era Ibertubo S.A, que comenzó a funcionar en la década de los 80 en una parcela del polígono industrial de Toledo. Desde su apertura, la empresa depositaba sus residuos de amianto de forma "incontrolada" e "ilegal" en la zona del arroyo Ramabujas y en las fincas de los alrededores de la fábrica, según denuncia la Asociación de Vecinos El Tajo. Ibertubo quebró en 2002 y la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha procedió a la descontaminación de la zona entre 2006 y 2007. Sin embargo, el portavoz de Medio Ambiente de la Asociación de Vecinos El Tajo, Victor Villén, asegura que "en la parcela donde estaba ubicada la fábrica aún quedan restos".

"Desde hace 12 años, los vecinos pedimos que se les dé un tratamiento a estos restos"., explica Villén. Se han dirigido a todas las administraciones implicadas (Junta, Confederación Hidrográfica del Tajo y Ayuntamiento), pero "no hemos obtenido ninguna respuesta, sólo mentiras". "La Confederación ha hecho un paripé diciendo que han limpiado los restos, pero siguen en el mismo sitio", relata Villén.

La Confederación, por su parte, asegura que ha retirado "todos los restos de fibrocemento del dominio público hidráulico" en el cauce del arroyo Ramabujas en Toledo, unas 40 toneladas, y que si queda amianto en otro lugar, su retirada no es de su competencia, sino de los propietarios de las fincas afectadas. Y apunta al Gobierno de Castilla-La Mancha, "que es el competente en materia medioambiental, sanitaria e industrial" y, por lo tanto, para exigir la retirada del amianto.

Un informe admite el problema

Ante "la falta de respuesta" pública, la Asociación de Vecinos denunció hace dos años la situación a la Fiscalía General de Medio Ambiente, que a su vez requirió a todas las administraciones la documentación existente. "Así salió a la luz un informe que el Ministerio de Medio Ambiente había encargado al Seprona de la Guardia Civil y que detectaba la presencia de partículas de amianto en el aire", explica uno de los integrantes de la plataforma 'Mi barrio Sin amianto' y vecino de las viviendas más cercanas, Héctor Cano. "A partir de ese momento, los vecinos empezamos a ser conscientes del problema".

Sin embargo, el informe recoge que la cantidad de amianto detectada en el aire está por debajo de lo permitido (0,1 fibras/cm). El consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural de la Junta, Francisco Martínez Arroyo, sostiene que el informe del Seprona sólo detecta 0,00017 fibras/cm, muy lejos del límite de 0,1 fibras/cm que contempla la legislación. Los vecinos replican a Arroyo que "no existe una legislación sobre los límites máximos de amianto en exteriores, sino que sólo está regulado en interiores", en palabras de Víctor Villén, por lo que consideran que la medición del Seprona no refleja la gravedad del problema.

El portavoz del Ayuntamiento de Toledo, José Pablo Sabrido, reconoce que "hay restos de amianto al aire libre en algunas parcelas" y que los vecinos tienen "razón" al estar preocupados, pero que el Consistorio no tiene competencia en salud ni en medio ambiente, aunque está "tratando de solucionar el problema" porque afecta a la "salud de los toledanos".

 

El Ayuntamiento ha creado una comisión, en la que participan la Junta y la Confederación, que ha encargado un informe técnico a la empresa Emgrisa para conocer exactamente el estado de los residuos y "buscar entre todas las administraciones una solución integral que se traduzca en riesgo cero para la población", según Sabrido. En la misma línea, el consejero de Agricultura, Francisco Martínez Arroyo, asegura que "se está buscando una solución".

Rafael García es vecino del barrio de Santa María de Benquerencia y convive a menos de 300 metros de los vertidos de amianto. "Cuando descontaminaron la fábrica se centraron únicamente en limpiar lo que la ley les exigía, ¿por qué no lo hicieron también con los restos al aire libre que se encuentran a pocos metros de nuestra viviendas?", se pregunta.

Omnipresente y peligroso

El ecologista y experto en amianto Francisco Puche asegura que hay muchas zonas de España afectadas por la aparición de restos de amianto, especialmenten en aquellas que ha tenido "industria naval, fábricas de fibrocemento y ferroviarias". Así, en Galicia hay mucha población que estuvo expuesta al amianto por la industria naval. Como en el País Vasco, por ser una de las zonas más industrializadas de España, o Cataluña, donde el amianto llegaba al puerto de Barcelona y se descargaba en sacos con orificios, sin ninguna seguridad para los vecinos. En la Comunidad Valenciana y en Andalucía, según Puche, todavía quedan muchos centros escolares y otros edificios construidos con amianto.

"El amianto penetra en el cuerpo por las vías respiratorias y puede provocar cáncer de pulmón", explica el neumólogo Josep Tarrés. Según este experto, hay tres fuentes de exposición al amianto: la laboral (un 66% de los casos), la vecindad con un foco contaminante (19,%) y la convivencia con un trabajador que está en contacto con este producto (13,%). "Lo que dificulta tomar medidas eficaces es que pueden pasar hasta 40 años antes de que las consecuencias del contacto con el amianto se hagan evidentes", sostiene Tarrés, para quien el riesgo también existe aunque la presencia del amianto sea reducida. "Me da igual que digan que sólo hay un 0,00001 de fibras/cm, porque con muy pocas fibras una persona puede padecer cáncer", añade.


No hay comentarios: