Facebook CNT Pto.Real

martes, 28 de mayo de 2013

EL COLECTIVO DE AFECTADOS POR LA HIPOTECA PARALIZA OTRO DESAHUCIO


El colectivo de Afectados por la Hipoteca paraliza otro desahucio en la ciudad

La presión social vuelve a hacer frente al poder de la banca en Chiclana. Los familiares de Miguel Carrillo, acompañados por Juan José Sánchez, presidente de la Asociación de Afectados por la Hipoteca, mantuvieron ayer un encuentro con representantes de la entidad para exigir la condonación de la deuda hipotecaria. La misma, de más de 167.000 euros, que exigían saldar en un plazo de dos días mediante una carta que, después de recibirla, Miguel Carrillo decidió acabar con su vida.

 Al salir de la oficina de la calle La Fuente, comunicaron que el banco «se ha comprometido en buscarles una nueva vivienda y en buscar una solución para condonarles la deuda», explicó Sánchez, al que toda la familia del fallecido mostró su agradecimiento por haberles acompañado en todos estos procedimientos desde el día del suceso. El presidente del colectivo incidió en que las familias que se vean en situaciones límite frente al pago de hipotecas «deben venir a buscar el consejo de la asociación, seguro que nosotros le vamos a mostrar muchas más posibilidades de las que creen que hay o que el propio banco les hace creer».

 Durante más de una hora unas doscientas personas se concentraron a las puertas del Banco Popular para apoyar a la familia de Carrillo y protestar por lo ocurrido con el fin de que no vuelva a repetirse. Aunque Juan José Sánchez aseguró que el banco «se ha sentido presionado y ha mostrado disposición por negociar», dejaron claro que hasta el momento en que no se cumplan sus reivindicaciones seguirán repitiendo cada lunes la concentración.

 El hijo de 19 años de Miguel, Samuel, a pesar del duro golpe, no ha dejado de pelear por dar a conocer lo sucedido «y hacer a la gente reflexionar para que esto no ocurra más». En cuanto a las palabras de los representantes del banco, aseguró que no confiará en el compromiso anunciado hasta que «comprobemos que es verdad».

No hay comentarios: