Facebook CNT Pto.Real

miércoles, 22 de junio de 2016

EL FISCAL ANTIODIO ACUSA A VARIOS MILITANTES DE LA CNT DE PERTENECER A UN GRUPO CRIMINAL


El fiscal antiodio acusa varios militantes de la CNT de pertenecer a un “grupo criminal”

El 22 de junio, han citado a declarar varios sindicalistas por “extorsión, coacciones y lesiones” a un empresario ahora huido y condenado por el acoso a una camarera de restaurante

La Fiscalía Provincial de Barcelona impulsa un procedimiento penal contra sindicalistas de la CNT por los presuntos delitos de extorsión, coacciones y lesiones, con el añadido de pertenencia a “grupo criminal”. La causa en un primer momento se abrió y archivar por una falta de coacciones, pero el juzgado de instrucción 29 de Barcelona la reabrió tras recibir varios atestados de la Unidad de Investigación del Eixample de los Mossos. El origen del litigio se remonta a un conflicto laboral, tras el despido de dos trabajadoras del restaurante vegetariano Zaatar, ubicado en la calle París hasta el año pasado. Recientemente, el propietario del establecimiento ha decidido clausurar y volver a Israel, su lugar de origen.

Eily Kimmerling, propietario del restaurante Zaatar, denunció a los Mossos que cuatro hombres le pidieron que pagara a una trabajadora los 3.000 euros de indemnización que había estipulado un juzgado

 El 20 de mayo de 2016, citaron a declarar por primera vez los investigados, pero el trámite quedó suspendido a petición de la fiscalía, que expresó la voluntad de presenciar la comparecencia ante el juez. La nueva cita es el miércoles 22 de junio. La actuación de los Mossos en el caso se inició el 17 de junio del año pasado, cuando Eily Kimmerling, propietario del restaurante de comida vegetariana y ecológico Zaatar, situado en el número 200 de la calle París de Barcelona, se personarse en la comisaría del distrito del Eixample. El hombre explicó a los agentes de la unidad de investigación que, después de haber despedido dos trabajadoras, “cuatro hombres calvos y con gafas” se presentaron en el establecimiento y le pidieron que pagara 3.000 euros a las jóvenes. Estos hombres, según el empresario, se identificaron como miembros de la CNT. Tres semanas más tarde, el 9 de julio, la CNT convocó una nueva concentración a las puertas del restaurante y, según consta en el atestado redactado por los Mossos, “durante el transcurso de la protesta, se inició una discusión entre el Sr. Kimmerling y los integrantes del piquete y comenzó un intercambio de golpes. La pelea finaliza con el Sr. Kimmerling con una herida abierta en la cabeza, que necesita puntos de sutura “. Los agentes, sin embargo, no informan si hubo heridos entre los manifestantes.

El fiscal Miguel Angel Aguilar, responsable del Servicio de Delitos de Odio y Discriminación de la Fiscalía Provincial de Barcelona, ha pedido al juzgado de instrucción número 29 de Barcelona que “se declare compleja la instrucción del presente procedimiento” y, por tanto, amplíe el plazo de la investigación hasta los dieciocho meses. Aguilar argumenta, en este sentido, que “los autores de los hechos pueden pertenecer a un grupo criminal”. Aguilar, sin embargo, desconoce o obvia (en su escrito) que las exigencias económicas de los manifestantes ahora investigados han sido avaladas por una sentencia judicial que condena al empresario.

El juzgado de lo social número 3 de Barcelona condenó Kimmerling, administrador único de Conscious Foods SL, por haber vulnerado el derecho a la integridad moral de la trabajadora con una “conducta grosera y tiránica”

En enero pasado, Kimmerling, administrador único de Conscious Foods SL (sociedad mercantil que ostentaba la personalidad jurídica del restaurante), fue condenado a indemnizar a una ayudante de camarera con 3.100 euros por haber vulnerado el derecho a la integridad moral de la trabajadora con una “conducta grosera y tiránica”. El apartado de hechos probados de la sentencia del juzgado de lo social número 3 de Barcelona afirma que “el empresario trataba todo el personal que prestaba servicios en el restaurante, y la demandante también, de forma grosera y con gritos, tanto en la cocina como ante los clientes “. El juez Xavier González considera acreditado que el empresario, después de que el ayudante de camarera se negara a trabajar “más horas de las que le correspondían”, le negó quedarse a comer en el establecimiento y le hizo limpiar baños y paredes.

Denuncian “persecución ideológica”

El Sindicato de Oficios Varios de la CNT de Barcelona ha convocado una concentración este miércoles 22 de junio a media de la mañana en la Ciudad de la Justicia. Ha emitido un comunicado donde denuncia “el acoso y la persecución ideológica que nuestro sindicato está recibiendo por parte de la Brigada de Información de los Mossos, de la mano del fiscal de Delitos de Odio y Discriminación, el Sr. Miguel Ángel Aguilar “. Además, denuncian: “Nos quieren imputar delitos de grupo criminal para que las trabajadoras se organizan en nuestro sindicato para desarrollar su acción sindical y defender sus intereses de forma directa y con las herramientas clásicas del movimiento obrero”.


No hay comentarios: