Facebook CNT Pto.Real

miércoles, 6 de febrero de 2013

EL ENVENENAMIENTO POR MERCURIO YA AFECTA A VECINIOS DE LA FABRICA DE ASTURIANA DE ZINC


El envenenamiento por mercurio ya afecta a vecinos de la fábrica de Asturiana de Zinc

La existencia de niveles de mercurio en la sangre por encima del nivel normal en vecinos de San Juan de Nieva que viven en el entorno de la fábrica de Asturiana de Zinc (AZSA), donde se habían detectado en los últimos meses más de 50 casos de envenenamiento por este metal, ha provocado la alarma entre la población. La anomalía ha traspasado las puertas de la empresa y ha hecho mella entre quienes residen en las inmediaciones.

Existe al menos un caso seguro de intoxicación y varios todavía no confirmados, pero la Consejería de Sanidad del Gobierno de Asturias ha desestimado la posibilidad de realizar análisis de sangre entre los vecinos para limitarlo a aquellas personas que presenten informes médicos al respecto, lo que ha causado enorme malestar entre los posibles afectados. El Ejecutivo autonómico se ha comprometido a realizar mediciones en el aire durante un mes para controlar esos niveles de mercurio, y estos comenzarán a realizarse el próximo martes, 12 de febrero.

Opacidad sobre el origen

La opacidad sobre las causas de la enfermedad que, hasta el momento, caracterizan este proceso analítico han generado una enorme inquietud entre los vecinos de San Juan de Nieva, inquietud incrementada por la negativa de la Consejería de Sanidad a permitir que el centro de salud del pueblo realice análisis de sangre de niveles de mercurio a aquellos que lo soliciten.

En el propio ambulatorio se comunica que existe una orden del Principado que ciñe este examen a los que posean un certificado médico al respecto, pero un responsable de la asociación de vecinos declaró que es muy difícil que un facultativo extienda un volante para el hematólogo cuando los síntomas de la intoxicación apenas son perceptibles en muchos casos. La alcaldesa de Castrillón, municipio en el que está enclavada Asturiana de Zinc, Ángela Vallina, ha planteado a las autoridades regionales la necesidad de tranquilizar a la población y ofrecerle garantías de prevención y cuidados. Además, el hecho de que, oficialmente, sólo una mujer haya sido diagnosticada con niveles elevados de mercurio detectados en un análisis de orina y las conjeturas sobre más personas afectadas han puesto nerviosos a muchos vecinos, que reclaman soluciones médicas y preventivas inmediatas.

Controles periódicos del aire

Por el momento, la única solución ofrecida por el Gobierno asturiano es la de efectuar controles periódicos del aire de la zona cercana a Asturiana de Zinc para comprobar si la posible contaminación ha traspasado las barreras de la fábrica. No obstante, estos análisis no comenzarán hasta dentro de una semana, si bien se desarrollarán durante un mes. Algunos vecinos entienden que el control sobre el mercurio debería hacerse cuanto antes.

Esta exigencia va unida a la denuncia de hermetismo total por parte de los organismos empresariales y autonómicos sobre las causas de la contaminación. Fuentes de los trabajadores han criticado la complacencia del sindicato mayoritario en el comité de empresa de AZSA con el silencio que la dirección de la compañía mantiene sobre las causas de la intoxicación. Asimismo, añaden que la superación de la frontera de la factoría por el causante de la contaminación significa que el origen de la misma ni ha sido detectado ni se ha aislado, lo que incrementa los peligros de envenenamiento para los habitantes de la zona.

La empresa, por otra parte, tenía previsto comenzar a primeros de este mes la limpieza de los lodos de mercurio en el departamento de tostación de la fábrica, lugar en el que se supone se originó el envenenamiento, ya que fueron trabajadores de la empresa auxiliar IMSA, que trabajaban en esa planta, los primeros en sufrir los efectos del mercurio. Los residuos han sido trasladados a unas balsas que la empresa tiene a tal efecto en el exterior de la compañía. Hace días, directivos de la empresa auxiliar hicieron público su disgusto porque se considerara que fueron las propias víctimas de la intoxicación las que tuvieran responsabilidad en el envenenamiento, aduciendo incumplimiento de las medidas de seguridad, algo que, a su juicio, es totalmente falso.

Tanto IMSA como Asturiana de Zinc continúan realizando investigaciones internas para poder explicar el origen de este envenenamiento, que supera de manera exagerada, en bastantes casos, los niveles de mercurio en sangre. La empresa auxiliar ya ha se ha autoexculpado y carga las culpas sobre Asturiana de Zinc, que todavía no ha dado ninguna explicación. Un juzgado de lo Social de Avilés ha abierto diligencias de oficio por si se hubiera producido un delito contra la salud de los trabajadores.

Por el momento, todos los casos detectados y controlados de intoxicación por mercurio no han sido considerados graves por los médicos, aunque al principio se produjeron algunas hospitalizaciones. Esta circunstancia ha sosegado la intranquilidad de trabajadores y vecinos, pero la levedad de la mayoría de los episodios no relaja las exigencias de los posibles damnificados que cada día se desayunan con una noticia sobre el particular que no genera especial confianza.

No hay comentarios: