Facebook CNT Pto.Real

viernes, 24 de mayo de 2013

5 MILLONES DE EUROS PARA LOS CURAS DE LOS HOSPITALES


El Estado saca más de cinco millones de euros de los presupuestos sanitarios para pagar capellanes hospitalarios

(la foto no es del articulo) El diputado canario José Ignacio Álvaro Lavandera preguntó el pasado mes de marzo al Gobierno canario por la financiación de la asistencia religiosa católica en los centros sanitarios. Quería saber cuánto cuesta al Estado el que haya sacerdotes visitando enfermos, dando la extramaución, el mantenimiento de las capillas… El Gobierno de las islas, que ostenta Coalición Canaria con el apoyo del PSOE, respondió el pasado 27 de marzo.

 El dinero sale de los presupuestos sanitarios de las Comunidades Autónomas

 Y lo hizo de alguna manera comenzando por ‘lavarse las manos’, lo que en este tema parece muy apropiado. Lo que empieza diciendo en su respuesta escrita el Gobierno canario es que tiene que hacer estos pagos “al amparo de los Acuerdos de Asistencia Religiosa Católica en los centros hospitalarios públicos, firmados por los Ministros de Justicia y Sanidad y Consumo y el Presidente de la Conferencia Episcopal española de 24 de julio de 1985″.

 Pero al final, el Gobierno canario desvela lo que le preguntaba el diputado autonómico. El sistema sanitario canario pagó el último año 270.449,38 euros para la prestación de esta ‘asistencia religiosa católica’ ¿Y de que partida sale este dinero? “Aunque parezca escandaloso y más en estos momentos, este dinero -explica a ELPLURAL.COM la diputada del Congreso nacional Patricia Hernández- lo tienen que detraer las Comunidades Autónomas del presupuesto que el Estado les transfiere para los gastos sanitarios…, al tiempo que estamos despidiendo médicos supuestamente para ahorrar, gastamos millones de euros en los capellanes”.

 El Gobierno central contesta con evasivas una pregunta parlamentaria

 ¿Cuánto es concretamente el dinero que se gasta en toda España para esta partida? La diputada planteó en el Congreso el pasado mes de febrero una pregunta al Gobierno central para saberlo. No obtuvo una respuesta, sino una evasiva. El asunto estaba transferido, le dijeron. Por eso llevó entonces la pregunta al parlamento canario a través de un compañero.

 ¿Se puede calcular cuánto se gasta en toda España? Como el gobierno central se niega a dar el dato, hay que acudir a la lógica. “En Canarias habitan algo más de 2.100.000 personas -dice la diputada-, y se gastan esos 270.000 euros; si en España viven más de 47 millones de personas, lo lógico es multiplicar por al menos 20 la cantidad gastada en Canarias”. El resultado de esta operación matemática elevaría la cifra que se detrae de la sanidad para pagar a los sacerdotes que acuden a los hospitales a unos cinco millones y medio de euros.

 Sueldos para los sacerdotes a jornada completa, y a media jornada

 ¿Y qué se paga con este dinero? El acuerdo firmado en 1985 entre el Gobierno español, presidido entonces por Felipe González, y la Conferencia Episcopal (no se trata en este caso del acuerdo con la Santa Sede), especificaba que “los capellanes a tiempo pleno serán retribuidos por el Instituto Nacional de la Salud con la cantidad de 1.190.000 pesetas anuales, distribuidas en 14 pagas o mensualidades de 85.000 pesetas, y los capellanes a tiempo parcial con la cantidad de 595.000 pesetas anuales, distribuidas en 14 pagas o mensualidades de 42.500 pesetas”. Hablamos, recordamos, de sueldos de 1985, que en el propio convenio se advertía que “se actualizarán anualmente de acuerdo con los índices de subida salarial de los empleados de los centros hospitalarios del Instituto Nacional de la Salud”.

 Pero además de estos sueldos, el convenio recoge que con cargo a los presupuestos de cada hospital “el servicio religioso dispondrá de los recursos materiales necesarios para el ejercicio de sus funciones. Con este fin elaborará anualmente un proyecto de presupuesto, que someterá a la aprobación de la Gerencia. El presupuesto del centro hospitalario incluirá los gastos de adquisición, mantenimiento y renovación del equipamiento necesario…” ¿Cuánto añade esto al gasto de “asistencia religiosa católica”? ¿Qué otros gastos no pueden hacer los hospitales porque deben atender a este presupuesto? Los gobiernos no lo concretan.

No hay comentarios: