Facebook CNT Pto.Real

jueves, 28 de febrero de 2013

LA INDUSTRIA NAVAL ESTALLA EN LA BAHIA ANTE EL DESMANTELAMIENTO DE LOS ASTILLEROS


La industria naval estalla en la Bahía ante el desmantelamiento de los astilleros

El temor al desmantelamiento y cierre de los astilleros gaditanos quedó patente ayer en las movilizaciones que protagonizaron los trabajadores de la industria auxiliar naval. La dirección de Navantia comunicó el pasado martes al comité intercentros la aplicación de un drástico plan de ajuste para reducir gastos. Una de las medidas adoptadas por la compañía es la eliminación de las subcontratas y la revisión de los contratos con los proveedores. Navantia pretende ahora asumir con su mano de obra los servicios que tiene externalizados. De esta forma, reduciría la inactividad y, al mismo tiempo, recortaría gastos. La decisión tuvo ayer una respuesta contundente pro parte de la industria auxiliar de la Bahía que se echó a la calle en señal de protesta por los planes de Navantia.

 Los trece representantes de los seis astilleros públicos que integran el comité intercentros salieron decepcionados de la reunión mantenida el martes en Madrid con el presidente de Navantia, José Manuel Revuelta, y el consejero delegado, Jaime de Rábago. Los portavoces sindicales aseguraron al término del encuentro que el panorama económico que presentaron ambos ejecutivos era desolador y, sin embargo, no dieron muestras de nuevos contratos de construcción naval para mantener con vida los astilleros. Los trabajadores de Navantia son pesimistas y temen que la empresa aplique medidas de regulación laboral antes del verano. La compañía presentará el mes que viene su cuenta de resultados correspondiente al ejercicio de 2012 y se prevé que duplique sus perdidas hasta alcanzar un déficit de 83 millones de euros.

 El plan de ajuste que emprende ahora la empresa afecta, sobre todo, a proveedores e industria auxiliar, pero ya ha puesto en marcha medidas especiales en las plantas con el traslado de operarios a otras factorías para atender carga puntual de trabajo. Esta actuación se ha detectado en el astillero de Puerto Real.

 La respuesta a los planes de Navantia no se hizo esperar. Sobre las seis de la mañana de ayer se daba el aviso y la Policía entraba en acción. Se había cortado la carretera de acceso a La Carraca impidiendo la entrada tanto a la instalación militar como a la factoría de Navantia. Una hoguera realizada con restos de árboles y bidones de gasolina era el preludio de lo que vino a continuación. Una batalla campal entre los antidisturbios, que fueron los primeros en llegar a la zona, y un centenar de encapuchados pertenecientes a la industria auxiliar de Navantia. El anuncio realizado por la empresa de un duro plan de ajuste, toca de lleno a los medianos y pequeños empresarios de la zona, que dependen del astillero para subsistir y poder mantener a sus plantillas. Es por ello que un grupo de afectados no dudó en tomar medidas contundentes y no solo cortar la carretera sino que también derribar las farolas que se encontraban a su alrededor. La Policía respondió con pelotas de goma.

 Finalmente lograron que se retiraran a la factoría. A las ocho de la mañana las retenciones eran ya considerables. Se había cortado el conocido como puente de Hierro así como el polígono que lleva el mismo nombre. Trabajadores de las instalaciones militares y de la propia Navantia se agolpaban a unos kilómetros de esta batalla escuchando los fogonazos de la Policía. Una vez que tomó el control de la situación decidió retenerlos en ese lugar con el objetivo de evitar que se dispersaran y decidieran acudir a otras zonas o a la manifestación del metal que se había convocado a las once de la mañana.

El tira y afloja no daba tregua, aunque no llegó a producirse ningún herido, al menos de forma grave, ya que hubo pelotas que impactaron en algunos de los trabajadores que protestaban. A mediodía, los encapuchados decidieron alejarse de la visión de la Policía y adentrarse en el astillero. Fue entonces cuando se buscó poner fin al enfrentamiento, a través de la mediación del comité de empresa de Navantia. La Policía decidió iniciar una retirada escalonada, mientras que se iba permitiendo el acceso de los trabajadores a la fábrica, momento en el que llegó el punto final, ya que en el interior se mezclarían con la plantilla y sería complicado su detención.

No hay comentarios: