Facebook CNT Pto.Real

miércoles, 13 de febrero de 2013

LA FALTA DE ENCARGOS ABOCA A NAVANTIA A DESMANTELAR SU PLANTA DE PUERTO REAL


La falta de encargos aboca a Navantia a desmantelar su planta de Puerto Real

Navantia ha entrado en una espiral de problemas que tienen difícil solución. La compañía necesita con urgencia soltar lastre para mantenerse a flote mientras no haya carga de trabajo. Para ello trabaja en un plan de viabilidad que ya ha iniciado con la reordenación de su cúpula directiva. Ahora le toca el turno a sus centros de trabajo tanto en Galicia, la Bahía como Cartagena. La empresa tiene en estos momentos un exceso de plantilla y se encuentra sobredimensionada. No hay contratos a la vista que aguanten su estructura. Los astilleros gaditanos de San Fernando y Puerto Real llevan un año sin actividad, mientras que las plantas gallegas de Ferrol y Fene recibieron la pasada semana la peor de las noticias. Navantia ha quedado excluida del concurso para la construcción de un barco logístico para la Armada Noruega, similar al buque 'Cantabria', fabricado hace cinco años en la planta de Puerto Real. Este revés deja también a los centros gallegos, con 2.500 empleados, sin expectativas de futuro y se colocan en la misma situación de inactividad que soportan las plantas gaditanas desde hace meses. La Sociedad Española de Participaciones Industriales (SEPI), responsable de Navantia, trata de buscar una salida a la grave crisis de la empresa, cuyas pérdidas durante el pasado año podrían superar los 50 millones de euros. Necesita liquidez para aguantar el temporal de las vacas flacas. Una de las alternativas que tiene más a mano es ofrecer sus instalaciones a otras empresas para su explotación. En esta operación entraría de lleno el astillero de Puerto Real, propiedad de Navantia, con una infraestructura excepcional para desarrollar proyectos eólicos y construir plataformas marinas de petróleo y gas. La empresa mejor posicionada para ocupar en un futuro las instalaciones de Navantia en Puerto Real sería la compañía Dragados Offshore, ubicada en el Bajo de La Cabezuela. Los directivos de ambas empresas podrían haber mantenido un primer contacto en este sentido sin que, de momento, haya fructificado acuerdo alguno. No hay que olvidar que Dragados Offshore acaba de firmar un contrato con la petrolera noruega Statoil para construir en su planta de Puerto Real una de las mayores plataformas petrolíferas del mundo y aguarda también otros acuerdos en Brasil para nuevos encargos.

Parálisis de los proyectos eólicos

Navantia se embarcó también hace dos años en el negocio de las energías renovables de la mano de Acciona para la construcción de plataformas eólicas-marinas. Sin embargo, esta iniciativa parece, de momento, aparcada por parte de la constructora naval. Todo apunta a que el negocio más inmediato lo busque en la venta o alquiler de los terrenos que son de su propiedad.

 Los trabajadores de la factoría de Puerto Real mantuvieron ayer una asamblea para analizar la situación. La empresa ha comunicado a la plantilla un plan de traslados voluntarios a otros centros de producción con cargas de trabajo puntuales. La reubicación afectaría a unas 200 personas del astillero de Puerto Real durante cuatro o cinco años. Se trata de tres cuartas partes de la plantilla. Esta mano de obra se acoplaría en la planta de San Fernando, donde ha comenzado la construcción de doce lanchas de desembarco para la Armada australiana, y en Cádiz, donde se prevé una punta de trabajo importante a partir de la primavera con la entrada de los primeros cruceros para reparaciones. Además, se abre el abanico para ubicar en el astillero de Cartagena a otra parte de este contingente, que se encargaría de apoyar el programa de construcción de los submarinos S80. La asamblea votó ayer en contra de esta propuesta de traslados y exigió a la empresa el cumplimiento del convenio colectivo para llevar a cabo este tipo de medidas laborales. El presidente del comité de empresa del astillero de Puerto Real, Ramón Linares, de CC OO, reconoció al término de la reunión que Navantia ha activado el proceso para «desmantelar» esta planta ante la falta de contratos que la puedan mantener. Comentó al respecto que la media de edad en el astillero es de 51 años y se teme, por tanto, la aplicación de un ERE y bajas incentivadas. El portavoz de los trabajadores lamentó la falta de apuesta e interés tanto de la Sepi como de Navantia por la construcción naval en la Bahía y se pregunta «dónde están los contratos que prometió el 21 de septiembre el presidente de la SEPI, Ramón Aguirre, y el titular de Navantia, José Manuel Revuelta».

La situación se antoja especialmente crítica para un astillero sin actividad desde hace un año y sin expectativas de trabajo a corto o medio plazo. Su mantenimiento no es rentable y resulta inviable, por tanto, su supervivencia. La última reconversión naval tuvo lugar en 2004 con el cambio de Izar a Navantia. La operación significó entonces la privatización de los astilleros de Sevilla, Sestao y Manises. Por el contrario, Ferrol, Fene, Cádiz, San Fernando, Puerto Real y Cartagena se salvaron de la criba y se han mantenido como astilleros públicos, especializados en la construcción militar y en las reparaciones. La reconversión, aunque traumática por la eliminación de tres astilleros públicos, partía con 6.500 millones de euros en carga de trabajo para el resto de factorías. Es decir, Navantia nacía con algo de luz en el horizonte. El escenario ahora es totalmente diferente. Navantia solo cuenta con 800 millones de euros en su cartera de pedidos y corresponden, básicamente, al portaviones 'Adelaide' que se construye en Ferrol para Australia, que se entregará el próximo verano. Una vez culminado este contrato, la compañía tendrá que esperar a que fructifiquen otras ofertas.

 Este periódico ha podido saber que el plan de restructuración y optimización de recursos en el que trabaja Navantia no se ciñe exclusivamente a la Bahía de Cádiz sino que afecta a toda la empresa en su conjunto. Mientras la SEPI y Navantia deshojan la margarita sobre el futuro de los astilleros, los trabajadores de Puerto Real han votado a favor de continuar con las movilizaciones y la ronda de contactos con las autoridades políticas.

No hay comentarios: