Facebook CNT Pto.Real

viernes, 15 de marzo de 2013

EL PUEBLO DE PUERTO REAL CON LOS ASTILLEROS


ASTILLEROS NO RECUERDA NADA IGUAL

Los tres comités de empresa de las factorías de Navantia en la Bahía (Puerto Real, San Fernando y Cádiz) habían lanzado un llamamiento a la ciudadanía para que secundaran junto a las tres plantillas la que habían denominado como "jornada de lucha" por el futuro de los astilleros. La conclusión de ese llamamiento fue que miles de personas, especialmente en Puerto Real, donde se movilizaron unos 15.000 ciudadanos, se lanzaron a la calle.

La primera manifestación la inició la plantilla de Navantia en San Fernando. El millar de trabajadores que integra la plantilla salió de la factoría minutos después de las diez de la mañana para reivindicar -una vez más- carga de trabajo que garantice su futuro y la viabilidad de la antigua Bazán. Su malestar ante la clase política -y especialmente ante los dirigentes del Partido Popular- se hizo patente con un simbólico gesto: llevaban caretas con el rostro del alcalde de San Fernando y presidente de la Diputación Provincial, José Loaiza. Hacia él se dirigieron buena parte de los lemas que corearon durante la marcha que emprendieron hasta el centro de la ciudad, hasta la plaza del Rey. "Loaiza escucha, Navantia está en la lucha" y "carga de trabajo para Navantia" repitieron durante todo un trayecto que vigiló atentamente un notorio dispositivo policial, especialmente presente en el puente del Gran Poder con el propósito de impedir cortes de tráfico de la autovía CA-33.

La plantilla volvió a mostrar su indignación ante las declaraciones del presidente del PP de Cádiz, Antonio Sanz, al considerar "inútil" la puesta en marcha de un frente integrado por los alcaldes de la Bahía para luchar por los astilleros públicos y recordaron que la Corporación Municipal isleña aprobó por unanimidad el pasado 26 de diciembre en el transcurso de un Pleno impulsar una plataforma política y social por el futuro de Navantia. "¿Dónde están los políticos?", Se preguntaban cuando, pasadas las once de la mañana, se concentraron en el atrio del Ayuntamiento, donde desplegaron la pancarta para reivindicar carga de trabajo para Navantia y se pusieron las caretas de Loaiza.

También allí recordaron que, precisamente ayer, los tres trabajadores que fueron detenidos por las protestas que se llevaron a cabo ante la sede del PP en el pasado mes de noviembre -entre ellos, el presidente del comité de empresa en San Fernando, José Antonio Oliva- estaban citados para prestar declaración ante el juez. Una coincidencia que alentó el malestar de la plantilla contra los políticos del PP, a quienes continúan responsabilizando de la carga policial ocurrida aquella tarde.

"No nos van a cansar", clamó la plantilla de la antigua Bazán al concentrase en el centro de la ciudad y subrayar la importancia de la movilización de todo el grupo que ayer se llevó a cabo. "No somos unos desalmados ni unos locos. Somos trabajadores que estamos luchando por tener carga de trabajo, por el empleo, por esos 12.000 empleos que teníamos hasta hace poco", afirmó Jesús Peralta, secretario del comité de empresa de Navantia en La Isla. La plantilla consiguió cubrir el largo trayecto que cubre La Carraca y la céntrica plaza del Rey en un tiempo récord, en una hora. En el camino recibieron el apoyo de numerosos ciudadanos y, especialmente, de dos colectivos isleños: la plataforma por el futuro del hospital de San Carlos, que les dedicó un cálido aplauso al darles el encuentro en el recorrido, y el Movimiento Ciudadano por el Empleo. A mediodía, el millar de trabajadores de Bazán había regresado ya a la factoría poniendo fin así a una protesta que discurrió pacíficamente y que luego continuó en otras localidades de la Bahía.

Después le tocó el turno a la capital gaditana. Alrededor de 300 personas recorrieron la distancia que separa el dique gaditano de la plaza San Juan de Dios, sede del Ayuntamiento. En un absoluto silencio, los trabajadores se dirigieron a su objetivo, donde volvieron a reiterar la exigencia de carga de trabajo.

Pero, sin duda, donde más se notó el clamor popular que exige una solución al futuro de los astilleros fue en Puerto Real. Lo que comenzó con un encierro de los 600 operarios de plantilla en el astillero puertorrealeño (entre las dos y media y las cinco y media de la tarde), y que continuó con un recorrido a pie hasta el centro del municipio (aproximadamente siete kilómetros), finalizó con cerca de 15.000 personas en el centro del municipio.

Los operarios del astillero puertorrealeño se encaminaron al centro de Puerto Real a través de la barriada del Río San Pedro y, posteriormente, por la Universidad hasta llegar a la zona de Marina de la Bahía. A pesar de que el inicio de la manifestación convocada en el pueblo era la cercana zona del Gallinero, cientos de personas quisieron adelantarse a la convocatoria y esperaron a la plantilla de astilleros en el puente que da acceso a la Universidad. Los primeros, los ex trabajadores de Delphi, que recibieron a los caminantes entre aplausos y con su pancarta que exige el cumplimiento de los acuerdos.

Al llegar al lugar de la convocatoria, muchos de los allí presentes no paraban de repetir una frase: "No recuerdo nada igual". Allí les esperaba el equipo de gobierno con la alcaldesa, Maribel Peinado (PA) al frente; y el coordinador provincial de IU, Manuel Cárdenas. Más tarde se incorporaría el responsable provincial del PA, Héctor Lagier.

Pero los protagonistas fueron ayer en Puerto Real sus habitantes, asociaciones de vecinos, de mujeres, deportivas y de toda índole que respondieron al llamamiento de los trabajadores de forma masiva. Durante el recorrido, corearon lemas ya conocidos: "Dónde están, no se ven, los barquitos del PP", entre otros.

Costó tiempo reunir en la plaza de Jesús a todos los participantes en la protesta. Pasadas las siete y media de la tarde, el presidente del comité, Ramón Linares, comenzaba con una palabra: agradecimiento, dirigido a los ex Delphi, Alestis, Gadir Solar, factorías de Navantia en La Isla y Cádiz. Desde toda la Bahía prestaron ayer su apoyo.

Sobre la tarima, Linares arrancó varias veces el aplauso unánime: "Hace 10 meses estábamos aquí y nos fuimos con dos ideas claras: que seguiríamos en la lucha, y que exigíamos carga de trabajo para asegurar el futuro no sólo de los 600 de la plantilla, sino de toda la sociedad gaditana; por eso esta protesta, 10 meses después, vuelve a dejar claro que el futuro de los astillero es el futuro de la sociedad gaditana.

No hay comentarios: