Facebook CNT Pto.Real

lunes, 18 de febrero de 2013

CON LOS CORREOS DE URDANGARIN ME CARGO LA MONARQUIA


CON LOS CORREOS DE URDANGARIN ME CARGO LA MONARQUIA

La  comparecencia del ex socio de Iñaki Urdangarín, Diego Torres, ante el juez José Castro, encargado del Caso del Instituto Nóos, no ha decepcionado a quiénes esperaban que éste aportara nuevas y jugosas informaciones.

 Torres se reafirmó ante el juez en que la infanta Cristina y la Casa Real "estaban al tanto" de todos los negocios realizados en esta entidad. En relación a Cristina de Borbón, recordó que tanto ella como el secretario de las infantas,  Carlos García Revenga, formaban parte de la directiva de Nóos y, como el resto de sus  miembros, "conocían todo lo que se hacía". Anteriormente, el propio Torres había mostrado públicamente su enojo por  el hecho de que se hubiera imputado a su mujer y no a la infanta.  “¡Pero si cenábamos los matrimonios cada quince días para hablar de cómo iba todo en Nóos! Lo sabía todo y se llevó el dinero”, - aseguró a su círculo más próximo.  "No sólo estaba al corriente de las operaciones de Nóos, sino que  colaboró en la captación de clientes y en el cobro de las deudas pendientes"- aseguró.

 El ex socio del yerno del Rey denunció también  ante el magistrado que "había recibido presiones del abogado de Iñaki Urdangarín" para que asumiera toda la responsabilidad de la gestión del Instituto. "A cambio de mi silencio - dijo - me ofrecieron un trabajo asegurado y dijeron que no me faltaría de nada".

HACIENDO NEGOCIOS EN LA RESIDENCIA DE LA CASA REAL

Asimismo, Torres contó al juez Castro que La Zarzuela - residencia de la Familia Real - fue el lugar donde se fraguó, a mediados de 2004, el pacto para desarrollar la llamada Valencia Summit. La primera de las cumbres turístico-deportivas que reportaron al Instituto Nóos 5,8 millones de euros públicos. El acuerdo se produjo  -según la declaraciones realizadas en sede judicial - durante una entrevista que él mismo y Urdangarín mantuvieron en la residencia de la Familia Real con el entonces presidente de la Generalitat, Francisco Camps, y con la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá. Tanto Camps como Barberá se encontraban en la Zarzuela  porque habían acudido a una cita con el monarca.

CORREOS ELECTRÓNICOS QUE IMPLICARÍAN AL REY

No son las declaraciones efectuadas por Torres, con todo, las que dejan en una situación más comprometida a la monarquía española. La verdadera campanada la daba su abogado defensor,  Manuel González Peeters, el 17 de abril del pasado 2012, al presentar ante el juez una serie de correos electrónicos que implican directamente  al monrca en los negocios presuntamente delictivos de su yerno.

"Tengo un mensaje de parte del Rey, y es que le ha comentado a Cristina para que me lo diga, que le llamará Camps a Pedro para comentarle el tema de la base del Prada y que en principio no habrá problema y que nos ayudarán a tenerla"  -rezaba uno de los emails fechado en octubre de 2007, cuando Urdangarín residía ya en Washington y -según declaró ante el juez - hacía un año que se había desvinculado del Instituto Nóos.

 En ese correo, el "yernísimo" daba cuenta de las gestiones que su real suegro y su esposa realizaron con personas que tenían negocios con el Instituto, para que los regatistas mallorquines Pedro Perelló y Jorge Forteza -amigos de las infantas- sacasen adelante el denominado 'proyecto Ayre', que pretendía que España tuviese un segundo representante en la Copa América de 2009 en Valencia. Lo que requería una inversión de unos 100 millones de euros.

El pasado mes de enero, Diego Torres enviaba al juez José Castro otra tanda de correos electrónicos en los que se agradece la participación y la colaboración de Corinna,  la "amiga" de Juan Carlos Borbón, en el primer Forum que organizaron en 2004 en la Comunidad Valenciana. En uno de los mails Mario Sorribas, asistente personal de Iñaki Urdangarín y apoderado de la sociedad Aizoon, felicita a un empleado de Nóos, Francisco Larrey, por conseguir la participación de Corinna Sayn-Wittgenstein en este evento. "Ahí has estado torero, Francisco, éste es el camino para llegar a cualquier parte del mundo" –escribía.

Sin embargo, hasta ahora se han conocido solamente una pequeña parte de los correos electrónicos que conserva Diego Torres. Hay aún otros 170 que no se han hecho públicos y que el propio Torres ha calificado como 'bombas atómicas' por activarse. Aún más explícito se mostró su abogado González Peeters, un conocido penalista barcelonés, en presencia de varios testigos. "Con estos mensajes  -dijo -  me cargo la Monarquía".

Resulta más que previsible, en cualquier caso, que la censura institucional y de los propios medios de comunicación entre en liza, para tratar de impedir que las mencionadas "bombas" puedan llegar a poner en peligro la pervivencia de la ya muy desprestigiada institución monárquica.

No hay comentarios: