Facebook CNT Pto.Real

domingo, 25 de enero de 2015

POR SI OS OLVIDABAIS: LOS SINDICATOS SE ENRIQUECEN CON LOS ERES


Por si os olvidabais: los sindicatos se enriquecen con los EREs

Dentro del inmenso teatro en que se ha convertido en este país, regido por chorizos hablantes de la neolengua, quizás uno de los más sangrantes vodeviles es el de lo sindicatos y y su defensa de los trabajadores.

No basta ya con la acusación de que para un sindicato la definición de trabajador pasa por aquel empleado que da derecho a la parte proporcional de un liberado, sino que resulta que cuando hay despidos masivos los sindicatos se enriquecen en la misma y justa medida en que aumentan esos despidos.

La cosa funciona del siguiente modo: cuando se plantea un ERE, los trabajadores acuden al servicio de ayuda jurídica del sindicato, y allí se les cobra una cantidad fija de entre 150 € y 400 € por gestionarles su casa, y además se firma una cláusula por la que el sindicato se llevará entre el 10% y el 15 % de la indemnización que reciba el trabajador por encima de los 20 días por año trabajado.

En principio, se trata de un incentivo para que los sindicatos consigan indemnizaciones mayores, pero en la práctica se trata de un modo de engrosar las arcas del sindicato, puesto que las empresas ya dan por hecho que tendrán que pagar cantidades superiores. Así, cuando se ha acordado por ejemplo una indemnización de 35 días pro año trabajado, el sindicato va a ganar mucho más dinero si los despedidos son 500 que si son 300. Y hablamos de cantidades realmente abultadas.

Este mecanismo lleva a que los sindicatos, es cierto, se partirán la cara por aumentar las indemnizaciones, peor no moverán un dedo, antes lo contrario, por reducir el número de despidos.

 Con esta jugada los sindicatos se han embolsado desde 2007 alrededor de 400 millones de euros. ¿Cómo demonios puede esperar nadie que haya más movilización social de la que hay en estas condiciones?

Un caso: en el ERE de Telefónica, la empresa propuso inicialmente despedir a 6400 trabajadores. ¿Y qué ocurrió? Que aumentó las indemnizaciones y acabó despidiendo a 8500.

Cuando se pregunta sobre esto a los sindicatos responden, cómo no, que el procedimiento no afecta para nada a su voluntad de defender a los trabajadores, pero creo que ya estamos mayores para escuchar chorradas.  Si el que te tiene que defender gana más con tu despido que con tu permanencia, ponte en lo peor. ¿O no?

No hay comentarios: