Facebook CNT Pto.Real

martes, 26 de febrero de 2013

LA DIRECCION DE NAVANTIA CITA HOY A LOS ASTILLEROS PARA DEFINIR SU FUTURO LABORAL


La dirección de Navantia cita hoy a los astilleros para definir su futuro laboral

Los trabajadores de los astilleros gaditanos, especialmente la plantilla de Puerto Real, teme una inminente reconversión naval si Navantia no logra contratos de construcción a corto plazo. La dirección de la empresa y los trece miembros del comité intercentros, que representa a los seis astilleros públicos del país, así como a la sede central de oficinas de Madrid, se ven hoy las caras para definir su futuro laboral y las expectativas de viabilidad de la compañía. La situación es muy delicada. La cuenta de resultados del ejercicio pasado de la empresa, aún por cerrar, prevé unas pérdidas de unos 80 millones de euros.

 Las plantas gallegas de Ferrol y Fene están a punto de quedarse sin carga de trabajo a la espera de que se autorice, de una vez por todas, la construcción de los dos hoteles flotantes para la petrolífera mexicana PEMEX. La situación en la Bahía es aún peor. El astillero de Puerto Real lleva más de un año vacío, mientras que el de San Fernando, sobrevive en estos momentos con un pequeño contrato para la Armada de Australia que consiste en la construcción de 12 lanchas de desembarco. El departamento de Sistemas FABA, también en La Carraca, se mantiene gracias al desarrollo tecnológico y a los encargos puntuales. Por su parte, la planta de Cádiz, se abre camino a duras penas en el mercado de la reparación de cruceros. Por último, la planta de Cartagena, especializada en submarinos, trata de emerger con el contrato de los S80. Este es en resumen el escenario que presentan los astilleros públicos y que hoy, el presidente de la compañía, José Manuel Revuelta, y el consejero delegado, Jaime de Rábago, tratarán de traducir a la plantilla con medidas especiales. Algunas de ellas ya se han hecho públicas como es el traslado de personal de la factoría de Puerto Real a otras plantas del país, sobre todo a Cádiz y Cartagena, para atender una demanda puntual de carga de trabajo. La medida afectaría a unos 200 trabajadores. Los sindicatos consideran que esta actuación supone el principio del desmantelamiento de esta factoría.

 La última vez que las partes se encontraron frente a frente fue el pasado octubre en San Fernando. El presidente trató entonces de tranquilizar los ánimos de los trabajadores anunciando la posibilidad de firmar dos contratos antes de final de 2012 y un tercero para la reparación en Cádiz de una plataforma marina. Los contratos a los que se refería Revuelta no eran otros que la ampliación del acuerdo con Venezuela para la construcción de dos patrulleros más y la puesta en marcha de un programa naval con Catar. Ambos contratos siguen todavía en el aire y no hay esperanzas de que se resuelvan en breve. El único en vigor es el de la plataforma, que solo son seis meses de mano de obra.

 Por esta razón, la plantilla exigirá hoy a la dirección de la empresa que enseñe sus cartas y desvele las directrices del plan de viabilidad que supuestamente ha elaborado para mitigar las pérdidas y la falta de carga de trabajo.

No hay comentarios: