Facebook CNT Pto.Real

lunes, 20 de julio de 2015

PEUGEOT PLANEA EL CIERRE DE LA PLANTA DE MADRID CON 2300 EMPLEOS EN RIESGO


PSA Peugeot planea el cierre de la planta de Madrid con 2.300 empleados en riesgo

PSA Peugeot Citroën está inmerso en un plan intensivo de ahorro de costes a nivel mundial que podría llevar al cierre de la planta que el grupo francés de automóviles tiene en el barrio de Villaverde, en Madrid. La intención de la multinacional gala ya ha sido transmitida al Ministerio de Industria, que está preocupado por el futuro de los 2.300 trabajadores de esta factoría.

Fuentes del sector aseguran que esta decisión se enmarca en el plan de reestructuración que PSA Peugeot Citroën está llevando a cabo en todo el mundo y que ha supuesto incluso trasladar la sede central de París a las afueras de la capital gala para rebajar los costes inmobiliarios.

Aunque la decisión no ha sido comunicada oficialmente a los empleados, fuentes sindicales llevan tiempo temiéndose lo peor porque el fabricante de coches francés ya ha aplicado varios expedientes de regulación de empleo (ERE) en los dos últimos años. El primero fue en 2014, cuando la compañía mandó a casa de forma temporal a unos 1.600 trabajadores. Este año anunció otro con carácter extintivo para 350 personas.

Estos planes de ajuste se han producido al tiempo que PSA Peugeot Citroën ha agrupado las tres fábricas que tiene en la Península Ibérica (Vigo, Madrid y Mangualde, en Portugal) bajo el mando del actual director de la factoría gallega, Yann Martin, con el objetivo de abaratar costes y aprovechar sinergias. Mientras que la Villaverde fabrica 90.000 vehículos al año (sólo se monta el modelo Cactus), de la planta de las Rias Baixas salen 450.000 unidades.

Otras fuentes indican que a parte de los 2.300 trabajadores de Madrid se les ofrecerá incorporarse a Vigo ya que la estrategia de centralizar toda la producción en Galicia responde a una orden impuesta desde la sede de París de reducir costes a toda velocidad. Una línea de actuación con la que el grupo ha conseguido abaratar en 720 euros el precio medio de fabricación de sus coches, lo que le permitió en 2014 volver a los beneficios tras tres años consecutivos de pérdidas. Según fuentes sindicales, la dirección de PSA necesita disminuir en 200 euros el coste de fabricación de cada vehículo que se ensambla en Madrid, y que actualmente ronda los 1.500 euros, sin incluir las piezas del coche.

La competencia de Marruecos

Entre las medidas adoptadas a nivel mundial, Peugeot, el segundo mayor fabricante de Europa por detrás de Renault, vendió su división de scooters, cerró alguna planta, ajustó su presencia en Rusia y Latinoamérica y acordó con los sindicatos de Francia congelar los salarios y elevar el número de horas trabajadas a cambio de mantener las factorías en pie tan sólo hasta 2016.

La empresa francesa, que en febrero de 2014 tuvo que ser rescatada por el Estado y por el grupo chino Dongfeng con una inyección de capital de 3.000 millones de euros –ambos compraron el 14% del capital cada uno–, acaba de anunciar la construcción de una planta en Marruecos para fabricar coches para el mercado de África y de Oriente Medio. Según fuentes oficiales, los modelos que se ensamblarán en Kenitra serían el Peugeot 301 y el Citroën Elysée, que actualmente se montan en Vigo. Toda una amenaza para la central gallega.

Fuentes oficiales de la compañía han declinado hacer ningún comentario sobre esta información.


No hay comentarios: