Facebook CNT Pto.Real

viernes, 1 de agosto de 2014

CARTA DE UN TRABAJADOR DE DECATHLON


CARTA DE UN TRABAJADOR DE DECATHLON

Compañeros y compañeras de Decathlon:

Esta carta no pretende ser una compilación de lecciones y mucho menos un manual de adoctrinamiento. Tan solo me gustaría compartir con vosotros y vosotras mi humilde experiencia como ex trabajador de Decathlon, con la esperanza de que os sirva para algo.

Vivo al otro lado de la frontera, en el lado francés, donde Decathlon abrió sus puertas hace muchos años. Cumplía 18 años y estaba deseoso de independizarme económicamente a la par que me matriculaba en la Universidad de Burdeos para estudiar Biología. Las clases eran solo matinales, de manera que el trabajo de 3 horas al día que ofrecían en Decathlon encajaba en mis planes a la perfección.

Un día, allá por el año 2009, la dirección nos planteó que quería abrir algunos domingos. En Francia la ley permite 5 aperturas y en zonas turísticas no hay restricciones de manera que empezamos a abrir los domingos de diciembre, por eso de las fiestas navideñas y algún domingo de verano. Al principio la noticia no la encajamos mal, ni yo ni la mayoría de mis compañeros. El Código de Trabajo Francés, obliga a remunerar ese tiempo como hora extraordinaria con lo que para nosotros era un dinerillo extra que nos iba a venir muy bien. Además, ninguno de nosotros y nosotras aspiraba a que lo de Decathlon fuera un trabajo de por vida, de manera que el tema de trabajar los domingos iba a ser algo puntual.

Con el tiempo, Decathlon decidió abrir todos los domingos de 14:00 a 19:00. Algo que nos gustó menos: todos queremos contar con un poco de tiempo libre. El problema era, que para entonces ya abríamos algunos domingos y las y los consumidores contaban con que Decathlon estuviera abierto. Hoy el 66 de las y los consumidores del estado francés reclaman al Gobierno que permita abrir en domingos y festivos en zonas y sectores donde aún la apertura esta restringida. Cuando escucho que más del 90 de las y los vascos ve innecesaria la apertura en domingos y festivos pienso en lo afortunados que sois. Sin embargo, estoy convencido de que esa creencia entre las y los consumidores vascos de hoyes tan cierta como débil. Los poderes políticos y económicos son auténticos expertos en comportamiento humano y son capaces de creamos necesidades de un día para otro (ejemplo móviles). Por ello, creo que es muy importante mantener las O aperturas, para que no os pase como a nosotros y nosotras. Es verdad que por ahora siguen compensando el trabajo en domingo, pero también he sabido que en Madrid cuando se empezó abrir, se compensaba de manera que trabajar un domingo suponía casi una cuarta parte del salario mensual y hoy en muchos sitios ni se compensa.

Al comienzo de la carta ya os he adelantado que ya no trabajo para Decathlon, pero lamentablemente no porque ejerza de biólogo. La realidad se ha impuesto como un mazazo y la crisis económica ha hecho que nuestras aspiraciones laborales de hoy sean bastante más modestas. Para un licenciado de biología, encontrar trabajo ya era difícil antes de la crisis, hoyes prácticamente imposible. La cuestión es que dejé mi trabajo en Decathlon por unas prácticas en un laboratorio. Pero aquello ya acabó y hoy trabajo en otra cadena de grandes almacenes (para salvaguardar mi anonimato prefiero no dar el nombre), que también abre los domingos. Y es que uno empieza y el resto le siguen.

Espero que pronto encuentre un trabajo relacionado con mis estudios para dejar de ser explotado, porque eso es en realidad lo que pretenden, enriquecerse a costa de nosotros y nosotras. De momento, no tengo familia, mi salario no me lo permite. De todos modos, ¿Qué proyecto de vida puedo ofrecer a mi pareja y cuanto iba a poder disfrutar de mis hijos trabajando más de la mitad de los domingos al año?

Hoy me doy cuenta de los importante que hubiera sido decir NO la primera vez. Por eso os escribo, para que penséis en la oportunidad que se os presenta y para evitar que también vosotros terminéis arrepentidos y arrepentidas como yo.

Un saludo solidario y hasta siempre!

No hay comentarios: